Crisis en la UniMagdalena ¿Qué dice Ruthber Escorcia, su rector?

"Esta institución, que recibe más de 100 mil millones al año, tiene cientos de fisuras que huelen a corrupción"

Por: Estudiantes Unidos Unimag
mayo 17, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Crisis en la UniMagdalena ¿Qué dice Ruthber Escorcia, su rector?

En el marco de la audiencia pública sobre reelección de rectores y desviación de lo público, realizada 16 de mayo a las 3:00pm en la comisión VI Cámara de Representantes, un grupo de voceros de organizaciones estudiantiles y gremiales de la comunidad académica de la Universidad del Magdalena, presentó la situación de crisis de la educación superior en Colombia, que se ha ido agudizando en las universidades públicas. Estas son cada vez más un proyecto económico sin otro norte que no sea el de generar bienestar a las élites gobernantes, es decir, son consideradas como empresas y no como centros de pensamiento generadores de conocimiento en función de la sociedad, incorporados a la realidad y, por tanto, transformadores de esta.

La Universidad del Magdalena no es una excepción porque encarna el modelo de educación superior neoliberal ideal, insertada en el sistema capitalista actual. Es por lo anterior que resulta importante el debate sobre la administración de los recursos de la Universidad del Magdalena, ya que una administración eficiente de los mismos, responderá a un interés colectivo y no al aprovechamiento de los recursos por parte de una pequeña élite.

La Universidad del Magdalena recibe más de 104 mil millones de pesos al año, de los cuales ni el 1% responde a becas para estudiantes. Pero el gasto en seguridad y en semana cultural son mucho más elevados. La planta física de la Universidad resulta insuficiente para los 22 mil estudiantes que hoy la conforman. Sin embargo, se hizo una inversión de 2.141 millones de pesos en la nueva entrada de la U. Y ni hablar del número de docentes de planta que no se acerca al mínimo recomendado por número de estudiantes, lo que vislumbra que la proporción del gasto no prioriza la calidad, construcción de la academia, ni responde al objeto de lo que debe ser una Universidad Pública.

Y han sido precisamente todas estas falencias las que no han permitido obtener la Acreditación Institucional a pesar de todo el derroche de recursos y energía destinados para el logro de esta, y que por el contrario se han cerrado maestrías y perdido registros calificados por varios años de programas estratégicos como Medicina. .

En ese sentido, es importante también resaltar que el pasado 25 de abril, el rector de la Universidad Ruthber Escorcia Caballero presentó por quinta vez la solicitud de cambio del artículo 32 del estatuto general, en el cual se solicita al consejo superior se hagan dos cambios en cuanto a las condiciones para ser elegido rector de la Universidad del Magdalena: la primera es ampliar el periodo del cargo de rector a 5 años, y la segunda eliminar el parágrafo que impide el hecho de que una persona desempeñe el cargo por más de 2 periodos.

Esta situación es de profunda preocupación, pues abre las puertas a que un reducido grupo de personas se apodere cada vez más de la universidad como ha sido el accionar los últimos 8 años. Donde se han ido apropiando de la universidad, convirtiéndola en un negocio de una camarilla que se lucra a través de la corrupción y el nepotismo, utilizando la intimidación, la amenaza y el crimen como un mecanismo que permita mantenerse en el poder, todo esto a costa de la calidad.

En ese orden de ideas, resulta indispensable plantear lo siguiente:

La corrupción: que se ejerce en todas las esferas y escalas de la Universidad.

Un caso específico de esto es en el 2009. Luis Antonio Ruiz Cicery, contratista que pretendía establecer un convenio con la Universidad del Magdalena para operar los programas de Educación Abierta y a Distancia (IDEA) tendría que pagar 50 millones de pesos para acceder al contrato. Al acordar el pago en un punto de la ciudad de Santa Marta, los presuntos extorsionistas se encontraron con miembros del Gaula, quienes identificaron a Fredy Miguel Escorcia Caballero, hermano del rector de la Universidad del Magdalena y su esposa, Cecilia del Rosario Palacio. La investigación quedó archivada, las dos personas quedaron en libertad y el escándalo no tuvo mayor trascendencia. Sin embargo, en febrero de 2011, la cadena Caracol Radio expone un artículo judicial sobre el tema: “Entre las múltiples cosas que ahora deberá establecer la Fiscalía, esta vez desde el Nivel Central, será la suma que se pagó para evitar el escándalo y que podría superar los 1.000 millones de pesos, pero también la responsabilidad de los agentes del Gaula que efectuaron la captura.  ¿Por qué razón la víctima se retractó después de la denuncia y hoy es contratista de la Universidad del Magdalena? E igualmente si la persona que hacia las llamadas es la actual compañera sentimental del rector de esa institución”.

El segundo es el del alquiler de una camioneta KIA  (Ver Documento 1 y Documento 2) cuyo valor del contrato es superior a comprar un vehículo de las mismas condiciones. En un acto que riñe contra la moral pública y los principios de la contratación estatal como son, entre otros, Economía, selección objetiva y Responsabilidad, el señor RUTHBER ANTONIO ESCORCIA CABALLERO, en su condición de Rector de la Universidad del Magdalena, suscribió y pagó un contrato de Servicios Personales (Orden 055-A 30 del 23 de Septiembre de 2011), a favor del señor JUAN CARLOS DOMINGO MANGONEZ, identificado con la cédula de ciudadanía No. 7.470.682, con el objeto de arrendar un vehículo automotor particular para desplazar personal y equipos destinados a un proyecto de investigación en la cuenca hidrográfica de la Ciénaga de Mallorquin, con las siguientes características: Campero Cabinado; Servicio Particular; Marca Kia; Tipo Grand Sportage; Modelo 2003; Placas GOC 988.

El plazo de ejecución de este contrato es de Cincuenta y Ocho (58) días y por un valor de Veintinueve Millones Seiscientos Nueve Mil Pesos M-L ($ 29.609.000.oo). Dicho vehículo aparece en la Revista Motor de Colombia con un valor de Diecinueve Millones de Pesos M-L ($ 19.000.000.oo)

El tercero es el fraude electoral constante y cambios de estatutos electorales para favorecer al rector en su reelección sempiterna. Las dos elecciones del actual rector han transcurrido acompañadas de escándalos. La primera elección con la denuncia de fraude donde el candidato recibió 1.200 votos en el zonal del IDEA (Instituto de Educación Abierta y a Distancia) ubicado en Madrid, Cundinamarca; un video tomado el día de las elecciones en el lugar lo muestra completamente vacío  y la segunda elección con la amenaza de muerte a 9 docentes opositores del proceso de reelección, que ampliaremos más adelante.

Por último, la compra de cuatrocientas sillas para auditorio por un total de $210.405.440, es decir, el valor unitario de casa silla excede los $500.000:

FB_IMG_1460778223812

El nepotismo flagrante y rampante en la alma mater. En este aparte se concentrará en tres segmentos. El primer caso es los familiares del rector vinculados a la universidad:

 

Freddy Escorcia Bienestar Sobrino del Rector
Víctor Pérez TIC Sobrino del Rector
Xilema Rosado Oficina de Postgrado Suegra del Rector
Freddy Bossa Almacén Cuñado del Rector

Caso especial su hermano que funge como decano con funciones de ordenador de gasto; en segundo lugar los familiares del vicerrector de investigación José Henry Escobar:

 

Mariela Quintero Postgrados Mujer de José Henry Escobar
Ana Carolina Gutiérrez Contratista en Prensa Hijastra José Henry Escobar
Gabriel Rudas Egresados Sobrino de José Henry Escobar
Karen Rudas Contabilidad Sobrina de José Henry Escobar
Tatiana Escobar Viceinvestigación Sobrina de José Henry Escobar

 

Y para finalizar los presuntos contratos y el supuesto  vínculo de las esposas de 2 magistrados del tribunal de Santa Marta lo cuales llevan casos de la U, en la Universidad del Magdalena. Magistrados que se presume fallan en favor de la administración de la Unimag: Gloria Fierro, en la oficina de Bienestar y Delia Estela Calvo en la Dirección Financiera de la Universidad.

 

Amenazas, persecución y asesinato en la Universidad del Magdalena, las que han estado relacionadas con contextos de las elecciones a rector en la universidad.  Es deducible entonces que esta persecución  tiene como fin acallar las denuncias  contra la administración y proteger así su botín que es la Unimag. Para ello se relacionan y contextualizan los siguientes casos:

 

1. Los profesores: Sandra Vilardy Quiroga, Jorge Elías Caro, Francisco García Rentaría, José Pacheco Ricaurte, William Renán, Fabio Silva Vallejo, Gustavo Chang Nieto, Camilo Botero y Stalin Ballesteros García, fueron amenazados de muerte a través de un mensaje enviado a sus correos electrónicos donde se les llama "politiqueros promotores del voto en blanco y de las demandas en contra del proceso de elección del rector" y les piden que se abstengan de seguir torpedeando el proceso de autonomía universitaria o pagarán con sus vidas. "Por cada demanda o proceso judicial en nuestra contra morirá uno de ustedes. Ratas", dice el mensaje y agrega que si hacen públicas las amenazas mostrarán su contundencia.

Screenshot_1

Este fue el correo que recibieron los profesores

2. Estas graves amenazas resultan alarmantes, especialmente si se unen a otros hechos de persecución académica contra profesores, estudiantes y trabajadores de la Universidad del Magdalena. Como es el caso del rector encargado Juan Carlos Dibb, persecución dirigida especialmente contra quienes han ejercido sus derechos políticos dentro o fuera de esta, han denunciado irregularidades a nivel administrativo, o simplemente por el ejercicio de la libertad de cátedra, o la libre asociación, como es el caso de la estudiante del programa de antropología Sara Hernández, El 21 de Marzo de 2010 fue interpelada de forma amenazante en su residencia por un sujeto quien le reclamó por su activismo y le recomendó que se quedara quieta en la Universidad si no quería que le pasara algo grave, esta situación la obligó a retirarse de la universidad y desplazarse forzosamente a otra ciudad, negándosele a su regreso, por parte de las directivas de la Universidad, la posibilidad de reincorporarse a la vida académica.

Ver: El Caso Alfredo Correa de Andréis: un crimen de Estado

3. Esta situación, hace temer que se repitan hechos graves ocurridos al interior de esta Universidad durante la década pasada, como son los asesinatos de los docentes Roque Morelli, Julio Otero, Alfredo Correa De Andréis quien también había sido rector de la Universidad del Magdalena y del estudiante Hugo Maduro, así como el desplazamiento forzado, asesinatos y desapariciones de muchos otros miembros de esta comunidad académica en tiempos en que las universidades públicas colombianas estaban siendo cooptadas por las Autodefensas Unidas de Colombia - AUC-- y resultaron asesinados o desparecidos muchos otros estudiantes, docentes y trabajadores universitarios del país.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
15682

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
“No queremos que Ruthber Escorcia sea reelegido”

“No queremos que Ruthber Escorcia sea reelegido”

Nota Ciudadana
El muro político que quieren levantar en la Universidad del Magdalena

El muro político que quieren levantar en la Universidad del Magdalena

Nota Ciudadana
Ética y estética política en la Universidad del Magdalena

Ética y estética política en la Universidad del Magdalena

Nota Ciudadana
Carta abierta a las ministras de Trabajo y Educación

Carta abierta a las ministras de Trabajo y Educación