COVID-19, la dura prueba que enfrentan los recién posesionados mandatarios

No llevan ni cien días de gobierno y ya han tenido que poner a prueba su liderazgo y su capacidad de reacción. Ojalá la actual crisis no manche el inicio de su gestión

Por: Andrés Lizarralde Henao
marzo 26, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
COVID-19, la dura prueba que enfrentan los recién posesionados mandatarios

Posiblemente ninguno de los alcaldes y gobernadores que tomaron posesión el pasado 1 de enero en Colombia llegó a pensar que durante sus primeros 100 días de gobierno tendrían que luchar contra algo que les cambiaría los planes iniciales, poner a prueba su liderazgo, la capacidad de reacción y hasta echarles a perder su luna de miel con esos electores que lo llevaron al poder.

Es obvio que su lucha inicial y las controversias eran con quienes disputaron hombro a hombro la victoria en las urnas, esos líderes a los que la Ley 1909 del 9 de julio de 2018 les brindó la posibilidad de recibir automáticamente una curul en los concejos municipales y asambleas departamentales por el hecho haber ocupado el segundo lugar en el conteo final de votos. Los mismos que llegaros a todas las corporaciones en el país con el fin de hacer su respectivo control político desde la oposición como un nuevo mecanismo de equilibrio de poderes en Colombia.

Sin embargo, lo que llegó para generarles un cambio no solo en la ejecución inicial de sus administraciones territoriales, sino en la forma de vida de todos los colombianos fue el horrible y sorpresivo COVID-19. Se trata de un virus que está causando graves infecciones respiratorias en los humanos y que fue catalogado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una pandemia que ya generó una emergencia en la salud pública en el hemisferio y apareció para medirle el aceite a todos los gobernantes.

Como consultor tengo que lamentar la aparición de esta plaga en el mundo y su llegada al país, pues se trata de un virus que de entrada, está ocasionando una enorme crisis en todos los municipios al generar un estado de pánico en la población y hasta sus mismos gobernantes, toda vez que el solo contagio viene siendo la causa de pérdidas humanas en Colombia y el mundo.

Es con esa crisis que le está tocando luchar no solo al primer mandatario de los colombianos, Iván Duque Márquez, sino a alcaldes y gobernadores, un fenómeno que hoy los tiene de manera inesperada tomando medidas para evitar que el coronavirus se propague en todo el territorio nacional, llevándolos a aplicar acciones extremas de aislamientos total de la población a través de toques de queda y hasta acogerse a la cuarentena nacional decretada por el propio presidente.

Es cierto que esto llegó a cambiarles su agenda o bitácora gubernamental, que en la aparición de este virus no tiene ningún tipo de culpa y que en sus manos, no está formula o vacuna para curar a quienes ya padecen este mortal virus; pero lo que si pueden hacer, es informarse sobre el particular, tomar las precauciones del caso, demostrar su liderazgo para orientar a las personas y emprender las medidas necesarias a fin de frenar la propagación.

Aunque el COVID-19 posiblemente va retrasar un poco la puesta en marcha de muchas de las propuestas hechas durante sus campañas, es posible que esto sea lo que menos le interese a una población que hoy teme por su vida y necesita de un líder que saque su casta, sin dejar de protegerse no refleje miedo al contagio, tome las riendas de la ciudad, aclare dudas y acabe con el pánico que se está generando a través de las redes o algunos medios de comunicación.

Ustedes son la primera autoridad en sus territorios y aunque no sean médicos o epidemiólogos son los primeros llamados a conocer toda la información sobre esta plaga: cómo se mueve, cuáles son los primeros síntomas en una persona que lo padece, cuál puede ser la cadena de contagio cuando se presenta un caso, qué se debe hacer para evitar la propagación en su municipio o departamento y, qué medidas debe recomendarle a los ciudadanos para evitar que el coronavirus llegue a su casa.

Este problema no se soluciona ignorándolo u ocultando la información de los posibles contagiados. Es lógico que ningún gobernante quiere que este virus toque su territorio, pero ante su aparición, lo mejor que pueden hacer es asumir la situación de manera responsable, aceptar la realidad y hablarle a la gente con claridad. Solo así, lograrán que la comunidad comprenda su preocupación y lo acompañen en la tarea de cerrarle la puerta a esta terrible pandemia.

El COVID-19 es una realidad que llegó de manera acelerada a cientos de países en el mundo entero y está generando una crisis que a todas luces resultaba impredecible, sobre todo, en países como Colombia, donde es la primera vez que sus mandatarios regionales y locales tienen que enfrentarse a un problema tan grave a escasos días de haber iniciado sus mandatos. Lamentable por donde se le mire porque esto podría retrasar los planes y programas que pensaban ejecutar.

En medio de la desolación y el miedo que ha generado el Coronavirus, son ustedes en calidad gobernantes los que deben ser ese faro en la oscuridad que están viviendo los ciudadanos. Para eso los eligieron. Es claro que solas no van a poder. Hay que sacar a flote ese liderazgo, propiciar la unidad y demostrar con decisión de qué están hechos. A brillar entre las nubes porque les llegó la hora tomar de la mano a los ciudadanos y mostrarles el camino a seguir.

El COVID-19 está avanzando a pasos agigantados por todo el mundo, contaminando y matando personas todos los días. Tiene a la gente encerrada y llena de miedo en sus casas. La vida cotidiana del ser humano cambió por esta crisis. La economía mundial está viviendo el peor golpe su historia. Hay soledad en las calles y parques. Paró el fútbol, ya no hay conciertos, los restaurantes y sitios de diversión tuvieron que cerrar, el transporte público anda a cuenta gotas; pero los únicos que no puede parar en este momento son los gobernantes. Los ciudadanos necesitan voces de aliento que transmitan esperanza, los lleve a pensar que de este problema van a salir, que habrá un mejor mañana y, esa labor, deben cumplirla ustedes.

Sin duda, en este gran desafío no pueden bajar los brazos ni caer en la incertidumbre. La gente los necesita al pie del cañón. Este es un momento clave para empezar a dejar una impronta en la mente y el corazón de sus electores. Más rápido de lo que imaginaban tendrán que poner a prueba su valentía, la conexión con la gente y su capacidad de reacción para que la pandemia no se propague en sus territorios y evitar que este problema termine por convertirse en el virus que acabe con su mandato en sus primeros cien días de gobierno.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
100

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Las amenazas del Covid-19 al café colombiano

Las amenazas del Covid-19 al café colombiano

Nota Ciudadana
La foto que comprueba quien es la que le da las ordenes a Duque

La foto que comprueba quien es la que le da las ordenes a Duque

Desesperado lamento de una enfermera de UCI

Desesperado lamento de una enfermera de UCI

Demora en llegada de ventiladores para COVID-19

Demora en llegada de ventiladores para COVID-19