¿Cuáles niños? ¿Cuáles derechos de la población LGBTI?

"Se ha suscitado una controversia en el país en la que se evidencia una homofobia que nos han heredado tantos años de religiosidad extrema"

Por: David González
agosto 10, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Cuáles niños? ¿Cuáles derechos de la población LGBTI?
Foto: prodavinci.com

Gracias a la publicación de una cartilla falsa que supuestamente estaba repartiendo el Ministerio de Educación en colegios del país y que resultó siendo un libro de pornografía para adultos pubicado en Bélgica, y a la posterior confirmación de parte de la ONU de que sí hay una cartilla  destinada a profesores y directivos para garantizar entornos libres de discriminación contra la comunidad LGBTI, en especial a los niños, se ha suscitado una controversia en el país en la que se ha evidenciado la homofobia que nos han heredado tantos años de religiosidad extrema y en la que han participado Iglesia, padres de familia, ONG, ministros y hasta senadores y concejales.

La principal premisa de quienes se oponen a el cumplimiento de la sentencia de la Corte Constitucional que obliga la revisión de todos los manuales de convivencia en el país y a garantizar "que los mismos sean respetuosos de la orientación sexual y la identidad de género" es que se violan varios derechos, por lo que han convocado a una marcha. Invocan entre otras cosas los derechos de los niños, el derecho a la libre cátedra, el derecho de los padres a educar a sus hijos y la ibertad de conciencia.

Hay que analizar críticamente estas afirmaciones. Primero que todo, ¿De cuáles niños hablan? ¿La marcha también protege los derechos de los niños intersexuales? ¿Protege su situación, pues nacen con características de ambos géneros? Hay que recordar que según la sentencia T-622/14 de la Corte Constitucional son los propios niños quienes deben decidir qué sexo quieren que les sea asignado. ¿Marchan entonces para proteger ese derecho? ¿Para garantizarles un entorno seguro y comprensivo entre sus compañeros y amigos luego de tomar este paso? ¿Y los niños de la minoría hindú? Ellos creen en un tercer sexo de características sagradas donde entran los LGBTI ¿Marchan por sus derechos? ¿No están violando su libertad religiosa? ¿Y los derechos a la educación, el libre desarrollo de la personalidad, la vida digna, entre tantos otros, de niños como Sergio Urrego? ¿Van a marchar para que a los niños que ya se identifican como gay no los traten como criminales en los manuales de convivencia? ¿Y los derechos de los niños paeces o arhuacos, donde a la homosexualidad se le castiga con azotes, destierro o torturas? ¿Marchan por sus derechos? ¿Y los derechos de los niños con padres gay (adoptados o no, que también son muchos)? ¿Marchan para garantizarles un entorno seguro y evitar el bullying?

Está claro que marchan por sus niños, o porque todos los menores sean educados de la misma forma que ellos educan a sus hijos. Desconocen la pluralidad, pero también la laicidad del Estado. Uno de los organizadores de estas marchas, Efraín Torres, ha anunciado con bombos y platillos que va a promover un referendo para que en los colegios se enseñe sobre la familia basados en la Biblia. ¿Qué dirán los padres musulmanes, judíos, ateos, agnósticos, paganos o de cualquier otra religión? Es que al señor Torres, y de paso a personajes como Viviane Morale o Marco Fidel Ramírez, se les olvida que la democracia no es la dictadura de las mayorías sino el respeto de las minorías.

Hablan de "libertad de cátedra" cuando la Corte Constitucional decretó en la sentencia C422-05 que es el Ministerio quien da los lineamientos básicos del curso, que la libertad de cátedra es el derecho del maestro a decidir cómo quiere enseñar los temas y evaluarlos. Además de ello, en la sentencia T-588/98 se establece que ete derecho no está sobre los otros derechos fundamentales, en este caso el del libre desarrollo de la personalidad, y que cuando entren en conflicto se debe "resolver en lo posible mediante fómulas que concilien el ejercicio de ambos derechos".

Tampoco es cierto decir que se viola el derecho de los padres a educar a su manera a sus hijos, pues la sentencia de la Corte no entra hasta los hogares, lo que quiere decir que pueden seguir educando a sus hijos como quieran dentro de los hogares, nadie los está amarrando, ahora bien, es responsabilidad del colegio seguir los lineamientos del ministerio impuestos por la Corte, les guste o no.

Con todo esto, lo que queda en evidencia es que los argumentos son pocos, pues además hay que recordar que no existe evidencia alguna de que aprender sobre la diversidad sexual va a convertir a los niños en parte de la comunidad LGBTI, que no se trata de un adoctrinamiento. Cuando menos, lo que puede pasar es que sus hijos sean más abiertos de mente y tolerantes. Y eso, eso sí que los asusta.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1811

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Cátedra del amor, una respuesta ante el horror de la violencia

Cátedra del amor, una respuesta ante el horror de la violencia

Nota Ciudadana
Dos alegres sinvergüenzas

Dos alegres sinvergüenzas

Nota Ciudadana
El servicio público al tablero

El servicio público al tablero

Nota Ciudadana
La lucha por una nueva universidad pública

La lucha por una nueva universidad pública