Opinión

De jugador empedernido a creador del arte contemporáneo

Marcel Duchamp fue tan controversial que se inventó el arte conceptual y le cambió la cara al arte del siglo XX

Por:
agosto 08, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
De jugador empedernido a creador del arte contemporáneo
 La verdadera pasión de Duchamp fue el ajedrez. Al Urinario lo llamó ´Fuente´, 1917

Marcel Duchamp fue tan controversial que se inventó el arte conceptual.  Sus padres fueron Eugene y Lucie y aunque él era notario, su casa estaba llena de juegos y obras de arte porque su abuelo materno, Emile Nicolle los entusiasmaba a estar en continuo movimiento intelectual. De la familia salieron tres artistas. Los dos hermanos mayores: el pintor Jaques Villon y el escultor Raymond Duchamp- Villon y Marcel Duchamp que empezó pintando pero acabó realizando una obra perturbadora que se pudo conocer sino después de su muerte en 1968. Una instalación en un cuarto donde había una maniquí de una señora desnuda tirada y maltratada en el suelo entre una naturaleza hostil de palos secos. Es cierto, en sus obras existe un trasfondo erótico.

Marcel Duchamp nació un 28 de Julio de 1887, no fue buen estudiante y lo único que le gustaba eran las matemáticas. A los 17 años se fue a París a estudiar como sus hermanos, pero solo pasó un año en la Escuela de Bellas Artes y lo reprobaron porque prefería jugar billar. Vivió su mundo entre París y Nueva York. En 1913 presentó en el Armory Show una pintura que fue un verdadero escándalo: Desnudo bajando las escaleras No 2 donde ya dejaba claro que no le interesaba el Cubismo sino el movimiento, la transición en imágenes repetitivas.

 

La rueda de la bicicleta, 1917

No fue parte del Movimiento Dada, ni Surrealista. El recorrió otro camino distinto al que llegó cuando le empezaron a llamar la atención el mundo de los objetos cotidianos. La rueda de bicicleta ensamblada en una escueta silla fue su primer acontecimiento en dónde era tan importante la obra como su sombra en 1914. De esa forma creó algo que el artista llamó: “el antídoto al arte de la retina”. Los objetos también podían ser arte. Después vino el urinario que llamó Fuente y la firmó con el sinónimo de R. Mutt en 1917. El Urinario desapareció y esta misma obra se exhibe en muchos museos del mundo. Obvio, no se sabe sí alguna es la auténtica.

Después apareció una postal de la Monalisa de Leonardo da Vinci a la cual le pintó bigote y una pequeña barba. Debajo de la obra escribió las letras LHOOQ que en francés se lee –de la manera decente- “hay fuego abajo”. Sugiriendo la homosexualidad de su autor.

 

El gran vidrio,1923

Duro ocho años, desde 1917 a 1923, realizando la obra El gran vidrio o La novia desnuda por sus solteros que Duchamp siempre la consideró incompleta.  Obra que tuvo un incidente cuando se iba a mostrar en el Museo de Arte Moderno de Nueva York: se cayó el embalaje y se rompió el vidrio. Lo que a Duchamp le pareció maravilloso. Esta obra se encuentra tal cual, en el Museo de Arte de Filadelfia. Después vinieron obras de un otro alter ego femenino: Rrose Selavy en donde las botellas de perfume llevaban en el frasco la cara del  artista como mujer romántica.

Su verdadera pasión de la vida fue el ajedrez. Tanto que viajó a Buenos Aires para realizar un tablero y sus fichas con un ebanista. El cortometraje mudo también fue afición. Existe una obra dirigida por Rene Clair donde Duchamp y Man Ray juegan ajedrez en un techo de París. Otras veces jugaba a la ruleta. Muchas aficiones para ser el ser humano que le cambió la cara al arte del siglo XX.

 

 

-.
0
702
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Barcú es diferente

Barcú es diferente

Cómo entender la barbarie

Cómo entender la barbarie

La sexualidad de la naturaleza

La sexualidad de la naturaleza

Lo siempre imposible de Gonzalo Fuenmayor

Lo siempre imposible de Gonzalo Fuenmayor

La seducción y la ironía

La seducción y la ironía

Botero, un seductor de la sensibilidad

Botero, un seductor de la sensibilidad

El hombre que cambió el destino

El hombre que cambió el destino

De heroína muda a reina del Pop

De heroína muda a reina del Pop