Colombia cerca de la sequía y del fracking

Esta controvertida técnica petrolera amenaza con despilfarrar agua en escenarios de mayor sequía

Por:
enero 09, 2015
Colombia cerca de la sequía y del fracking
Foto: archivo huffingtonpost.com

A Jessica Ernst y a otros habitantes de Rosebud, en el Norte de Canadá, les aseguraron que el proyecto de extracción de petróleo a través de la controvertida técnica de fracturación hidráulica (o fracking), en las inmediaciones de sus hogares, no les haría daño ni contaminaría el agua. Para algunos, hubiera sido necesario entonces que convencieran de esa inocuidad a los perros y a las mascotas, que no quisieron volver a tomar agua de la llave.  Poco tiempo después de que algunos vecinos comenzaran a salir con salpullido de la ducha, Jessica vio que salía humo blanco del grifo de su casa. Como si fuera una alquimista, llenó una botella de agua y le introdujo un fósforo.  No le dio un infarto ni se quemó de milagro. La botella explotó y el plástico se derritió.   Jessica litigó el caso y ganó.

Muchísimos más “frackcidentes” – como sismos, contaminación de agua o fuga de gases-  están documentados en Estados Unidos y Canadá, países que desde hace décadas extraen el petróleo que está en la misma médula de las rocas que yacen muy hondo, incluso debajo de las aguas subterráneas.  Con la expansión de esta técnica, Estados Unidos ha perdido la dependencia de otros países para disponer de petróleo y eso ha contribuido a la caída de los precios.  Un tubo penetra el suelo, a una profundidad equivalente a ocho veces un rascacielos newyorkino, que luego perfora horizontalmente la piedra. Tiene unos agujeros por donde se expulsa a gran presión una mezcla de agua y arena con metanol, fluiruro de hidrógeno, naftalina, ácido sulfúrico, formelíhido y otros químicos, que produce fisuras en la piedra, lo cual libera el gas y el petróleo escondido de tal forma que pueda  fluir por el mismo pozo hasta la superficie.

Jessica Ernst prendiendo el agua que salió de la llave de su casa. Imagen de CBC.ca

Jessica Ernst prendiendo el agua que salió de la llave de su casa. Imagen de CBC.ca

El gobierno colombiano confía en que con esta nueva técnica se incrementen seis veces sus reservas petroleras,  lo cual aportaría recursos para la paz.  Además, en que la tecnología blinda cualquier escape de los químicos en las aguas subterráneas o de sustancias radiactivos a la superficie, a través de un revestimiento de acero y cemento de los pozos. Y sobre todo, tiene fe en sus normas ambientales y en las autoridades para hacerlas cumplir. Entusiasmado con las jugosas reservas petroleras, el gobierno le ofreció en 2014 al mundo una superficie de millón y medio de hectáreas en 18 bloques petroleros.  Para hacer la oferta irresistible, anunció el 40% de descuento sobre las regalías que pagan las empresas normalmente por sacar petróleo.  En 2012, adjudicó 5 bloques y en 2014 el sexto. Las empresas ganadoras son Ecopetrol, Exxonmobile y Parex en Antioquia, Santander, Cundinamarca, Tolima y Norte de Santander.

Hasta la fecha, ninguna tiene permiso para explotar.  La luz verde la dará en su momento la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, bajo la presión de la sociedad civil , pues este ha sido uno de los temas ambientales que más resistencia generó en 2014.  La senda hacia el fracking tampoco está tan despejada del lado estatal.  Colombia puso el pie en el acelerador sin tener listas las normas ambientales, ni contar con la información geológica necesaria. La Contraloría considera que hay fallas disciplinarias en este asunto e informó a la Procuraduría que podría comenzar investigaciones.  Para la Contraloría, con estos hechos se están poniendo en peligro, además de los recursos naturales, las arcas públicas. Eventuales daños a la salud o a los suelos tendrán que ser enfrentados con recursos públicos. También, eventuales demandas de empresas en caso de que la futura normatividad ambiental apriete a las empresas de una forma en que ellas no lo habían previsto cuando firmaron el contrato y la regulación no estaba lista.

La mayor preocupación es el agua dulce, la que se necesita para inyectar en la tierra y la que podría ser contaminada con la técnica. Ya han sido documentados impactos negativos del fracking en Estados Unidos.   Por toda Colombia, el agua palpita en los nacederos y en los ríos,  en los lagos, humedales o nevados, o en la niebla de algunos bosques.  El agua en Colombia parece inagotable, tanta que parece que hasta sobraría para los 2 o 6 millones de galones que se necesitan para inyectar en un pozo petrolero bajo la técnica del fracking, cifra que estima la GAO, una agencia oficial que provee al Congreso  estadounidense con información e investigación.

Colombia en el globo es un oasis que puede convertirse en un espejismo.  Si toda el agua del planeta estuviera en un balde, solo una cucharada sería potable.  Casi dos terceras partes de esa agua dulce están en los glaciares y la otra, es la subterránea.  El 1% está en los lagos, en los ríos y pantanos.  Y su escasez comienza ya a sentirse en varios rincones del país.

Hace un año,  Colombia quedó escandalizada por la muerte de 9245 animales en Casanare, entre ellos chigüiros, venados, osos, vacas, caballos, babillas, cerdos, tortugas, armadillos, gallinazos, güios, iguanas y peces.  La sequía fue la sindicada.  Lo más extraño, según un informe de la Contraloría, es que la región está justo en el piedemonte llanero, por donde bajan ríos cargados de los nevados del Cocuy y de otros páramos.  Entonces, ¿en dónde está el agua?  A algunos productores de arroz y otros monocultivos y a algunos ganaderos les parece maleza la vegetación nativa, sin reconocerle que absorbe el agua y hace parte de las redes naturales de drenaje. Por la deforestación, la desecación de humedales y el uso intensivo de agroquímicos,  los llanos y otras regiones del país ya se están desecando.  La escasez de agua en algunas regiones y períodos es una realidad.

Colombia es parte de un convenio internacional para luchar contra la erosión y desertificación de los suelos, proceso en el que pierden su fertilidad.  Para eso, el gobierno de Santos firmó un protocolo en donde se admite que la industria petrolera  contribuye al fenómeno.

Colombia es parte de un convenio internacional para luchar contra la erosión y desertificación de los suelos, proceso en el que pierden su fertilidad.  Para eso, el gobierno de Santos firmó un protocolo en donde se admite que la industria petrolera  contribuye al fenómeno.

Según la Contraloría, las autoridades ambientales no conocen bien los ciclos en las regiones ni controlan quién la usa, ni cómo. Existe una hipótesis perversa, no comprobada pero tampoco descartada por estudios,  que los animales fueron matados porque son competencia para el ganado en el acceso al agua.  Por más absurda que suene esta idea,  deja el sinsabor de que la escasez de agua puede llevar a conflictos. Y en el futuro, entre humanos.

Pasado un año y entrando nuevamente en el verano,  el IDEAM ya anunció la fiereza del fenómeno de El Niño del 2015 con sus síntomas como la disminución de lluvias, las heladas y  los ríos bajitos.  El instituto contó que esto ya comenzó a ocurrir en el Río Magdalena, entre Puerto Berrío y Puerto Wilches, en el Magdalena Medio, justo una de las zonas con mayor potencial para hacer fracking y donde se adjudicó el bloque VNM-9 a la empresa canadiense Parex.

 Suelos que pueden perder su fertilidad natural en Colombia si no se cuidan adecuadamente.

Suelos que pueden perder su fertilidad natural en Colombia si no se cuidan adecuadamente.

¿De dónde sacará la industria petrolera el agua para la inyección subterránea? ¿Cuánta agua puede utilizar?  El Ministerio de Ambiente le reconoció a la Contraloría que no ha avanzado mucho en la definición de estos asuntos, ni otras consideraciones ambientales para la explotación. Después de  ofertados y adjudicados  los bloques,   textualmente le contestó que  “frente a los términos de referencia para la fase de explotación de  Yacimientos de Hidrocarburos no convencionales, este Ministerio es consciente de que no se han expedido”.

El Ministerio de Minas sí les puso a las empresas algunas condiciones y tareas.  Una es reportarle a él (no al Ministerio de Ambiente)  un análisis de los riesgos de afectar acuíferos aprovechables para consumo humano y les exigió controlar la posible fuga de sustancias radiactivas. Pero además, el Ministerio de Minas previó la posibilidad de que el fracking cause temblores. Ordenó suspender las operaciones cuando el sismo sea superior a 4 en escala de Richter, es decir, que no sea muy fuerte, pero que sí pueda mover objetos de las habitaciones.

Por todos estos riesgos, la Contraloría hizo hace dos años una advertencia de los riesgos del fracking.  Desde entonces, el gobierno ha hecho talleres con expertos de Estados Unidos y Canadá, visitas a esos países para conocer experiencias de fracking y ha contratado a conocedores internacionales para escribir la normativa necesaria.

Dos años después, hay seis bloques adjudicados y la Contraloría constató que la reglamentación no está lista, y que de las visitas a Norte América no quedó mucha capacidad instalada porque los que viajaron fueron los directivos, no los técnicos, y algunos de ellos ya no están en el cargo.  Además, que no hay información suficiente sobre los suelos, las rocas, la posibilidad de temblores y las aguas subterráneas en Colombia, sino estudios de referencia que se han hecho en otros países.

Colombia es uno de los nuve países que tienen el 60% de las reservas de agua en el mundo. Los otros son Brasil, Canadá, China, Congo, India, Indonesia, Rusia y Estados Unidos.  Foto: Conchita Guerra.

Colombia es uno de los nuve países que tienen el 60% de las reservas de agua en el mundo. Los otros son Brasil, Canadá, China, Congo, India, Indonesia, Rusia y Estados Unidos.  Foto: Conchita Guerra.

Bajo el mandato de Maya como Contralor, es posible que esta entidad ya no siga respirándole en la nuca a las autoridades en temas sobre minería e hidrocarburos.   El grupo de expertos ambientales que documentó y analizó temas mineros en la Contraloría de Morelli está por fuera y los temas prioritarios de la entidad ahora son otros.   Así las cosas, el control al tema parece quedar huérfano desde el lado estatal, salvo que la Procuraduría inicie las investigaciones con base en los hallazgos de la Contraloría.  Pero la sociedad civil está alerta y consciente de que  países con instituciones y normas más fuertes como Francia, Alemania, el Reino Unido y varios Estados en Estados Unidos –recientemente el Estado de Nueva York-  y Canadá lo tienen prohibido o al menos suspendido mientras logran más información y capacidades que les aseguren no arriesgar el agua, ni la salud.

 

-Publicidad-
0
7006
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Un frenazo al controversial fracking

Un frenazo al controversial fracking

Estos 13 expertos le abrieron la puerta al fracking en Colombia

Estos 13 expertos le abrieron la puerta al fracking en Colombia

Al abismo

Al abismo

El totazo de los magnates gringos del ´fracking´

El totazo de los magnates gringos del ´fracking´