Claudia López, la inseguridad no tiene condición de origen

Mensaje de un inmigrante colombiano en España a la alcaldesa de Bogotá a raíz de sus más recientes declaraciones sobre los venezolanos

Por: Jose Angel Londoño Ortiz
marzo 12, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Claudia López, la inseguridad no tiene condición de origen

Respetada, alcaldesa Claudia López:

Soy hijo de la migración interna colombiana. Mi madre del municipio de la Mesa, Cundinamarca, y mi padre, de Ibagué, Tolima. Nací en Bogotá, pero las circunstancias hicieron de mi vida un periplo entre la ciudad que usted administra, el pueblo de mi madre y, al final, la ciudad pequeña y provinciana de mi padre.

Por otras diversas razones, tuve que migrar a España para proteger mi vida. También porque en esa ciudad tan grande, como lo es Bogotá, no pude encontrar la oportunidad de desarrollar mi proyecto de vida con seguridad y en condiciones dignas.

En mis experiencias académicas y laborales en la gran ciudad conocí gentes de todas las partes de Colombia. Acompañé a gestionar pequeñas producciones porcícolas en Chiquinquirá y en Bojaca. Trabajé en Zipacón en la administración pública, de la cual guardo un gran recuerdo en mi corazón. Sea como sea, durante esas experiencias conocí gentes de todo el país: costeños, pastusos, chocoanos, vallunos y santandereanos, nuestro común denominador es que todos vivíamos en Bogotá.

Yo le cuento, alcaldesa, con todo el respeto que usted se merece, que ya casi somos más de 8 millones de colombianos en el exterior. Al ser un trabajador migrante más, un migrante de a pie, he recibido ataques racistas, xenófobos y aporafobicos sin ninguna justificación. También he recibido ataques y desestima de personas que, creyendo eran amigas, me defraudaron y partieron mi corazón, ya que con su soberbia y menosprecio mostraron lo que en verdad son. Lo que más me dolió es que esas personas son colombianas y tan migrantes y de a pie como lo soy yo.

Con esto, alcaldesa, lo que le quiero decir es que todos de alguna manera u otra somos migrantes: migrantes internos, migrantes externos, migrantes laborales, migrantes sociales, migrantes políticos.

Alcaldesa, quiero contarle también, que soy desde hace un año militante del Partido Alianza Verde. Creo firmemente que de las gestiones de los gobiernos alternativos de hoy día depende el cambio que Colombia necesita. Colombia necesita de una esperanza que por décadas se le ha negado. Esa esperanza está depositada en líderes como usted, Carlos Eduardo Caicedo y Virna Jhonson; en concejales como Leonardo Millán de Garagoa en Boyacá o Martín Rivera en Bogotá, entre muchos otros que trabajan por la comunidad y por el cambio que nuestro país necesita.

Alcaldesa, la seguimos desde el exterior. No pretendo desconocer las diversas problemáticas del segundo puesto público más importante del país. No queremos tampoco desconocer las mil y una inciertas acciones de su día a día, las cuales usted enfrenta en ese puesto tan complejo como lo es el ser Alcaldesa de Bogotá. Pero estoy seguro tendrá que usted tendrá un espacio para la reflexión. “Cada día trae su afán”, eso seguro. Pero con todo el respeto, con toda la admiración a su trayectoria, yo le pido un espacio para la reflexión.

La inseguridad no tiene condición de origen, alcaldesa. En todos los países del mundo hay delincuencia, y son eso, delincuentes. Si bien es cierto, Colombia nunca se había enfrentado a una situación de migración como la está viviendo, tampoco hay que negar el hecho migratorio colombiano, del cual todos somos parte.

Yo le puedo asegurar que hoy en día no hay un hogar colombiano que no conozca o tenga que ver con personas migrantes en su familia o amigos. Somos millones de colombianos en el exterior. Muchos cometen errores y son delincuentes, pero la inmensa mayoría vinimos a trabajar, a estudiar y a ser los mejores representantes de nuestro país. Tuvimos que salir al no tener las condiciones sociales, económicas y políticas para hacer nuestras vidas. También sabemos lo que es ser extranjero en tierras lejanas, como lo son hoy más de dos millones de venezolanos en Colombia.

Alcaldesa, al delincuente presentarlo a la justicia, sea de donde sea, en eso toda la ciudadanía la apoya, pero estigmatizar a una parte de la población es dañar la posibilidad de una convivencia en la diversidad con respeto, como aun hoy día estamos estigmatizados los colombianos frente al narcotráfico y la corrupción.

Le deseo éxitos en su gestión, que sé que no es fácil. Pero esperamos que sea usted, esa mujer valiente, luchadora, líder vanguardista que tenemos como referencia desde la séptima papeleta por allá en 1989 y busque esa convivencia en la diversidad, con respeto. No es fácil, pero seguro que usted podrá lograr iniciar ese trabajo. Ciudades como Barcelona y su área metropolitana lo han venido logrando paso a paso, en un trabajo continuado que ya lleva 17 años.

-.
0
400
El sueño frustrado de Germán Vargas Lleras

El sueño frustrado de Germán Vargas Lleras

Un narco colombiano y un presidente paraguayo, los sospechosos del asesinato del fiscal Marcelo Pecci

Un narco colombiano y un presidente paraguayo, los sospechosos del asesinato del fiscal Marcelo Pecci

Estaba invicto y me pringaron de Covid

Estaba invicto y me pringaron de Covid

Enfrentarse a un papá militar: la valentía de Carlos Vargas, el más macho de la T.V

Enfrentarse a un papá militar: la valentía de Carlos Vargas, el más macho de la T.V

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus