¿Cuánto vale el trabajo que las mujeres colombianas hacen en la casa?

La estrategia de las 3R: reconocer, reducir, redistribuir es clave para avanzar en los derechos de las mujeres

Por:
abril 20, 2015
¿Cuánto vale el trabajo que las mujeres colombianas hacen en la casa?

Apoyada-oxfamLa responsabilidad de las mujeres en la casa es pesada y desigual; sobre ellas recaen todas las  relacionadas con el cuidado de las personas y cantidades de trabajos domésticos que no se remuneran. Si este trabajo se pagara, su valor equivaldría al 19,3% del PIB, según el estudio realizado por Ximena Peña y Camila Uribe, con la Universidad de los Andes, en el año 2013.

Responsabilidades claves para la sociedad que nunca han sido consideradas en la agenda para el  desarrollo. La experiencia en casi 100 países ha llevado a Oxfam a estar convencida que el tener que hacer estas tareas es una barrera frente a la inclusión social, económica y política de las mujeres, y por lo tanto el goce y disfrute de sus derechos. Un factor que limita drásticamente sus posibilidades de movilidad y disponibilidad de tiempo.

Las mujeres cuidan. Y cuidan a muchas personas no solo de su círculo inmediato. Cuidar no es una carga, es un bien social. Actividades que proveen bienestar a las personas en hogares y comunidades y dan apoyo para un mejor vivir y a quienes lo necesiten les ayudan a vivir dignamente.

Nuestras sociedades requieren y reclaman atención de calidad para los individuos: mejores y más guarderías para los niños, mejores y más servicios de atención para las personas de tercera la edad.

La carencia de una infraestructura adecuada para acompañar y la necesidad de ciertas actividades que no pueden suplir ni el mercado ni el Estado, el cuidado ha terminado culturalmente delegado a las mujeres como si se tratara de un rol de género, sin reconocimiento alguno a pesar del gasto en tiempo y energía.

Ese trabajo de cuidado que no es remunerado debe ser Reconocido, Reducido y Redistribuido, ni en el mundo ni en Colombia donde la situación no es distinta.

Las mujeres trabajan 2:12 horas más que los hombres en el dia según la  Encuesta nacional de uso del tiempo (Dane 2013). Las cuentas nacionales no reconocen las actividades de cuidado que ascienden a 5:51 horas/día (mujeres) mientras que los hombres no alcanzan las 2 horas: 1:51. Si el trabajo de cuidado fuese remunerado, equivaldría al 19,3% del PIB, mayor que el aporte de as exportaciones que llega al 16,3% del PIB. (Ximena Peña y Camila Uribe, Universidad de los Andes, 2013). Esta estadística  la corroboró  Oxfam en un estudio entre comunidades con las que trabaja en Boyacá, encontrando claramente que las mujeres destinan más del doble tiempo que los hombres al trabajo de cuidar, al que le destinan el 20% de su día frente al 8% de los hombres.

Oxfam-Tabla1

Cuando se trata de actividades simultáneas de cuidado, las mujeres invierten 4 veces más tiempo que los hombres (Gráfico 1).

Oxfam-Grafico1

De las mujeres encuestadas, un 71% indica que sólo ella realiza actividades de cuidado en el hogar. En otro 22% de los casos otra mujer en el hogar también realiza estas tareas. El 61% de los hombres encuestados declara nunca haber lavado, secado, planchado o remendado una prenda de ropa.

A pesar de esto… el  98,5% de encuestados está de acuerdo en que las actividades de cuidado se realicen de manera compartida entre diversos miembros de la familia; considerando en su mayoría el trabajo de cuidado como “muy importante”, y las diferentes tareas que lo componen como “muy valiosas”.

Existe un alto porcentaje de hombres (y mujeres) que considera a la mujer “naturalmente mejor” para trabajos como Cocinar y Limpiar, lo que podría  constituir una barrera para la redistribución del trabajo de cuidado (tabla 2)

Oxfam-tabla2

La percepción sobre la responsabilidad social que significa proveer cuidado por instituciones o empleadores externos al Estado es muy baja.

Un 47% de las encuestadas dice no haber discutido con amigos, vecinos, familiares, grupos comunitarios sobre cómo reducir el trabajo de cuidado mientras un 85% no tiene clara conciencia de su significado de manera que nunca se ha plateado compartir estas actividades con otras personas. De allí que la percepción de los asalariados sobre el derecho a pedir permisos para asumir responsabilidades  relacionadas con el cuidado otros por enfermedad,  maternidad o paternidad es baja. El 20,5% dice  que nunca le darían permiso en el trabajo y otro 20,5% que sólo se lo darían una vez.

El tiempo no les alcanza a pesar de la existencia de máquinas para simplificar el trabajo doméstico. De allí que el 54% de ellas afirmó que en la última semana por lo menos una vez no tuvo tiempo para preparar la comida y el 51% para lavar, planchar o remendar la ropa de miembros de la familia cuando la necesitaban. En caso de que pudieran liberar tiempo el 46% lo emplearía en descansar; el 14,5% en  capacitarse y el 13% en generar ingresos. Un dato muy revelador sobre la carga que llevan silenciosamente las mujeres.

En el campo, la situación es aún más pesada sobre cuando las familias rurales no tienen acceso a energía, agua o alcantarillado en sus hogares. Las niñas sustituyen a las mujeres adultas lo que significa un traspaso generacional de responsabilidades casi que de manera automática.

El desgaste físico y emocional que significa cuidar personas mayores o enfermas; la preocupación por entregar una atención de calidad, proveer buena alimentación o hacer vueltas para cumplir con las obligaciones es  una constante en ese trabajo asociado al cuidado, indispensable en toda sociedad y que hay que empezar por visibilizar.

¿Qué se puede hacer? 

Reconocer este trabajo, buscar estrategias para reducir el esfuerzo que requiere, y redistribuir las actividades al interior del hogar, y compartirlas con el Estado mediante programas que ofrezcan guarderías, servicios de cuidado de enfermos, o con las empresas que los provean.

Oxfam-tablaultima

 

-Publicidad-
0
1116
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La voz desde los territorios que el gobierno y los grupos armados deben escuchar

La voz desde los territorios que el gobierno y los grupos armados deben escuchar

"La paz con las Farc soluciona el tema de armas pero no del modelo de desarrollo"

La Ley Zidres: la puerta a la acumulación de tierras y una amenaza para los campesinos

La Ley Zidres: la puerta a la acumulación de tierras y una amenaza para los campesinos

Los 8 Más Ricos Del Mundo Tienen Más Dinero Que La Mitad Del Planeta

Los 8 Más Ricos Del Mundo Tienen Más Dinero Que La Mitad Del Planeta