Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Catedral: picando el cielo veinte años después

Sobre la presentación de la banda de grunge en Rock al parque

Por: Diego Leonardo González Rodríguez
Agosto 20, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Catedral: picando el cielo veinte años después
fotolog.com

Pasaron veinte años para ver tocando a Tomás Rueda, Miguel Navas y Amós Piñeros. Miembros originales de la agrupación de grunge, Catedral. Esta vez no tocaron en la Plaza de Toros de Santa María, ni en el Olaya Herrera. Su sonido mejoró con el paso de un tiempo que al parecer para el vocalista de la banda sólo fueron un par de suspiros. Para otros cambió desde la manera de escuchar la música (casetes) hasta los sonidos, generaciones y, protagonistas de Rock al Parque.

Un sonido aplastante y enérgico comenzó a sonar el escenario Bio del Parque Simón Bolívar. “Estamos vivos o no”. Preguntaba, Amós Piñeros, vocalista de la banda bogotana, Catedral. Las guitarras de Miguel Navas rugían agudas acompañando el sonido de los platillos del nuevo baterista de la agrupación, Pol Moreno. Abrieron la presentación tocando La Hiedra, y le pusieron audífonos al corazón de una generación electrizada hace 20 años por el sonido del grunge.

La segunda canción fue dedicada a los habitantes de la calle. Amós hace que por un instante se recuerde a Calidoso –indigente asesinado cerca de la Universidad Javeriana– Pide que no nos vuelva a pasar la historia del tártaro mendigo, aquél hombre que inspiró el tema El Poeta. La reflexión es que no vuelva pasar un acto así y que los diablos verdes nos dejen bailar otros 20 años más.

Amós le pidió al público un poco más de ánimo. Insistió una, dos, tres veces. Todo continuó igual, salvo algunas cometas que aparecieron en el cielo. Volvimos a escuchar a Catedral después de su efímero paso a mediados de los noventas. Ahora más que antes tienen un toque a Stone Temple Pilots. La voz expulsada por los parlantes tenía una pizca de la esencia vocal de Scott Weiland.

Gritos y silbidos en el tema Flotando al viento. La historia de los sonidos de nuestro rock siguió latiendo al escuchar devuelta a aquellos frenéticos muchachos que después de muchos años regresaron a casa. Ese cuarteto que con imaginación inscribió su historia en los nuevos sonidos colombianos. Amós Piñeros agradece a su amigo y gestor cultural, Doni Rubiano, por engrandecer la escena del rock local. Un mensaje al cielo. Un hombre se ha ido, su trabajo no. Y nada ha sido olvidado. El frontman repitió su agradecimiento a su amigo. Catedral Seguía picando el cielo gris al medio día de un lunes festivo de agosto. Hicieron justicia a la memoria de Rubiano, quien seguirá presente a pesar de su ausencia eterna. El violín rebelde de Piñeros se conjugó con el redoblar de los tambores y Picando el cielo, tomó otro sentido.

Cielo gris. Algo de viento. Un poco de lluvia. Siempre ha sido así desde hace 20 años. Sólo una vez el mal tiempo logró aplazar un Rock al Parque. Amós agradeció a 4 Canales, aquel programa radial que hace más de dos décadas mostraba lo que los rockeros colombianos proponían. Los recuerdos salían a flor de piel de gallina al es cuchar la cortinilla de 4 Canales. La adolescencia tiene banda sonora. <>. Esa estrofa se repitió muchas noches de domingo en la Radiodifusora Nacional de Colombia. No importaba, no importó, no importa y no importará. Porque nadie se cansa de escuchar buena música.

Las guitarras rítmicas de Miguel Navas se empoderaban con riffs agresivos, mientras Pol Moreno como una máquina de coser le pegaba a los toms. Tomás Rueda igual que hace dos décadas siguió haciendo el engranaje perfecto, invisible, resistiendo desde el bajo el peso de la canción Redes Rojas. Han pasado más de 7.300 días desde la presentación de 1994 que fue debut y despedida.

El líder vocal de Catedral aprovechó para promocionar camisetas y próximos conciertos. Hasta entonces volveremos a salir a caminar en la noche a buscar el sonido de Catedral. Tal vez Piñeros se haya sentado a rayar de nuevo el papel. La espera merecerá un nuevo disco o será preferible no romper el mito. Pueda ser que de nuevo haya atinado a escribir algunos coros para identificar a una nueva generación de bogotanos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
585

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Se viene el peor Rock al Parque de todos los tiempos

Este año el festival bogotano se apresta para ser una chambonada, donde la policía podrá ser la banda más sonada, con su nuevo código represor
Rock al Parque: ¿extrema convivencia?

Rock al Parque: ¿extrema convivencia?

"Escribo estas líneas por la indignación que me produce el comportamiento de los barristas de Millonarios durante la presentación de la banda argentina de punk-rock Dos Minutos"
Un canal que es “Capital del Rock”

Un canal que es “Capital del Rock”

"Durante 20 años Canal Capital y el festival Rock al Parque han crecido juntos"
Rock al Parque necesita un revolcón

Rock al Parque necesita un revolcón

El festival ha perdido su esencia a lo largo del tiempo. Ante la llegada de nuevos ritmos, de rock es poco lo que queda