‘Castrochavismo’, un cascarón vacío del Uribismo

“Este es tan solo un concepto más en la amplia estrategia de desinformación y construcción ideológica del Centro Democrático”

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado
Agosto 29, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
‘Castrochavismo’, un cascarón vacío del Uribismo
Foto: semana.com

Fuera de las huestes uribistas, nadie se toma muy enserio la categoría difusa y absurda del Castrochavismo. Hasta su tratamiento público se reduce única y exclusivamente a la guardia pretoriana del senador Uribe. El Castrochavismo tan solo es un concepto más en la amplia estrategia de desinformación y construcción ideológica del Uribismo. En efecto, para dotar una categoría de sentido se requiere de un adecuado sustento ideológico, social y cognitivo; y en la plataforma ideológica del Uribismo subyace la imperiosa necesidad de construir y modificar conceptos. Por eso los Uribistas más acérrimos llevan años hablando de la amenaza del Castrochavismo (sin definirlo) y lo vinculan a su hipótesis de que el país “está siendo entregado a la guerrilla” y en los últimos meses a un panorama apocalíptico de una Colombia sometida a una dictadura de corte castrista o a un gobierno en decadencia como el de Maduro en Venezuela. La estrategia es clara: que los colombianos, ante el evidente desgaste del modelo cubano y la crisis del Socialismo del Siglo XXI, vean con malos ojos a un sector que posiblemente sea cercano a esas ideas. Sin embargo, su estrategia no ha sido efectiva. No conozco el primer académico serio que realmente considere válida esa premisa Castrochavista sin poner en riesgo su criterio. Tampoco escucho a la gente del común hablando con propiedad sobre la amenaza del Castrochavismo. A mi juicio, solo es una categoría más en el amplio repertorio uribista que bajo la idea de “repite mil veces hasta que sea una verdad” no ha generado el impacto deseado.

¿Qué es el Castrochavismo?

Según los discursos del expresidente (la principal fuente sobre el castrochavismo), es la entrega del país a un grupo subversivo cercano a las ideas chavistas (Socialismo del siglo XXI) y a la Revolución cubana. Nada más. A eso se reduce una categoría que opera más como un eslogan con una finalidad tendenciosa que una concepción que favorezca un debate de ideas y argumentos. La intención directa es generar una conexión entre el modelo cubano, con una dictadura que se extendió por 50 años en un gobierno aislado por poderosos intereses económicos, con la posible situación del país en un futuro cercano. Para contrarrestar tamaño sinsentido es recomendable recordar la historia.

En la actualidad el gobierno cubano se encuentra en un proceso de cercanía con los Estados Unidos, su enemigo histórico desde la revolución en 1958. Hoy Cuba no es un Estado tapón favorable a los intereses de los soviéticos y tampoco es un actor de extrema importancia para alterar el orden mundial como si lo fue en 1962 en la denominada Crisis de los misiles. Hoy en Cuba anida un romanticismo revolucionario y social que solo es un ensueño, ya no es un referente para fomentar la lucha revolucionaria en el mundo. La apertura económica con Estados Unidos es un indicio del desgaste del régimen. El modelo cubano ya no es una amenaza como si lo fue hace 50 años. En este sentido la aseveración uribista es desinformarte y desconoce las circunstancias históricas y actuales de ese modelo. Me pregunto: ¿Será posible que Estados Unidos y la Unión Europea respalden un proceso cuya finalidad sería instaurar un modelo comunista como el cubano en la región? Eso a todas luces atentaría contra el sentido común.

Con Venezuela la historia no es muy diferente. Es más que evidente la decadencia del legado chavista. Sin mayorías parlamentarias y en medio de una crisis económica tan severa que el gobierno la ha calificado como una “guerra económica”. El modelo chavista está en agonía y no es factible pensar en su continuidad cuando Maduro salga del poder. Pensar que en Colombia, con la desmovilización de un grupo alzado en armas con un fuerte componente político, que ha vivido toda la transición histórica de un proyecto ideológico, la caída del Muro de Berlín, la desintegración de la Unión Soviética, el ascenso y caída de la izquierda latinoamericana, pretenda implementar un modelo similar es vulnerar la sensatez del componente político de las FARC. No creo que la FARC como agrupación política sea tan ingenua y pretenda retornar a dinámicas desgastadas que no gozan de reconocimiento. Sería un suicidio en su proyecto político. De ser así les sugiero a los futuros dirigentes del movimiento político de las FARC que replanteen y actualicen los pilares ideológicos y programáticos de su proyecto político. Para ello van a contar con un fuerte respaldo académico desde el Centro de pensamiento que van a formar cuando estén en la legalidad. Les recuerdo que la política no se crea ni se destruye, solo se transforma.

Finalmente, pensar que en pocos años el movimiento político de las Farc llegará al poder central es utópico. Será un proceso (si les va bien) que les obligará a reconvertir su capacidad de movilización para consolidar una plataforma electoral en las grandes urbes. Los mayores centros electorales del país y los que definen el futuro político de la nación. Será un trabajo arduo: construir confianza, consolidar una plataforma electoral y que el electorado les crea. Además, van a jugar con un partido político y en Colombia dada la personalización de la política un partido no es garantía de reconocimiento. En las ciudades la confianza en los partidos es mínima. A Uribe le funciona por lo monolítico y caudillista de su partido. Asimismo, recordemos que llegó a la presidencia sin el apoyo formal de ningún partido. En conclusión, siendo acordes con la realidad, el castrochavismo solo es un cascarón vacío, no dice mucho de la realidad actual o futura del país, en eso solo cree el senador Uribe y algunos de sus seguidores.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3290

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Las instituciones no delinquen

Las instituciones no delinquen

Nota Ciudadana
Colombia y Medellín apuntan a una revolución 4.0, pero sin revolucionarios

Colombia y Medellín apuntan a una revolución 4.0, pero sin revolucionarios

Nota Ciudadana
Así quiere el uribismo tomarse Norte de Santander

Así quiere el uribismo tomarse Norte de Santander

Nota Ciudadana
Los colombianos en el exterior no estamos felices con el PND de Duque

Los colombianos en el exterior no estamos felices con el PND de Duque