"A Cesar Augusto Londoño le queda grande El Pulso del Fútbol"

"El arquitecto no tiene la autoridad, tacto y paciencia para contener esa avalancha de energía que representa Iván Mejía"

Por: Fernando Dorado
febrero 03, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Crédito Youtube

El Pulso del Fútbol, programa estrella de Caracol Radio, tiene sus días contados. El formato del espacio radial con Hernán Peláez Restrepo es muy difícil de lograr, replicar y mantener. ¡Lástima! dirán los oyentes asiduos que de lunes a viernes escuchan el programa a la 1:00 pm.

Era un programa deportivo realmente entretenido. El arte, la magia y la atracción de ese espacio periodístico consistía en que combinaba investigación, información, humor, debate e interlocución –no explícita– entre el dúo de experimentados y entendidos comentaristas y sus consuetudinarios radio-espectadores.

Y es que César Augusto no puede reemplazar a Peláez. El anterior codirector del programa era un artista conteniendo a Iván. Era como un Beckembauer enfrentando a un Maradona. Lo aguantaba, frenaba con suavidad, no rivalizaba con él, mantenía una especie de presión y tensión que era el verdadero pulso entre dos gladiadores. En esa tarea era un maestro insubstituible el ausente y notable comentarista histórico de Caracol, Hernán Peláez Restrepo.

La audiencia era atraída y hechizada por varios aspectos que están representados en dos personalidades absolutamente diferentes y contrarias. El uno es explosivo y sanguíneo; el otro es tranquilo y flemático. El primero se destaca por sus comentarios incisivos que rayan en la agresión verbal y éxtasis compulsivo. El segundo basaba su actuación en su memoria prodigiosa, su sentido práctico, permanente alegría y sentido del humor que se traducía en comentarios precisos e inteligentes.

Esa conducción del programa entre “mamagallística”, paciente y muchas veces cínica, era un gran atractivo porque parecía que en algún momento Mejía iba a estallar contra su colega y amigo. Los momentos de exaltación histérica de Iván criticando jugadores engreídos, técnicos narcisos o empresarios corruptos, eran esperados por todos pero, a la vez, se estaba atento a ver cómo Hernán lograba capotear esos instantes. Eran situaciones de gracia infinita.

César Augusto no puede hacerlo porque entra en competencia y rivalidad con Iván. El programa termina asemejándose a la “polémica en los deportes” en donde Jaime Ortiz Alvear se gozaba a Edgar Perea, pero ese era otro formato. Pero además, Londoño no tiene la autoridad, tacto y paciencia de Peláez para contener esa avalancha de energía y disertación que representa Mejía. Pero en fin, no hay nada eterno en el mundo y todo tiene su final.

El Pulso del Fútbol se quedó sin el principal pulso que era entre Hernán e Iván. ¡Lástima!

 

-.
0
21187
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Quién es el idiota que paga por ver a Carlos Antonio, Cesar Augusto y Eduardo Luis?

¿Quién es el idiota que paga por ver a Carlos Antonio, Cesar Augusto y Eduardo Luis?

Nota Ciudadana
Recordando 'La gran polémica de los deportes'

Recordando 'La gran polémica de los deportes'

La falta que le hace a los fans del Pulso del fútbol Iván Mejía

La falta que le hace a los fans del Pulso del fútbol Iván Mejía

Nota Ciudadana
La lambonería de Cesar Augusto Londoño con los dueños de los equipos

La lambonería de Cesar Augusto Londoño con los dueños de los equipos