Colombia: del Estado social de derecho al Estado de opinión

Retomemos la idea de que podemos salvar a Colombia que permitió la Constituyente del 91 y no nos dejemos imponer un estado de opinión, útil a la hegemonía política

Por: Diógenes Pino
marzo 27, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Colombia: del Estado social de derecho al Estado de opinión

En 1991 gracias a la lucha de los estudiantes se pudo convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, cuyo propósito era establecer un gran pacto político y social donde participaran minorías étnicas, religiosas y partidistas tradicionalmente marginadas de las grandes decisiones políticas, para construir una hoja de ruta, que garantizará la recuperación del país, de las fuerzas oscuras que pretendían desestabilizarlo y doblegarlo.

En consonancia con esta necesidad el 4 de julio de 1991 se proclamó la nueva Constitución Política, la cual promulgo que Colombia es un Estado Social de Derecho, introduciendo con ello, grandes cambios como el reconocimiento a la dignidad humana, la entrega de una carta de derechos fundamentales, se consagra una apertura política y social, se brinda más autonomía político-administrativa a las regiones, entre otras, suprimiendo el absolutismo de la Ley como máxima expresión de derecho frente a cualquier otro postulado.

A pesar de las garantías brindadas por nuestra carta magna, donde funda el estado en el respeto a la dignidad humana, en el trabajo, y la solidaridad de las personas y reconociendo el mínimo de derechos y garantías, todavía padecemos mucha injusticia, vulneración y flagrante violación a nuestros principios constitucionales, donde no se nos asegura la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz.

Transcurrido más de 30 años que los estudiantes lograran una victoria histórica, sobre intereses sombríos que buscaban la ingobernabilidad del país para sacar provecho y acrecentar sus fortunas, no se ha logrado materializar los fines y principios que rigieron la constitución, es por ello, que se hace necesario grandes reformas en salud, en educación, lo laboral, electoral y justicia que permita un estado justo, equitativo y con oportunidades.

Pero existen intereses oscuros y grandes poderes económicos que buscan de cualquier forma, que estos grandes cambios no se concreten, aunque ya no con las mismas patrañas de los años 80 o 90, puesto que descubrieron que en los tiempos modernos la información y los medios de comunicación son un poder muy influyente, es por ello, que se apropiaron de estos, y desde allí buscan desestabilizar al país, polarizar a la sociedad, desacreditar a los líderes que van en contravía de sus intereses, para lograr incidir en las decisiones de los gobiernos,  con la desinformación y una nueva forma de Estado, el Estado de Opinión y/o Comunicación.

Muchos periodistas y medios de comunicación se han convertido en actores políticos y económicos, perdiendo su función primordial de informar de manera objetiva, idónea, veraz, oportuna e independiente, para convertirse en caja de resonancia de grandes conglomerados y sus intereses, perdiendo la transparencia, dejando de ser los voceros de los ciudadanos, para convertirse en los voceros de sus amos.

Es hora que retómenos la idea “todavía podemos salvar a Colombia” que permitió la Constituyente del 91, nos revelemos y no nos dejemos imponer un Estado de Opinión que solo busca que la hegemonía política que les conviene prevalezca, donde blindan a unos y atacan a otros, inventando crisis, polarizaciones y grietas que solo buscan el estatus quo, que las grandes reformas y cambios que requiere el país para que se constituya un verdadero estado social de derecho no se concreten.

-.
0
Erdogan, dos décadas de poder en Turquía que irán cinco años más

Erdogan, dos décadas de poder en Turquía que irán cinco años más

Gustavo Bolívar y su obsesión por la alemana de la primera línea

Gustavo Bolívar y su obsesión por la alemana de la primera línea

Diseñadores y otros empresarios colombianos pisan duro en Turquía

Diseñadores y otros empresarios colombianos pisan duro en Turquía

James Rodríguez entra al club de famosos con restaurante propio

James Rodríguez entra al club de famosos con restaurante propio

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus