Causas y consecuencias de lo que ocurre en Afganistán

El futuro de las potencias mundiales está en Eurasia. Por eso, así Estados Unidos retire sus tropas de Afganistán, seguirá controlando rutas del narcotráfico allí

Por: Vicente Zambrano Rojas
septiembre 14, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Causas y consecuencias de lo que ocurre en Afganistán
Foto: Pxhere

Se cumplen 20 años del cuestionable atentado a las Torres Gemelas, del cual el gobierno norteamericano sacó el máximo provecho para lanzar su guerra contra el terrorismo en Afganistán. En este sentido, vamos a debatir la versión oficial del suceso y nos adentraremos en las causas y consecuencias coyunturales desencadenadas por los anglosajones desde el siglo XIX, que en el presente tiene a China y Rusia como principales rivales.

Desde la Antigüedad hasta el presente, Afganistán ha sido invadido por persas, helénicos, mongoles, británicos, soviéticos y estadounidenses. En el siglo XIX era una importante vía para la explotación de los recursos naturales y control de las rutas del comercio que le servían de puente para la dominación británica en la India[1] como lo afirmaba Marx: “El este de la India estaba ya tan sobrecargado en el año 1852 que solo una expansión comercial completamente nueva a través del Panshab y de Sind hacia Bujara, Afganistán y Beluchistán”[2].

En el siglo XIX los anglosajones buscaban contener la expansión de Rusia en Asia Central (un objetivo que hasta hoy se mantiene); promovieron —como lo denunció Marx— “el cultivo de opio en la India y su venta de contrabando en China que sirvió para la desestabilización social, política y económica de la región”[3], como lo harían un siglo y medio después en Afganistán. En este contexto, él definía a Afganistán como un “término meramente poético para designar diversas tribus y Estados, como si se tratara de un país real. El Estado afgano no existe”[4]. Esta afirmación no ha cambiado porque en la actualidad Afganistán y muchos países de Oriente Medio y África “son un mosaico de naciones sin Estado y de Estados sin naciones”[5], fruto de la división hecha a regla por las potencias coloniales y no como resultado de la división que tuviera en cuenta el mapa cultural y religioso de cada región.

En el siglo XX “las administraciones norteamericanas querían tener el control de Afganistán para la construcción de un oleoducto que atravesará Turkmenistán, Afganistán y Pakistán”[6]. Y para ello desde la década de 1970 contaba con sus títeres afganos que a principios del siglo XXI fueron puntualmente Hamid Karzai, Zalmay Khalilzad y Ashraf Ghani.

El 7 de octubre de 2001 la OTAN invadió a Afganistán con el pretexto de buscar a Osama Bin Laden, a quien culparon de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y a los talibanes por esconderlo, aunque esta “guerra antiterrorista es en realidad una guerra energética y el 11-S fue el pretexto[7] planificado por la administración Bush para llevarla a cabo.

El “11S se generó porque los dirigentes políticos de Estados Unidos sabían con décadas de anticipación que las reservas de petróleo se estaban agotando y necesitaban un pretexto para invadir un país petróleo como Afganistán”[8]. En este sentido Estulin afirmó de manera certera que en los años siguientes a la invasión a Afganistán las guerras declaradas por Estados Unidos serían “por el abastecimiento de energía en constante declive”[9], como efectivamente ocurrió cuando inventaron que había armas de destrucción masiva en Irak e invadieron este país petrolero en 2003. Después invadieron Libia, otro país petrolero y Siria, un país rico en gas culpando respectivamente a Gadafi y Bashar al Assad por crímenes contra la humanidad y violación de Derechos Humanos. Todos los países mencionados cuentan con los recursos de disputa del siglo XXI que se resumen en una palabra: energía.

Con la ocupación de Afganistán los anglosajones lograron “resucitar el comercio de opio”[10] porque este cultivo había decaído durante el gobierno talibán (1996-2001) con apenas “8000 hectáreas en 2001. Esta producción aumentó exponencialmente porque en 2020 había 224.000 hectáreas de cultivo de amapola, siendo el país de donde salen el 84% de los suministros de la heroína mundial[11]. Estos datos nos llevan a pensar que la OTAN durante 20 años ha tenido un narco-gobierno títere en Afganistán con el cual ha podido mantener la guerra, el caos perpetuo, la desestabilización, el subdesarrollo y la corrupción en parte de Asia Central. Esta última fue ampliamente demostrada en el informe de 2016 Corruption in Conflict: Lessons from the U.S. Experience in Afghanistan en el que se concluye que “el gobierno de Estados Unidos participó directamente en promover la corrupción con líderes afganos que compartían sus intereses”[12].  

La invasión de Afganistán pasará a la historia como la guerra más larga de Estados Unidos. Ha sido principalmente una victoria para el Complejo Militar Industrial porque la OTAN “invirtió” más de 2 billones de dólares en Afganistán que fueron a dar a corporaciones de la guerra como Looking Martin y Boeing y a las corporaciones petroleras que se hincharon los bolsillos con billones de dólares y explotación de los recursos naturales como litio, oro, hierro, petróleo, gas, carbón, piedras preciosas, cobre, tierras raras, entre otros recursos.

Para la retirada de Afganistán el gobierno de Estados Unidos del presidente Trump y los talibanes firmaron un acuerdo de paz el 29 de febrero de 2020 en Doha (Catar) en el que se estipulaba la retirada de la OTAN de Afganistán en un plazo de 14 meses, mientraslos talibanes se comprometieron a no permitir grupos como Al Qaeda en las zonas que controla[13]. Con esta política a finales de diciembre de 2020 las tropas de Estados Unidos en Afganistán eran reducidas a 2500. Este proceso fue terminado el 30 de agosto de 2021 por la administración Biden, por lo que “continuó con la política aislacionista de su predecesor con el objetivo de solucionar problemas internos y tener un nuevo impulso en su política internacional”[14], aun así este decisivo cambio puede traer consecuencias negativas para Estados Unidos en Oriente Medio y otros escenarios, así como para otros países como India e Israel, mientras que beneficia a Pakistán, Irán y Catar[15]

Finalmente podemos decir que con a la retirada militar de la OTAN de Afganistán, los anglosajones van a concentrar sus esfuerzos económicos, militares y geoestratégicos en Asia Pacífico para contener a China, aun así dejan una arteria abierta por la que China se abalanzará por Asia Central rumbo a Europa en su proyecto a largo plazo de la Ruta de la Seda, mientras Rusia continuará con la venta de armas a los talibanes.

El futuro de las potencias mundiales por el predominio global está en Eurasia. Por este motivo, Estados Unidos así retire sus tropas de Afganistán seguirá controlando las rutas del narcotráfico que ha ayudado a tender en Asia Central a través de sus contratistas, continuará vendiendo armas, comprando o apropiándose del petróleo, el gas y el litio, aunque es importante señalar que su poderío militar-industrial ha disminuido en los últimos 50 años. Por otro lado, China buscará extender su Ruta de la Seda por tierra en Asia Central pasando por Pakistán y Afganistán rumbo al mar Arábigo[16], mientras que Rusia continuará buscando extender su influencia más allá de las ex repúblicas soviéticas. Por ello podemos afirmar que con la retirada de Estados Unidos de Afganistán se acentúa la lucha tripolar (Estados Unidos, China y Rusia) por el dominio global que abre un nuevo y desastroso capítulo en la historia.

El gobierno talibán asume un Afganistán destrozado por décadas de guerra, con amenaza de guerra civil, “el pueblo que ha pasado de tener una pobreza del 38,8 % en 2011 al 70 % en 2021, el desempleo es del 50 %”[17] y la reconstrucción del país tardará más de una generación, pese a que es un país rico en “minerales y metales de tierras raras que valdrían entre $1 billón y $3 billones en 2020”[18]. Todo esto abre el apetito de las grandes corporaciones, sus contratistas y países como China que el 08 de septiembre de 2021 anunció “el envió de 31 millones de dólares en ayudas en grano, suministros para el invierno, vacunas y medicamentos, que se suman a otro lote de tres millones de dosis de vacunas contra el covid-19”[19], mientras que Rusia, Turquía e Irán ofrecen mantener lazos con el gobierno talibán.

Este nuevo capítulo de la historia nos deja interrogantes que permiten repensar estos acontecimientos: ¿Para qué se retira la OTAN de Afganistán? ¿Qué fuerzas en la sombra hay detrás de esta retirada de Afganistán?

Comentarios finales

Una investigación señala que durante 20 años de guerra en Afganistán, Estados Unidos “invirtió” 26 billones de dólares, ha enviado 800.000 militares, de los cuales 20.666 fueron heridos, entre 2.352 y 2.443 murieron, mientras que probablemente los afganos perdieron 66.000 entre militares y policías, 47.245 civiles muertos; de los talibanes y otros grupos insurgentes murieron 51.191, entre otras bajas. La guerra ha dejado 2,5 millones de refugiados afganos en países como Irán y Pakistán en su gran mayoría y la migración interna ha sido de 3,5 millones de personas. Este informe está disponible en: https://www.washingtonpost.com/world/2021/08/20/afghanistan-war-key-numbers/

El investigador Alfredo Jalife en 2019 publicó una lista de los minerales de tierras raras existentes en Afganistán, entre los cuales destacó: escandio, lantano, cerio, neodimio, samario, terbio, entre otros. Disponible en: https://www.alfredojalife.com/2019/05/29/rare-but-everywhere/

 

________________________________________

Referencias

[1] Aquí nos referimos a un artículo de Marx con este título publicado el 25 de junio de 1853 en New York Daily Tribune.

[2] Marx, Karl. Artículos periodísticos, la crisis del comercio y la industria, traducción de Amando Diéguez e Isabel Hernández, editorial Alba clásica, 2013, pág. 209.

[3] Marx, Karl. Artículos periodísticos, historia del comercio del opio, traducción de Amando Diéguez e Isabel Hernández, editorial Alba clásica, págs. 361- 366.

[4] Attali, Jacques. Karl Marx o el espíritu del mundo, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2007, págs 188-189 cita tomada de The American Journalism of Marx and Engels. A selection the New York Daily Tribune editado por Henry M Christman, introducción de Charles Blitzer, The New American Library, 1966.

[5] De Currea, Víctor. El Estado Islámico, Editorial Penguin Random House, 2016, pág. 12.

[6] Estulin, Daniel. Los secretos del Club Bilderberg, traducido por Eva Robledillo e Isabel Fuentes, Barcelona, editorial Planeta, 2008, págs. 155-172.

[7] Ibíd. pág. 228.

[8] Ibíd. págs. 204-210.

[9] Ibíd. pág. 206. Cita tomada de la obra de Michael C. Ruppert: Cruzando el Rubicón.

[10] Ibíd. pág. 205. Cita tomada de la obra de Michael C. Ruppert: Cruzando el Rubicón.

[11] El opio de Afganistán, el otro botín que se quedan los talibanes, 23 de agosto de 2021. Disponible en vía web: https://www.larazon.es/internacional/20210823/srry5xgdu5hpljxrwvncjzjsdi.html

[12] Special Inspector General for Afghanistan Reconstruction. Corruption in conflict: Lessons from the U.S experience in Afghanistan, septiembre de 2016, pág. 73. En vía web: https://www.sigar.mil/pdf/lessonslearned/sigar-16-58-ll.pdf

[13] BBC News Mundo. EE.UU. y el Talibán firman un histórico acuerdo que prevé la retirada de todas las tropas estadounidenses de Afganistán, 29 de febrero de 2020. Disponible en vía web: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51689432

[14] Lee Wynne, Patricia. El 11S y la debacle en Afganistán: adiós a las "guerras eternas", 9 de septiembre de 2021. En vía web: https://mundo.sputniknews.com/20210909/el-11s-y-la-debacle-en-afganistan-adios-a-las-guerras-eternas-1115869153.html

[15] Jalife, Alfredo. ¿Qué hay Detrás de Afganistán? | Radar Geopolítico, 19 de agosto de 2021. En vía web: https://www.youtube.com/watch?v=RsqXLbnoDBY&t=973s

[16]Ibíd.

[17] Global Times. ¿Qué dejó la guerra de 20 años de Estados Unidos para Afganistán? 17 de agosto de 2021. En vía web: https://www.globaltimes.cn/page/202108/1231656.shtml

[18] Weizhen Tan. China puede alinearse con los talibanes e intentar explotar los metales de tierras raras de Afganistán, advierte un analista. Cita tomada de: The Diplomat. En vía web:  https://www.cnbc.com/2021/08/17/taliban-in-afghanistan-china-may-exploit-rare-earth-metals-analyst-says.html

[19] Sedano, Rodrigo. China hace millonaria donación a Afganistán sin obviar la amenaza terrorista, 09 de septiembre de 2021. En vía web: https://www.france24.com/es/asia-pac%C3%83%C2%ADfico/20210909-china-donaci%C3%83%C2%B3n-afganistan-amenaza-terrorista

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Como en Venezuela: anarquía

Como en Venezuela: anarquía

Nota Ciudadana
Los últimos días del histrión

Los últimos días del histrión

Nota Ciudadana
China, narcotráfico y pena de muerte

China, narcotráfico y pena de muerte

Cocaína, la guerra perdida

Cocaína, la guerra perdida