Opinión

De la Oposición

Esperemos que el recién promulgado Estatuto de la Oposición, sea la primera cuota de la cuantiosa deuda en derechos contraída por el Estado con todos los colombianos

Por:
julio 19, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
De la Oposición
Líderes de oposiciión: Gustavo Petro, de Colombia Humana, Jorge Robledo, del Polo Democrático Alternaivo, Caudia López del Partido Verde

Se requiere la condición de limitado mental para no entender, y algunos columnistas y analistas en Colombia reiteran hasta la conmiseración esa insolvencia, que el parto de una Democracia es por naturaleza gemelar.

Y que una de esas criaturas, indefectiblemente, es la Oposición, antitético categóricamente necesario para el desarrollo, crecimiento y efectividad del otro neonato, el partido político en el gobierno y la dirección del Estado.

Que, en ningún país, sea cual fuere su localización geográfica y clasificación en los índices del desarrollo humano, social, económico, político, cultural e institucional, se ignora o pasa por alto que esas dinámicas políticas son inherentes a la naturaleza del contrato social pactado y que, sin ellas, este no es posible.

Ni la Democracia, el modelo ideal en el cual debe tener ocurrencia permanente e ininterrumpida la consumación de derechos políticos y libertades en sociedades abiertas a la pluralidad y a la garantía real del ejercicio de unos y otras de tales.

Ir a contrapelo de la historia, repetir e inscribir en nuestro mapa mental como marca indeleble e irreconciliable la incomprensión y la intolerancia a las diferencias ideológicas, políticas, étnicas, de género, culturales y sociales entre colombianos por su diversidad de pensamiento, opinión y elección, pareciera el imperativo categórico del cual cada vez más y con mayor desvelo y arrogancia nos aferramos como el fin supremo de una artificiosa libertad de conciencia.

¡Qué error!

Y cuanto nos cuesta en materia de civilidad política, de convivencia ciudadana, de vidas, a los colombianos, asumir y llevar a la práctica la tolerancia, el respeto y la inclusión del otro; de aquel que, no obstante tener el derecho y la libertad de disentir y profesar el partido, organización política, movimiento, que a bien tenga y convenga a sus intereses e ideas, es excluido, discriminado y perseguido por quienes en el juego electoral y, contrariando el precepto y deber constitucional de garantizarles el derecho y la libertad de conformar oposición, se erige  en gobierno y los niega.

En cualquier periodo de nuestra historia política, ser, hacer, promover oposición ha sido y es, el más tortuoso y escabroso de los caminos de cuantos una nación que se precia de soberana y libre, debe recorrer para construir democracia, civilidad, ciudadanía, convivencia, inclusión, equidad, pluralidad y una institucionalidad a prueba de los desequilibrios originados en la exclusión y la discriminación de una proporción estimable de sus asociados, en razón de la preferencia ideológica, política y partidista que profesan y expresan como derecho fundamental autónomo.

 

Cuántos males, violencias y guerras de todo tipo y contra todos,
cuánta mutilación de nuevas alternativas pluralistas
han sobrevenido por el bloqueo a otras visiones de poder

 

Cuantos males, cuantas violencias y guerras de todo tipo y contra todos, cuanta desinstitucionalización y mutilación de nuevas y promisorias alternativas pluralistas le han sobrevenido a Colombia por causa del bloqueo histórico a otras visiones de poder y modelos de gobierno que nos ofrece generosa la Democracia, es deuda que hoy pedimos los colombianos de todas las clases, condiciones y credos, nos sea pagada por el Estado en libertades y derechos políticos efectivos.

En el reconocimiento y la garantía plena de su ejercicio a todos los partidos, agrupaciones, organizaciones y movimientos políticos, sociales y grupos significativos de ciudadanos, que a bien tengan reclamar el derecho fundamental autónomo de la oposición y su ejecución sin cortapisas.

Esperemos que el Estatuto de la Oposición que acaba de promulgarse por el presidente Santos, sea la primera cuota en efectivo de la cuantiosa deuda en derechos contraída por el Estado con todos los colombianos

Poeta

@CristoGarciaTapia

***

Aclaración de una foto

Nota de la editora:  Por solicitud de Martha Isabel Peralta Epieyu, presidenta del Movimiento Alternativo Indígena y Social MAIS, retiramos la fotografía que acompañaba originalmente esta columna de opinión, porque ella data del 24 de abril de 2017, registra una reunión de los líderes de partidos y movimientos minoritarios para fijar una posición frente a la reforma política,  entre ellos el expresidente del MAIS, Rodolfo Adán Vega, quien ya no ocupa esa dignidad, ni ha asistido en representación de ningún movimiento político a algún acto público de oposición política.

 

-.
0
396
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los de antes se preparaban

Los de antes se preparaban

Yo también conocí a Santrich…

Yo también conocí a Santrich…

Reduccionismo simbólico

Reduccionismo simbólico

La nación inmóvil

La nación inmóvil

¡Pobres ventanas!

¡Pobres ventanas!

Restaurar la Universidad de Sucre

Restaurar la Universidad de Sucre

Lloren por Argentina

Lloren por Argentina

Memoria de Rojas Herazo

Memoria de Rojas Herazo