Con desobediencia y responsabilidad en cada acto se debe protestar

"Solo haciendo la causa digna de loa, ausente de enloda, se conseguirá victoria"

Por: Raul Alberto Montoya Rodriguez
noviembre 15, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Con desobediencia y responsabilidad en cada acto se debe protestar
Foto: Las2orillas

Las marchas estudiantiles abren la puerta a una protesta de calidad con aras de ser ganada por sus acciones y metodología enfocada al respeto y la paz pese algunas críticas internas. La organización de estudiantes ha permitido establecer planes de acción contra elementos violentos basándose en acciones de paz que buscaban promover desde el arte sus consignas. Hechos cargados de simbolismo, como abrazar a los policías, intentan lograr cambios, tal como lo manifestó Lina Salazar, una representante de las manifestaciones del 2011.

Ahora, la organización de los participantes de las marchas reaccionan conjuntamente contra los miembros que vandalizan y atentan contra la legitimidad de la causa. Incluso, protegen la propiedad pública y privada: si la rayan con consignas, las limpian al momento; aíslan a los encapuchados y los increpan en su actuar; protegen a los policías de las pedradas y marchan sin trabar el tráfico. No violencia, paz y respeto. Desobediencia y responsabilidad en cada acto.

De a poco, han comenzado a ver a personas a un tú del otro lado. No perciben enemigos, sino gente que está allí por razones diferentes. Esta habilidad les ha empezado a permitir abstraerse más allá de su indignación, les da visión más clara del problema y fortalece el respeto de sus contrincantes. Además, desbarata los argumentos de quienes buscan legitimar la coerción a los estudiantes sustentándose en su mal actuar.

Un reflejo victorioso de este fenómeno es lo sucedido en la India colonizada, que luchó violentamente contra el imperio británico sin éxito hasta la llegada de Gandhi y su actuar no violento, tal como lo fue la Marcha de la Sal. Mahatma y sus adeptos perseveraron sobre los castigos y represiones sin violentar al imperio. Casos similares se encuentran en los primeros cristianos, Mandela y Martin Luther King.

Esto me lleva a pensar que solo haciendo la causa digna de loa, ausente de enloda, se conseguirá victoria: comprendiendo que el enemigo no es la gente sino las ideas que las alinean y no son éticas, que su persona es perfectible y de facto tiene bondad; que la claridad de sus convicciones puede dirigir la lucha al verdadero problema. Para ello la confrontación no debe de temer a la consecuencia, pues en ello hay orgullo, se muestra la cara: ¿qué pueden enrostrarle si todo lo dicho y hecho es correcto?

Ahora, algunos dirán que temen estar en la cárcel o asesinados o que sin violencia no serán escuchados, puede ser, pero es necesario entender que todo eso son consecuencias de la lucha y si no existe la determinación consciente de ella, entonces todo otro actuar es irresponsable y reprochable. Es fácil golpear y destruir lo que no arreglaremos, es sencillo esconderse entre la masa y no asumir la responsabilidad. Difícil es perdonar y mantenerse firme ante los golpes, continuar pese a los barrotes y castigos.

Por último, y si nada fuese posible, entonces alejarse lo más que el cuerpo pueda del sistema, esa es una solución plausible, sobre todo si son tantas personas unidas. Es un ejemplo que nos han dado estas grandes almas de la historia, aunque ello significa un esfuerzo completo con la causa empero se convertirá en un real símbolo de disconformidad. Si el problema sigue siendo exigir sin dar y verlo todo en relación al dinero es probable que continúen dando vueltas en círculos infinitos.

En conclusión, seguir los pensamientos gandhianos ya ha arrojado resultados en difíciles momentos de la historia, practicarlos permitirá a las personas indignadas lograr grandes victorias, alcanzar el ser escuchadas, pero para ello se necesita verdadera convicción y libertad, esto encarna, a saber, tomar las responsabilidades de las acciones y hacer frente a lo que pueda suceder sin bajar la cabeza.

-.
0
264
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Odia Alex Char a los docentes públicos?

¿Odia Alex Char a los docentes públicos?

Nota Ciudadana
La dignidad de los estudiantes contra la desmemoria

La dignidad de los estudiantes contra la desmemoria

Nota Ciudadana
Organizar, parar y avanzar

Organizar, parar y avanzar

Nota Ciudadana
“Llueva o truene, el paro se mantiene”: la consigna de los estudiantes que acampaban en Popayán

“Llueva o truene, el paro se mantiene”: la consigna de los estudiantes que acampaban en Popayán