Colombia y el peso de llevar 20 años endeudada

Sobre el informe del Banco de la República que detalla cómo ha sido el comportamiento de la deuda pública durante los últimos dieciocho años

Por: ROBERTO CARLOS PETRO
junio 01, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Colombia y el peso de llevar 20 años endeudada

"Un banco es un lugar en el que prestan a usted un paraguas cuando hace buen tiempo y se lo piden cuando empieza a llover (Robert Lee Frost).

El informe trimestral que presenta el Banco de la República detalla cómo ha sido el comportamiento de la deuda pública durante los últimos dieciocho años: allí se observa que durante los últimos tres gobiernos esta se ha triplicado: Álvaro Uribe Vélez (2002-2010), Juan Manuel Santos (2010-2018) e Iván Duque (lo que va de su gestión). Así mismo, se detalla cómo se pasó de deber 40.000 millones a 140.000 millones de dólares a sistemas financieros internacionales.

Hemos estado arrastrando año por año una deuda que ha llegado a comprometer el 45% del producto interno bruto, solo para el pago de impuestos. Véase el informe del Banco de la República a corte del primer trimestre del año 2020. Ahora bien, con una deuda externa tan elevada y con un 45% del PIB comprometido para el pago a la misma, el temor que ronda es que se aproxime una nueva ola de privatización como la que sucedió en los ocho años de gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez, donde de un solo tijeretazo se vendieron y enajenaron algunas de las principales empresas estatales: Granahorrar, por 970.000 millones de pesos; Bancafé, por 2,2 billones; Ecogás, por 3,2 billones de pesos; Electrificadora del Tolima (Enertolima) a un consorcio antioqueño; en agosto, la firma Suiza Glencore, se quedó con el 51 por ciento de la Refinería de Cartagena, la venta por el 51% ,telecom asciende a 3.400 millones de dólares, unos 7,7 billones de pesos, ETB y EPM. La filial móvil de estas dos empresas: Colombia Móvil, pasó a ser controlada por una multinacional europea.

La empresa Millicom International Celular de Luxemburgo se quedó con el 50 por ciento más una acción de OLA por 1,14 billones de pesos. Como si fuera poco en este periodo se vendió el 20% de las acciones de Isagen por la suma de 600.000 millones de pesos. Y por último vendieron las electrificadoras de Santander, Norte de Santander y Cundinamarca en el 2009 por 764 mil millones de pesos. A esto se le suman la intervención y enajenación de las acciones a otras empresas públicas además se liquidaron las electrificadoras de Córdoba, Guajira, Sucre, Atlántico, Cesar, Magdalena y Chocó.

Se estima que por la venta de estas empresas el gobierno de Álvaro Uribe Vélez recaudó un fisco de 13 billones de pesos; ¿para donde se fue el dinero? Nunca llegó construir y modernizar la red hospitalaria del país, según los datos que presenta la Asociación de Hospitales y clínicas de Colombia al final del año 2009 la deuda del Estado con los hospitales ascendía a los 2,8 billones de pesos; la misma fuente sostiene que las deudas alcanzaron los 632.639 millones de pesos, si eso es así, entonces, ¿cuál fue el destino de los 13 billones de pesos?

En el periodo de Juan Manuel Santos no se dio tregua la privatización y la corrupción política, todos los medios y fuentes informativas del país dieron a conocer que por la venta de Isagen se obtuvo $6,48 billones de pesos, siendo una de las empresa más rentables, que en 2012 produjo utilidades de más de 220.000 millones según los informes presentados por la misma, ¿Por qué el gobierno decidió venderla? ¿Para dónde se fue el capital proveniente de estas empresas?; ¿logró el gobierno de Uribe y Santos modernizar las instituciones públicas del país?, ¿Se creó la infraestructura vial que pudiera interconectar las regiones con todo el país?, ¿Se construyeron hospitales públicos con equipos médicos para la atención en salud? ¿Se construyeron escuelas públicas equipadas con redes de comunicación para que los estudiantes pudieran tener acceso a la información? Ambos gobiernos aplicaron la misma línea económica, vender para prestar.

La herencia maldita que nos dejaron las dos administraciones públicas han sido redescubierta gracias a la crisis que ha generado el COVID-19, según la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas (ACSC) en Colombia solo existían antes de la emergencia sanitaria declarada por el presidente Iván Duque alrededor de 12.000 camas entre Unidades de Cuidado Intensivo (UCI) y Unidades de Cuidado Intermedio de las cuales solo hay una capacidad de atención del 20% debido a que el 80% viven ocupadas. Las alarmas son más preocupantes debido a que hay departamentos como el Vaupés, Vichada, Guainía, Amazonas y Guaviare, en los cuales ni siquiera existe una UCI para atender a pacientes en estado crítico, estos datos reposan en el Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud (REPS).

En lo que respecta a la infraestructura educativa y la interconectividad a redes informáticas hemos presenciado también la poca inversión que se ha dado, en plena cuarentena, la ministra de Educación, María Victoria Angulo González, implementa la modalidad virtual en el sistema educativo público a sabiendas que el estudiante de colegios públicos no tiene acceso a internet y si lo tienen, un gran número no cuenta con los dispositivos para el uso, en pocas palabras, la virtualidad en el campo educativo también ha sido un fracaso, para corroborar esto el director del Sena le informó esta semana que 500.000 estudiantes debieron abandonar su formación porque no tienen cómo – los medios virtuales-.

Así como están las cosas; lo que puede ocurrir es que se profundice la línea de privatizaciones y enajenaciones de las pocas empresas públicas que le queda al país con el mismo pretexto que utilizaron los gobierno anteriores, aparece la vieja receta privatizadora en boca del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, poniendo nuevamente la lupa sobre Ecopetrol y otras empresas públicas según a su criterio para recaudar un fisco de por lo menos de $30 billones de pesos para solventar la crisis que dejará la pandemia.

¿Cuál es la responsabilidad política de las administraciones públicas pasadas y presentes? Los resultados están frente a nosotros, los registros nos muestran cada vez más que han sido gobiernos nefastos para la administración pública, ceñido a las directrices emitidas por los capitales privados y los fondos de préstamos internacionales. Estamos frente a una nueva reorganización de los capitales y directrices globales las cuales tendrán como consecuencia la implementación de jornadas laborales altas, recorte presupuestal, contratos laborales paupérrimos, etc. En pocas palabras el pueblo tendría que trabajar más para pagar impuestos sobre impuestos a los amos y señores dueños de capitales privados, al genuino estilo de Mefistófeles, vendimos el alma al diablo. El precio que hemos pagado al vender las fuentes de ingreso es que hoy tengamos que seguir prestándole dinero a bancos y fondos internacionales, bonito negocio.

Mientras continúa la cuarentena los privilegios a los bancos no se han hecho esperar, siguen multiplicando las riquezas en medio de la pandemia, Dicho esto, podemos constatar mediante noticia emitida por el ministro de hacienda confirmando que el presidente Iván Duque ordenó mediante decreto 685 de 2020 la emisión de títulos de deuda pública hasta por la suma de nueve billones ochocientos once mil trescientos millones de pesos ($9.811.300.000.000), cuyos recursos, en virtud del Decreto Legislativo 562 de 2020, serán incorporados presupuestalmente como una fuente de recursos adicional del Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME), creado por el Decreto Legislativo 444 de 2020. Recursos que serán administrados entre otras cosas por el sistema financiero, razón tiene Thomas Piketty al decir que mientras que los gobiernos le sigan suministrando recursos públicos al sistema financiero y los exonere de pagar impuestos jamás se podrá equilibrar el presupuesto público, si las cosas continúan así, terminará el sistema financiero absorbiéndonos y gobernándonos con las reglas de mercado.

Hoy en plena crisis sanitaria los resultados de años de saqueo a la administración pública nos asaltan y nos hacen quebrar la voz, sabiendo que amanecemos con la tasa de desempleo más alta en la historia del país, según el DANE a fecha de abril del 2020, 5.371.000 personas perdieron el empleo, sumándose a la taza de desempleos existentes antes del covid 19 sin cerrar la hecatombe que se nos viene.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
600

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Política fiscal para el crecimiento y la equidad, excepto en Colombia (I)

El FMI al desnudo

El FMI al desnudo

Las tres del tintero

Cuentas de MinHacienda no cuadran con las del FMI

Cuentas de MinHacienda no cuadran con las del FMI