Cristina Lombana, la única mujer en la nueva sala de la Corte Suprema

Cristina Lombana, la única mujer en la nueva sala de la Corte Suprema

Por:
Noviembre 08, 2018 |

Desde que se creó la nueva Sala de Instrucción en la Corte Suprema de Justicia se generó gran expectativa alrededor de la investigación en contra del expresidente Álvaro Uribe por manipulación de testigos. Ya era un hecho que el magistrado Luis Barceló no había logrado avanzar en el proceso que iba a pasar a manos de la nueva sala, encargada de investigar a los aforados. El caso terminó en manos de Cristina Lombana Velásquez, mayor (r) del Ejército quien hizo su carrera jurídica en la Corte Penal Militar. Lombana, primera exmilitar en llegar a la Corte Suprema, se estrenará con el polémico caso del expresidente que siempre ha tenido buenas relaciones con las Fuerzas Armadas. Ahora, la nueva magistrada deberá decidir si mantiene la indagatoria contra Uribe, que se había aplazado por los recursos presentados que además coincidieron con el funcionamiento de la Sala de Instrucción.

Publicidad
0
3169
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Estudiantes de la Nacional convencieron a la rectora: no se cancela el semestre

Estudiantes de la Nacional convencieron a la rectora: no se cancela el semestre

Revelan nuevas grabaciones entre el fiscal Martínez y Jorge Enrique Pizano

Revelan nuevas grabaciones entre el fiscal Martínez y Jorge Enrique Pizano

Decepción en la región cafetera que le dio el triunfo a Duque

Decepción en la región cafetera que le dio el triunfo a Duque

Cinco infiltrados de la policía en la marcha estudiantil en Bogotá

Cinco infiltrados de la policía en la marcha estudiantil en Bogotá

Seguimiento internacional al caso Pizano

Seguimiento internacional al caso Pizano

La reunión entre Uribe, Petro, Farc y Verdes quedó en nada

La reunión entre Uribe, Petro, Farc y Verdes quedó en nada