Con bots y compra de seguidores fui estafado en Instagram

Cuídese de las agencias que ofrecen manejar sus redes sociales y terminan llenándolo de seguidores falsos

Por: Felipe Riaño Jaramillo
marzo 12, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Con bots y compra de seguidores fui estafado en Instagram

La era de la “influencia” ha logrado, tanto para bien como para mal, que emerjan nuevas empresas en el mercado que estén dedicadas en aumentar la cantidad de seguidores. Esto con el fin de crear una nueva profesión: los influenciadores.

El problema es que existe una gran cantidad de influenciadores falsos que roban a empresas al comprar audiencias en “bancos de seguidores fantasmas”. Logrando en efecto, denigrar la nueva profesión que influenciadores reales han trabajado duro por ello.

Lamentablemente hay otro tipo de engaños. Como empresas que prometen crecer las cuentas de las personas de forma orgánica, cobrando una módica suma de dinero por un gran número de seguidores. Y dependiendo de qué tan atractiva sea la cuenta, la persona, sus contenidos y/o posts, prometen un rango entre 800 hasta 2,000 seguidores a nivel mensual.

Su metodología es que aumentan este número de seguidores de una manera meticulosa y cero sospechosa. Porque lo que sucede realmente es que compran en pequeña proporciones seguidores falsos, haciéndole creer al cliente que efectivamente su cuenta, está creciendo tal como lo prometieron. Este tipo de empresas se estima que ocasionan pérdidas estimadas de 200 millones de dólares (en solo un año), una cifra alarmante, sí. Pero lo preocupante es que no solo roban dinero, producto o servicios, sino también la confianza de las personas. Como en mi caso.

Yo fui víctima de este tipo de engaños el año pasado cuando la persona que manejaba mis redes sociales, cometió el error de asesorarse por una de estas empresas de dudosa reputación, y de paso, convencerme de pagar la suma de $1,200,000cop ($400,000 mensual) por los primeros tres meses para crecer las redes. Evidentemente mi cuenta, la cual tenía 14,000 seguidores reales, subió casi 3,500 seguidores. Pero solo que en este caso, esos tres mil y medio eran fantasmas.

Yo me llegué a enterar de esto cuando encontraron mi nombre en una cuenta de Instagram llamada ‘What The Fake’. Una cuenta dedicada a exponer a todos los estafadores digitales, o mejor llamados “falsos influenciadores”. Acto seguido conversamos con esta cuenta y les expusimos nuestro caso para informarles 1) el engaño del que fui víctima, 2) que no soy influenciador ni pretendo serlo 3) y sobre todo el que no trabajo con marcas por dinero. Por consiguiente verifican mi caso, dan de baja mi nombre de su cuenta y piden sinceras disculpas por confundirme con este tipo de estafadores.

Ahora, muchos se preguntarán por qué este artículo exponiendo mi caso. Desde hace años me he dedicado como consultor en prestar asesoría para altos perfiles en el sector privado y de gobierno en comunicaciones. Además, soy columnista y opinador para varios medios de prensa como medios de televisión. He sido presentador para programas internacionales en History Channel, como actualmente lo soy para mi programa de entrevistas en NTN24. Así que como imagen pública, debo cuidar lo único que llevamos a la tumba: nuestro nombre. Porque uno puede construir reputación en 20 años y destruirla en 20 segundos, o peor, en un post.

Así que debo extender mi gratitud a Las 2 Orillas, por bajar mi nombre del artículo sobre los falsos influenciadores el cual expusieron el pasado 8 de Marzo 2019. Gracias a este portal por escuchar mi versión y poder compartirles la ‘otra orilla’ de mi historia, la cual estaba peligrando la reputación de mi nombre, que por muchos años he construido con mucho esfuerzo.

Por ende, siempre recuerden que una persona inteligente aprende de sus errores, pero una persona sabia aprende de los errores de los demás. Aprendan de mis errores al dejarme meter los ‘dedos a la boca’, infórmense muy bien acerca de los influenciadores que contratan, como también las empresas que les prestan el servicio de manejar sus redes sociales. Porque al final como dijo Warren Buffet, la honestidad es un regalo muy caro que no debe esperarse de gente barata.

-.
0
2441
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Charli D'Amelio, la reina de TikToK, la red social de los jóvenes

Charli D'Amelio, la reina de TikToK, la red social de los jóvenes

Nota Ciudadana
Facebook, Instagram y Twitter: ¿redes sociales o antisociales?

Facebook, Instagram y Twitter: ¿redes sociales o antisociales?

En redes
¿Martín Elías era infiel cuando murió? un chat lo comprobaría

¿Martín Elías era infiel cuando murió? un chat lo comprobaría

En redes
Claudia Bahamón por fin se desnuda

Claudia Bahamón por fin se desnuda