Con Hollman, Vicky Dávila se puso los guayos

Lo atacó y avasalló, perdiendo así neutralidad y mostrando sesgo. Lo ajustició tal como hacía Eduardo Pimentel con los contrarios que osaban mostrarle la pelota

Por: Alexis Díaz
enero 25, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Con Hollman, Vicky Dávila se puso los guayos
Foto: Captura de video - W Radio

“Lo volvió ropita de trabajo" fue la expresión que utilizó Vitelio, el señor que vende carne a la vuelta de mi casa, para referirse a la entrevista que Vicky Dávila le hizo a Hollman Morris, también periodista, concejal de Bogotá y candidato a la alcaldía por la Colombia humana, y que hoy es presa del escarnio público por la demanda que su exesposa le interpuso ante la Fiscalía por violencia intrafamiliar.

Vitelio sabrá de cortes jugosos para un asado, y de las bondades del callo en la sopa de mondongo, pero, la verdad, tengo serias dudas respecto de su tino en las lides periodísticas.

Nada me acerca a Hollman Morris. Ni sus desgarbadas gambetas en la arena política y menos su supuestos exabruptos familiares. En lo segundo serán las autoridades con el debido rigor de la ley las encargadas de repartir y despojar.

Pero a Vicky Dávila se le notó de entrada el brío con que afiló sus taches en el camerino. Por momentos me recordó el exagerado encomio con que Eduardo Pimentel perseguía a sus rivales en la cancha. Su visceral andanada de cuestionamientos denotaba más una conducta predispuesta al ataque y a la condena que una aceitada estrategia periodística para dejar en evidencia la presumible culpa de Morris. Y claro, todo el rato se le fue en montar un show morboso y sensacionalista, donde con lupa en mano parecía esculcar por debajo de sábanas y alfombras. Eso fue lo que indudablemente descrestó a Vitelio.

Que Morris sea una figura pública, de alguna talla política, que iza recurrentemente banderas en pro del respeto a las mujeres y la defensa de los derechos humanos entre otras, amerita que sea auscultado y confrontado con rigor. Ni más faltaba, ante todo la coherencia, pero a la señora Dávila le escaseó frac y le sobró delantal para sufrirlo.

En la entrevista realizada a Patricia Casas, la demandante del concejal, la Dávila asumió un papel de bordón en el que esta se apoyó para hacer sus denuncias y hasta delató posturas compasivas y solidarias. Sin embargo, el tono persecutor que usó con Morris hizo que desnudara su toma de posición frente al tema.

Se obnubiló de tal manera que ignoró los sutiles linderos entre lo verdaderamente periodístico como objeto de confrontación hacia la verdad y prefirió naufragar en las aguas del pleito conyugal; tan íntimos, tan privados y tan dulces para muchos. Cosa que seguramente despertó el natural apetito por el chisme de Vitelio; de esos bocados deleitosos que digiere el carnicero los fines de semana viendo La Red, mientras "restea" con lomos, murillo, cogote y cadera. Me consta.

Según ella, sabía muchas cosas, demasiadas diría yo, que por respeto a la intimidad familiar y al fuero particular de la exesposa del concejal no se atrevía a publicar. Ese fue el lazo que tendió la periodista y en el que finalmente tropezó. Saber sobre tantas supuestas arbitrariedades de Morris, la llevó al suicidio periodístico. Me refiero, a esa entrevista en particular.

Vicky peló el cobre, así traté de explicárselo a Vitelio. A falta de pinzas se puso guayos. Se vistió de carnicera, igual que mi vecino. Se dedicó a atacar y a avasallar a su entrevistado, perdiendo neutralidad, sesgando su posición y ajusticiando a Morris, abajo en los tobillos, como hacía Eduardo Pimentel con los contrarios que osaban mostrarle la pelota.

 

-.
0
5869
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Así no es, Santrich

Así no es, Santrich

La ayuda que le da Gustavo Petro a la Revista Semana

La ayuda que le da Gustavo Petro a la Revista Semana

6 años de condena al exgobernador del Cesar Lucas Genecco por 11 contratos torcidos

6 años de condena al exgobernador del Cesar Lucas Genecco por 11 contratos torcidos

Las tres del tintero