¿Cómo construir una ciudadanía autónoma?

¡La educación es la respuesta! Promover la investigación, la curiosidad y la duda desde el aula de clases es la solución

Por: Stevenson Flórez
Junio 12, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Cómo construir una ciudadanía autónoma?
Foto: Pixabay

Ser una ciudadanía autónoma y capaz de tomar decisiones frente a su vida y el Estado debe constituirse en objetivo primordial de la educación nacional para combatir las situaciones de injusticia que se presentan en nuestro país. Por lo tanto, desde mi experiencia académica, me refiero a este tema y presento mi postura y una posible solución a esta problemática que ha levantado tanto interés en los últimos días.

Para empezar hay que definir el concepto de autonomía: posibilidad que tiene el sujeto de hacerse cargo de sí mismo, en otras palabras, de actuar con plena libertad en la toma de decisiones y ser consciente de su impacto personal y colectivo. Partiendo desde esta premisa, la autonomía es un influjo personal que repercute en la sociedad, por lo tanto se necesita plantar consciencia en cada individuo para hacer buen uso de mecanismo de acción personal.

Ahora bien, ¿desde dónde podemos enseñar a la ciudadanía a ser autónoma? La respuesta es clara, desde la educación. La educación es la clave para todas las problemáticas sociales que se presentan. La autonomía manejada desde la escuela es un constructo de acción y hecho que tiene procura darle libertad de pensamiento al estudiante en el desarrollo de sus gustos y preferencias. Para esto se necesitan primeramente docentes expertos en el descubrimiento de las particularidades del alumno, por lo tanto, y he aquí muchas investigaciones sobre el asunto, es importante que las aulas de clases sean de reducidos alumnos para que el docente pueda enfocarse en todos. Desde este punto de vista, se debe promover la investigación en los alumnos, la curiosidad y la duda. Manejar todo esto es de gran trascendencia en la práctica educativa y más aún en los jóvenes que están prontos a introducirse en la sociedad. Cabe anotar que esta última va a necesitar de la integración y participación de todos sus componentes sociales, escuela, gobierno, empresa y ciudadanos en general.

Ya con una ciudadanía activa ante la realidad nacional, empieza a hacerse impactante la autonomía. Esta se hace evidente y fuerte e impacta el contexto social cuando se alcanza un equilibrio coherente entre el pensamiento, la expresión y acción (José Darwin Lenis, 2008). La carencia de estos tres tópicos mencionados haría contradictorio el ser un ciudadano autónomo. Hacer frente de las situaciones estatales y pronunciarse ante ellas es el deber ser de todo ciudadano que pide un cambio, pero que debe comprender que ese mismo cambio empieza dentro: se piensa, se expresa y por último se actúa. La importancia de la autonomía en la ciudadanía radica en dar frente a las políticas sociales, políticas, culturales, ambientales, comerciales y fiscales del país.

Una ciudadanía autónoma será capaz de valerse de sí misma para progresar socialmente. En este aparte, debe aterrizar todo el bagaje de pensamientos llenos de autonomía en la realidad colombiana. Una ciudadanía que reflexione sobre la decisiones del presente gobierno, las últimas normas que han salido a la luz deben ser analizadas y criticadas para la misma ciudadanía y no debe esperarse a que medios externos las expliquen a conveniencia y ocultando información o cambiando el hilo a la cuestión. Kant, en su ensayo sobre la ilustración, nos da una clara idea de la importancia que tiene el reflexionar personalmente sobre un asunto que involucra a todos. La ilustración es la salida del hombre de su condición de menor de edad. Ya no ser menor de edad significa haber alcanzado una nueva etapa que el propio Kant denomina mayoría de edad, es decir, pensar sin intermediarios, pensar sin ayuda de un tutor, pensar autónomamente.

He aquí la importancia que tiene educar una ciudadanía autónoma, situaciones como el tumbe de la norma que prohibía el consumo de drogas en espacios públicos, la liberación de Santrich, la aprobación del fracking, entre otras, merecen ser cuestionadas por la opinión pública. Que la misma ciudadanía decida cómo repercuten estas decisiones en la sociedad colombiana en general. La ciudadanía es la base de equilibrio entre el gobierno y sus decisiones, por lo tanto la perjudicada en toda las acciones que se tomen sin tenerla en cuenta.

La educación es la respuesta al interrogante cómo construir una ciudadanía autónoma, promover la investigación, la curiosidad y la duda desde el aula de clases es la solución. Potenciar las habilidades de los jóvenes para estar capacitados para afrontar la realidad colombiana, quitar el telón que se crea en la escuela y aterrizar en el mundo real y que a diario nos da nuevas sorpresas. Educar para la cooperación y no para la competición, ésta última es la culpable de que la sociedad hoy día sea egoísta e individualista por lo tanto hay que erradicarla.

Por último, insisto en que desde la escuela debe promoverse la autonomía para que se refleje el cambio. Este cambio enfocado a la participación activa de la ciudadanía en las decisiones gubernamentales y plantar conciencia sobre el futuro del país.

Esta es mi propuesta, la construcción de autonomía en la ciudadanía colombiana.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
153

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus