Colombia: ¿un vacío de poder o un poder vacío?

Para cualquier organización estatal, no se sabe qué sea peor si un vacío de poder o un poder vacío

Por: Clara Inés Roncancio Valbuena
febrero 11, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Colombia: ¿un vacío de poder o un poder vacío?
Foto: Presidencia de la Republica

A través de la historia, se pueden relacionar algunos vacíos de poder que han tenido muchas consecuencias negativas.

En 1808, tras la firma del Tratado de la Fontaine Blue, Francia toma el poder en España, apresa a la familia real, y esta pierde sus colonias en ultramar. Luego de recuperado el gobierno español en la península, el imperio echa una mirada a sus posesiones americanas desatando la Reconquista de la Nueva Granada y con ella la violación de los derechos humanos al dejar un sinnúmero de muertos. Esto Permitió el fortalecimiento de la Campaña Libertadora de Simón Bolívar.

Tras 216 años de independencia, Haití logra, en 1804, abrirse espacio en el panorama de país libre del yugo colonizador, a pesar de haber tenido que pagar una indemnización de 150.000.000 francos, deuda que cubrió en 10 años con empréstitos de EE.UU, Alemania, inclusive de la misma banca francesa. A principios del 2016, sufre un Vacío de Poder tras la renuncia del presidente de turno, forzada por las manifestaciones sociales que lo obligan a dimitir a su cargo por corrupción, inflación constante, escasez de combustible y de artículos de primera necesidad; y la desconfianza generalizada de las instituciones gubernamentales. Haití, desde los inicios como país independiente, ha tenido que pasar por gobiernos autoritarios, ocupación de Estados Unidos, odios, derramamiento de sangre, pobreza generalizada, y por si fuera poco, se ubica geográficamente en la franja tectónica del Caribe y es pista de grandes huracanes anuales.

Cómo estos, muchos ejemplos más del llamado vacío de poder:

Pero, ¿y Colombia qué? Puede decirse que estamos en plena incompetencia gubernamental, "power vacuum" lo que ha llevado a que fuerzas paramilitares, de narcotráfico y de corrupción asuman ese rol vacante, imponiendo su "orden y organización" en todos los rincones del país.

Es así como hoy podemos contar con bandas criminales avaladas por el estado, en la medida que este no ha podido dar total seguridad a los ciudadanos y se ha dado paso al tránsito continuo de la impunidad y a la ilegalidad criminal. No existe una comisión de garantías. No hay políticas de protección ni de desarrollo social. No es suficiente la inversión en educación, salud, trabajo o en proyectos de desarrollo económico. En general, no existen en Colombia competentes políticas de protección para el bienestar social.

Así mostramos al mundo un poder vacío. Amenazas a jueces de la Corte Suprema de Justicia, a congresistas, a gobernadores, a reporteros o periodistas; principalmente a aquellos que publican la generalizada ausencia del estado; a abogados de derechos humanos, a líderes LGBTI, a afrodescendientes, a políticos de la oposición, a líderes sindicales, a estudiantes y a campesinos e indígenas. Inclusive, a la recién nombrada alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien fue amenazada por las autodefensas gaitanistas de Colombia (AGC). Según reportes de la ONU, las juntas de acción comunal han aportado más del 50 % de las víctimas por su papel protector en los campos colombianos.
En los últimos días, aterrados, estupefactos, atónitos; escuchamos los lamentos del General del Ejército colombiano, señor Eduardo Zapateiro, afectado profundamente por la desaparición del jefe de sicarios del narcotraficante Pablo Escobar. Fue él, Jhon Jairo Velásquez, confeso asesino de 300 personas por mano propia. Fue él, causante de 600 heridos por explosión de 200 carros bomba. Fue él, quien coordinó el asesinato de 3.000 personas desde su organización criminal. Al General Zapateiro no se la ha escuchado lamentarse por el profundo dolor que han sufrido las 750 familias por el asesinato de líderes y lideresas sociales, defensoras de los derechos humanos que fueron víctimas del conflicto armado de los últimos tiempos. Basta con echar una mirada a los informes de periódicos del país en sus últimos reportes, para conocer estos datos.

¿Entonces, el gobierno colombiano da apoyo a la criminalidad?, ¿vivimos inmersos en una complicidad estatal contra el delito?, ¿en un vacío de poder? O ¿con un poder vacío?

Se dejan aquí estas reflexiones para que ojalá encuentren miradas razonables en la población electoral colombiana, quienes han sido los responsables de la actualidad sociopolítica del país.

-.
0
1602
La tranquila vida en París que Yolanda Pulecio tras la liberación de su hija Íngrid Betancourt

La tranquila vida en París que Yolanda Pulecio tras la liberación de su hija Íngrid Betancourt

Cómo la alemana Fresenuis, que está en Colombia, se convirtió en el gigante mundial de la salud

Cómo la alemana Fresenuis, que está en Colombia, se convirtió en el gigante mundial de la salud

Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

"No me arrepiento ni de la guerra ni de la paz"

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus