Chocó: la RAP de los dos mares y los estrategas del pereque

Se han conformado siete RAP en el país. El Chocó pertenece a dos, a la del Pacífico, y la de los dos mares. ¿Se aprovecha o se desperdicia ese privilegio geográfico?

Por: José E. Mosquera
agosto 08, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Chocó: la RAP de los dos mares y los estrategas del pereque
Foto: Flickr

Las Regiones de Planeación Administrativas (RAP) son el desarrollo de los artículos 306 y 307 de la Constitución Política. Desarrollo que se materializó con la expedición de la Ley 1962 de 2019. Norma que contiene los parámetros de las alianzas para impulsar proyectos de desarrollo regionales entre los departamentos.

Se basan en las voluntades administrativas y políticas entre los gobernantes de los departamentos y serán las voluntades políticas que permitirán que en un futuro las RAP se puedan convertir en entidades administrativas territoriales RET. Es claro que hasta ahora ningún departamento pierde su estructura administrativa y su autonomía territorial.

Son varios los antecedentes de los planes regionales de desarrollo entre departamentos que ha participado el Chocó: el Plan Darién de la OEA, Plan de Desarrollo Integral del Pacífico (Plaidecop), el Corpes de Occidente, Chocó Biogeográfico, el Proyecto Biopacífico, el Plan del Gran Darién y el Plan Pacífico.

En ninguno de los casos los departamentos participantes han perdido su autonomía y se han modificado sus fronteras. Hasta ahora se han conformado siete RAP en el país, interesante analizar la naturaleza y los objetivos de cada una de ellas para tener un panorama nacional más amplio y claro sobre las mismas.

El Chocó pertenece a dos RAP, a la del Pacífico con Valle, Cauca y Nariño y la de los dos mares con Antioquia. De hecho, han surgido muchas críticas contra la RAP con Antioquia por la falta de socialización de sus alcances por parte de la gobernación del Chocó.

Críticas sustentadas en muchos antecedentes en las relaciones entre los dos departamentos, pero especialmente los relacionados con el litigio de límites de Belén de Bajirá. Obviamente que también por la manera arrogante y la aureola de superioridad como, a mi manera de ver, el gobierno de Antioquia de Luis Pérez Gutiérrez afrontó el diferendo.

Más allá de dichos episodios nefastos como deben ser las relaciones de vecindad entre dos departamentos fronterizos, lo que se observa en este debate sobre esta RAP son argumentos en la mayoría de los casos superficiales, sustentados en imaginarios para exacerbar sentimientos regionalistas con fines electorales mediáticos, pero en el fondo carentes de estudios reposados, rigurosos y profundos.

De plano en muchos argumentos se evidencian demasiadas desinformaciones y mucho parroquialismo sobre la envergadura de una alianza clave e importante para impulsar obras desarrollo. Obras vitales dentro del contexto de nueva ruta de la seda de China en el Pacífico americano y el Gran Caribe. Comparto algunas de las críticas contra la RAP de los dos mares por la falta de socialización en la comunidad chocoana por parte de los funcionarios de la gobernación del Chocó.

Otras críticas solo tienen fines de manipulaciones de los sentimientos regionalistas con metas electorales y sin propuestas desarrollo concretas para sacar al departamento del atraso. La gran mayoría de aquellas críticas solo las hacen pensando en los cálculos electorales de las próximas elecciones que en análisis profundos y bien documentados sobre cada uno de los proyectos que se impulsan en dicha alianza.

Es evidente que esa clase de críticos no se han detenido a examinar que los departamentos vecinos del Chocó tienen una visión geopolítica construida desde hace decenios. Antioquia y Risaralda tienen visiones geopolíticas bien estructuradas desde hace decenios para de salir a los mercados del Pacífico por el Chocó.

Antioquia ha tenido una visión geopolítica y geoestratégica sobre los mares desde 1784 y tiene otra desde el siglo XIX para llegar a los mercados centroamericanos con la conexión terrestre de la carretera Panamericana ruta norte.

De aquellas visiones geopolíticas se desprenden los intereses de los caldenses y risaraldenses en la construcción de la ruta sur de la carretera Panamericana y en los puertos en Bahía Solano, Cupíca y ahora en Tribugá. Por eso son grandes timoneles en la construcción del Puerto de Tribugá.

Antioquia desde el siglo XVIII tienen una visión geopolítica de salida a los mercados del Pacífico por el Chocó, visión que esta sustentadas en que desde el siglo XIX ha tenido que ver en gran parte de los proyectos portuarios, ferroviarios, de cables y carreteables que unen al centro del país con la costa pacífica chocoana.

¿Cuál es la visión del Chocó sobre los accesos a esos mercados mundiales teniendo los privilegios de control territorial de costa en ambos mares? A leguas se observa que a la actual clase dirigente chocoana no tiene una visión bien estructurada sobre cómo se debe aprovechar el privilegio geográfico y geoestratégico de tener costas en ambos mares para fomentar el comercio y las relaciones internacionales.

Lo polémico es que nos dejamos arrastrar por las políticas y estrategias del miedo del centralismo nacional y de los líderes de algunos de los departamentos vecinos para mantenernos confinados en el aislamiento, el atraso y en la pobreza y para que no comprendamos la trascendental importancia que tenemos en los mares.

Es allí donde estriba una de las más grandes debilidades y esas mismas debilidades se refleja en gran parte de la sociedad chocoana. Tenemos una visión centralista y mediterránea del desarrollo, de miedo a ser competitivos y de culpar a los otros de nuestras grandes debilidades.

Nos quedamos solo fomentado estrategias del pereque, somos poco estudiosos de nuestra realidad geopolítica y geoestratégica. En consecuencia, en nuestras arraigadas visiones parroquiales ocultamos nuestras incapacidades administrativas y de liderazgos.

El Chocó tiene una clase dirigente miope, mediocre e incapaz. Una clase dirigente y unas capas sociales de diletantes con aureolas de reyezuelos de aldeas que no tienen una visión clara sobre cómo el Chocó debe aprovechar ser el geocentro del Pacífico americano y el Gran Caribe.

Por la visión tan parroquial estamos de espalda a la nueva ruta de la seda de China, que es el proyecto de desarrollo económico y comercial más importante y estratégico en el mundo. No tenemos proyectos, ni planes de desarrollo viables para insertarnos en los mercados del Indo-Pacífico, dado que el péndulo del poder mundial se ha desplazado a Asia, y especialmente en el Indo-Pacífico.

Son más de 130 países de los cinco continentes que se han unido a las rutas de la seda, países que representan más de 4.000 millones de habitantes, el 63% de la población mundial y un 40% del PIB global.

No he leído ni una solo propuesta de gran envergadura para resolver las inundaciones del río Atrato, tampoco sobre cómo convertir al Pacífico en un polo de desarrollo industrial en América Latina y menos como ser parte de la nueva ruta de la seda del Pacífico y el Gran Caribe. Conclusión: el Chocó está lleno de estrategas del pereque que lo tienen sumergido en la corrupción y el atraso.

@j15mosquera

-.
0
200
El pasado del hombre que Petro nombró su Comisionado de Paz

El pasado del hombre que Petro nombró su Comisionado de Paz

El coreano que quiere llevar alta tecnología al campo de la mano del gobierno Petro

El coreano que quiere llevar alta tecnología al campo de la mano del gobierno Petro

Los millonarios contratos en asesorías de ministerios del Gobierno Petro

Los millonarios contratos en asesorías de ministerios del Gobierno Petro

Iván Duque y Marta Lucía Ramírez: crónica de dos personas que nunca se soportaron

Iván Duque y Marta Lucía Ramírez: crónica de dos personas que nunca se soportaron

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus