Colados de Transmilenio: ¿Falta de cultura o reflejo de una crisis social?

"Los altos costos de los pasajes y la falta de subsidios tienen a más de un millón de bogotanos desesperados"

Por: Victor Hugo Villacis Basante
febrero 29, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Colados de Transmilenio: ¿Falta de cultura o reflejo de una crisis social?

Transmilenio es un medio de transporte tipo BRT (Buses de rápido transito) inspirado en un modelo creado en la ciudad de Curitiba en Brasil y adaptado a las necesidades bogotanas. Por estos días existe una gran polémica sobre “los colados” en este sistema; sin embargo, más allá de lo que pueda significar el fomento de cultura ciudadana, como lo narran algunos medios de información nacional, más bien podría ser al buen estilo de Colombia, un conflicto de intereses económicos disfrazado habilidosamente.

Todos quienes viven o conocemos Bogotá hemos usado los servicios del Transmilenio y hemos sufrido en mayor o menor medida las inclemencias de este transporte público, desde algunas consecuencias directas del mismo como la inseguridad y altos costos, hasta situaciones un tanto ajenas a ellos y que rayan en lo absurdo como masturbaciones de los usuarios dentro del sistema. En todo caso, dentro de un verdadero mosaico de situaciones al mejor estilo criollo, esta empresa ha salido “adelante” estos últimos 10 años y bien o mal ofrece sus servicios a los bogotanos. Pese a que es muy reacio con las reclamaciones de sus usuarios sobre sus servicios, en el último año ha venido manifestando muy enérgicamente sobre pérdida de 20.000 millones de pesos anuales en consecuencia de los colados, y es por ello que se ha dado a la labor de estimular mediante sus directivos una campaña anti colados, en la cual inclusive ya se empieza a hablar sobre multas para los implicados de hasta 220 mil pesos. La pregunta que Transmilenio no se ha hecho públicamente y no creo que lo haga (porque no le conviene) es: ¿Qué hay detrás de los colados? ¿Por qué lo hacen? Para tener una respuesta debemos de contextualizarnos en la realidad de Colombia y Bogotá, pues estamos hablando de la quinta ciudad más costosa de América Latina, en medio de un país que ha llegado a registrar cifras de hasta un 68% de empleo informal, según la CUT -central unitaria de trabajadores de Colombia- , una nación que además figura dentro de los 20 países con peores salarios en el mundo , a la par de los más explotadores como China o la India, pero que sin embargo sus pasajes de transporte ”público” son los terceros más costosos de América, solo superados por Chile y Brasil, países que en el caso del primero gozan de una economía demasiado estable y sólida, y Brasil aunque un tanto enmagrecida en el siglo XXI, aun presenta mejores movimientos económicos que Colombia y en las ciudades grandes como Rio de Janeiro o Sao Paulo hay opciones de transportes informales tipo “AeroVan” que son mucho más baratos que los buses del sistema público y son los preferidos por los moradores de bajos recursos que viven en las comunidades o 'favelas', lo cual les ayuda significativamente a amortiguar el bolsillo.

transmileniogambas

Lo que se busca recordando estos datos, es en principio lograr contextualizarse en las potenciales causas de esta mala costumbre Bogotana, eso sí, sin justificar a los colados, porque puede que algunos lo hagan por ir en contra de las reglas, pero tampoco hay que impedirse ver más allá, y por ello necesitamos analizar que les motiva a hacerlo. Por ejemplo, al colarse una persona  se ahorra alrededor de 4.000 pesos al día, lo cual para muchos Colombianos promedio podría significar la diferencia entre comer un verdadero almuerzo o dos empanadas con café para pasar el día en sus jornadas universitarias o laborales

En este contexto han surgido figuras como el Señor Ricardo Saavedra que lidera de manera supuestamente altruista la campaña anticolados, en la cual dice que lo que más le preocupa es ver personas “arriesgando su vida tratando de colarse en elsistema” (4), palabras que no se han cansado de repetir los medios de información, inclusive no deja de ser curioso el gran cubrimiento que ha tenido las iniciativas de este líder comunitario, a quien entre otras no se le conoce bien de donde le salió el dinero para financiar la iniciativa con material como pitos entregados a la comunidad, los cuales se usan para alertar a los policías cuando un ciudadano se esté colando… Situación bien contrastante respecto a la que se presenta con otros ciudadanos como el líder campesino Boyacense Cesar Pachón , quien viene reclamando en los últimos años por nuestro derechos y soberanía agraria, pero es poco promocionado y este año para su desgracia fue llamado a declaratoria por la Fiscalía debido a daño ambiental, justificado por la supuesta quema de llantas en medio del paro agrario, más allá de esto, el estado también se dio las maneras para que le sea emitida una orden de investigación por la Interpol.

transmileniopachon

Cesar Pachón fue llamado este año a declaratoria por la Fiscalía, debido a daño ambiental justificado por la supuesta quema de llantas en medio del paro agrario

Contrastando los polos mediáticos anteriores, se puede inferir que algo no encaja en este discurso sensacionalista y lo que no cuadra es que al parecer esto no es un tema que queda solo en la búsqueda del civismo, educación, o amor por Bogotá (Como llama a su movimiento el Señor Saavedra), esto es un tema que va más allá, es una cuestión que para entenderla debemos de hablar de números, de cifras, pues de los 2000 $ que paga un usuario por subir al Transmilenio, 1700 $ van a parar al bolsillo de 20 familias Bogotanas  y el restante 3000 $ se quedan en la alcaldía de Bogotá. Ósea el 85% de estos dineros que se obtienen del servicio público, quedan en patrimonios privados (algunos hablan de hasta un 96%). Sin embargo, el negocio esta tan a favor de estos últimos, que del restante 15% que representan las “ganancias” del estado, el mismo tiene que responder por toda la manutención del sistema por daños y símiles, mientras que el sector privado solo responde por hacer andar los buses y se presenta a retirar la plata. “Según datos de la red de Veedurías de Colombia, solo en 2010 el recaudo de Transmilenio fue de $735 mil millones, pero el Distrito apenas facturo $41 millones. Pese a sus mínimas ganancias, fue el estado el que debió de asumir en su totalidad los gastos de $102 mil millones correspondientes a funcionamiento, seguridad y aseo. Eso sin contar con la construcción de las troncales: en la Fase I de Transmilenio la ciudad invirtió alrededor de $1 billón y en la Fase II, más de 3 billones”.

cuadrotransmilenio-685x700

Lo que más agracia de esto, es como “fuerzas ocultas” poseen una habilidad excepcional para sin tener que poner la cara, de manera eficiente movilizan al pueblo en cuestión de días para sus intereses personales, disfrazándose en la exigencia de más “cultura ciudadana” cuando en realidad lo que les interesa es tener más ceros a la derecha en sus cuentas, si en realidad Transmilenio buscara una mayor cultura ciudadana los pasajes deberían de ser subsidiados generosamente para población especial como tercera edad, población estudiantil (en Rio de janeiro/Brasil se subsidia el 100% de 70 pasajes mensuales de estudiantes y 100% de tercera edad), combatientes pensionados por lesión, etc… Y no solo el existente subsidio parcial hacia población SISBEN.

En síntesis, el gran problema de los colados podría ser producto de los altos costos de los pasajes y la falta de subsidios a la población que lo requiere. Pero estamos ante una situación muy difícil de superar, ya que tras haberse creado el Transmilenio en el 98, la alcaldía de Peñalosa cedió a entes privados la administración del mismo, fue así como tristemente una obra que se pagó y se sigue pagando con dinero público termino en beneficio del sector privado, y seguramente sucederá lo mismo con el metro de Bogotá, pues desde yá, algunos estudios dicen que para que este sea una realidad, cada bogotano deberá de pagar 130.000 $ mensuales durante 5 años lo cual asegurará finiquitar el proyecto. No es difícil pensar que seguramente después de ello, sea adjudicado a la administración de otras o las mismas familias Bogotanas que hoy en día tienen peleando a Bogotá por culpa de la “falta de civismo”.

-.
0
5535
La gran vida de los hijos de Chupeta

La gran vida de los hijos de Chupeta

Una nueva esperanza en la relación Estados Unidos y Cuba

Una nueva esperanza en la relación Estados Unidos y Cuba

Fico no la tiene ganada, Rodolfo Hernández podría dar la sorpresa en primera vuelta

Fico no la tiene ganada, Rodolfo Hernández podría dar la sorpresa en primera vuelta

Ser pillo paga

Ser pillo paga

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus