De los agujeros negros al voto en blanco

El voto en blanco corre el riesgo de dejar a una parte del electorado en un agujero negro

Por:
Junio 09, 2018
De los agujeros negros al voto en blanco

Stephen Hawkins dijo alguna vez que al caer en un agujero negro no necesariamente desparece un objeto, este puede permanecer como holograma en el borde del agujero, que se conoce como horizonte de eventos, o ir a un universo paralelo. Sin embargo, solo es un tiquete de ida, sin regreso posible.

Se preguntarán ¿qué tiene que ver la astrofísica con la política electoral colombiana? Por fortuna muy poco. En primer lugar, aunque exista mucho por explorar del universo, al menos sabemos que obedece a leyes que permiten explicar los fenómenos. Cosa diferente con los políticos, alejados -más unos que otros-  del cumplimiento de las leyes o las promesas. Algo que los junta, quizás, es que las promesas, como los objetos que están cerca de los agujeros negros, van a otro universo y nunca vuelven.

Pero podemos utilizar la metáfora de los agujeros negros para hablar de un tema que se ha vuelto popular y políticamente correcto en Colombia: el voto en blanco. ¿Cómo surgen los agujeros negros? Recordemos que estos se forman por el colapso de alguna estrella y su materia queda en una pequeña zona. El voto en blanco, en esta ocasión, también surge por el colapso de una estrella en decadencia, ya sea Sergio Fajardo o Humberto de la Calle. Se podrá objetar que no aplica porque Vargas Lleras no votará en blanco y también colapsó. La diferencia es que Lleras nunca ha sido una estrella; si acaso ha sido un meteorito, que, como los coscorrones, impactan en una superficie y dejan cicatrices.

Este par de estrellas en decadencia colapsadas, van a votar en blanco junto a un pequeño grupo de sus seguidores. Ahora bien, ellos justifican su voto -cosa que nuca haría un agujero negro, porque obedece a leyes- con argumentos de la democracia, de la libertad de elegir, etc. Lo cual, por supuesto es legítimo. Además, señalan que ninguno de los otros dos candidatos los convencen o les generan confianza. Y por tal, emprenden el viaje sin retorno del voto en blanco. En efecto, como ninguna de las opciones que quedan son de su agrado, prefieren votar en blanco, como si fueran mágicamente a otro universo. Claro esta, preferirían el universo donde ellos son la opción, ese horizonte de eventos que imaginan políticamente correcto, con la teoría moral de que el centro es lo correcto. Otro dato para comparar es que en el centro de nuestra galaxia se encuentra un agujero negro. El centro traga y no convida, como la noche.

Pero me ha llamado la atención que uno de los argumentos para irse a otro universo paralelo, es que no tienen confianza en los dos candidatos que quedan. Si bien uno marca en el tarjetón un rostro, no significa que esta persona sea toda ella “el gobierno”, sino que detrás de ese rostro hay propuestas, afirmaciones, comprensiones, diagnósticos, soluciones.  Es sobre eso que está detrás, sobre los ladrillos de sus propuestas y programas de gobierno, que se deben tomar las decisiones.  Quizás en el universo paralelo de centro político que quieren habitar, pueden valora ética, política y moralmente los rostros.

Para su decepción o la mía, no lo saben, después de la segunda vuelta vamos a habitar el mismo universo, el mismo mundo, el mismo país; pero se habrá elegido una forma de gobernarlo: una que permita todos los mundos posibles, o una que concesione la explotación de los agujeros negros y cierra tal vez por mucho tiempo la posibilidad de viajar a otro universo.

Publicidad
0
1671
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La propaganda de Huberto de la Calle que ataca a Vargas Lleras

La propaganda de Huberto de la Calle que ataca a Vargas Lleras

James, Nairo y Mariana no van a cambiar el país

James, Nairo y Mariana no van a cambiar el país

Sobre la venta de Isagén ¿Ahora sí funciona la banca estatal?

Sobre la venta de Isagén ¿Ahora sí funciona la banca estatal?

El día que el cartel de Medellín voló el edificio del DAS

El día que el cartel de Medellín voló el edificio del DAS