Carta abierta de una cristiana de centro izquierda para las iglesias

Ser cristianos no puede pasar por el desconocimiento de la realidad del país. No se han debido apoyar candidatos con presuntos vínculos a estructuras ilegales...

Por: Natalia Rodríguez Casteblanco
mayo 20, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Carta abierta de una cristiana de centro izquierda para las iglesias
Foto: Pixabay

“Él muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes;
da la sabiduría a los sabios y la ciencia a los entendidos”.
(Daniel 2:21)

 “Le contestó Jesús: —El que me ama, obedecerá mi palabra,
y mi Padre lo amará, y haremos nuestra morada en él”.
(Juan 14:23)

 “Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos mandamientos que hoy te ordeno,
el Señor tu Dios te pondrá por encima de todas las naciones de la tierra”.
(Deuteronomio 28:1)

El Libro de los Jueces menciona doce líderes, doce jueces para Israel en una época de aflicción. Cada uno de ellos fue elegido y llamado por Dios.

Colombia atraviesa por momentos de cambio y transformación social y política, ha vivido sumida durante muchos años en la barbarie y la violencia. Políticamente siempre ha estado dividida y polarizada, pero en estos momentos quiere darle un giro y vuelco a su historia.

Las últimas elecciones presidenciales han mostrado un fuerte pulso entre la izquierda y la derecha tradicional, ganando la derecha y excluyendo buena parte de la población que no se siente recogida en las propuestas de la derecha y ultra derecha por temas de desigualdad, pobreza, violencia y nexos con el paramilitarismo; una población que no se siente recogida tampoco por la izquierda, con mucho temor a la ultraizquierda por lo que ha representado los nexos con la guerrilla.

El narcotráfico ejercido por ambas estructuras ilegales y los carteles nacionales e internacionales detrás de este delito; y por la situación social y política del continente, pero además con una mirada espiritual sobre lo que el enemigo ha hecho en muchas décadas de violencia y abandono del Estado colombiano, especialmente en los lugares más apartados de la profunda Colombia.

A su vez, un número importante de la población en edad para votar, actualmente pueden sufragar 38.555.463 colombianos de acuerdo a la página de la Registraduría Nacional del Estado Civil, pero en donde en la últimas elecciones presidenciales votaron aproximadamente 19 millones de personas, si bien se incrementó el voto, sigue habiendo un porcentaje alto de escepticismo por la politiquería, corrupción y falta de honestidad de quienes ejercen la política que debería ser entendido como un acto de servicio, optando por la indiferencia y no votar, que aunque no se crea, es una posición política, porque es decir “no estoy de acuerdo con nada de lo que pasa y me abstengo de participar de lo mismo de siempre”.

En este escenario, la mirada de los cristianos es muy importante, sin embargo, varias situaciones han hecho que su posición no esté distante de la realidad del país:

  1. Está permeada por la polarización, su inclinación en varias elecciones electorales ha sido apoyar a la derecha y ultraderecha de este país por conservar los principios y deberes cristianos, en temas cruciales como el derecho a la vida desde el vientre de la madre, la protección de la familia tradicional, la ética y la moral, en un mundo en donde todo se ha vuelto ambiguo, empezando por la identidad sexual.

Pero no se han medido las consecuencias de estos apoyos, es de mencionar aquí al expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, quien en este momento tiene expedientes por fraude procesal, soborno a testigos y presuntos nexos con el paramilitarismo y en donde su hermano Santiago Uribe en 2021, estaba siendo procesado por los delitos de concierto para delinquir, homicidio agravado y por liderar la estructura paramilitar los 12 apóstoles.

En este punto tenemos que decir: defender los principios cristianos no puede pasar por el desconocimiento de la realidad nacional, no se debieron apoyar candidatos con presuntos vínculos con estructuras ilegales que le han hecho tanto daño al país y en donde se ha gestado la violencia, pero tampoco se pueden apoyar candidatos que en sus campañas tengan nexos con estas estructuras que ahora son llamadas Bacrim.

No se pueden apoyar candidatos con escándalos por temas de corrupción o que en sus apoyos políticos haya personas que están siendo investigados por la justicia por corrupción. Esto sería una total incoherencia en el pueblo cristiano.

El pueblo cristiano porque así lo dice la Sagrada Escritura, la Biblia o nuestro manual de instrucciones, dice que no debemos inclinarnos ni a derecha ni a izquierda, dice que Jesús no hace acepción de personas y que la iglesia está llamada a ejercer el Nuevo Pacto cuyo representante máximo es nuestro Señor Jesucristo, el ministerio de la misericordia y la reconciliación, en un país destrozado por la desigualdad, la pobreza, la violencia, el abandono estatal, la corrupción y la indiferencia de la misma población.

  1. La iglesia ha sido usada, pero sus dirigentes también han permitido que se le use para justificar o para ganar elecciones. Sin embargo, el pueblo cristiano ha clamado una y otra vez con acción de gracias en medio de la barbarie, ha pedido perdón por sus pecados, se ha inclinado ante el Rey de Reyes y Señor de Señores, nuestro Dios Todo Poderoso, clamando por justicia, verdad y misericordia, por establecer los principios del reino de los cielos en Colombia, y está buscando que esto sea una realidad, no sólo en el plano espiritual, sino también físico.

Por esta razón, pastores valientes y aguerridos, decidieron conformar el Partido Político Colombia Justa y Libres, que es un partido con posición política de centro, lo reitero, por mandato de Dios no podemos inclinarnos ni a derecha ni a izquierda (2 Reyes 22:2), primero porque Dios lo puso en sus corazones, segundo porque decidieron que no iban a permitir más el uso de la iglesia como plataforma política de quienes no son cristianos o comparten la fe cristiana, tercero porque Dios pone y quita reyes, y que mejor para el pueblo cristiano, que sea un hombre de fe, formado en los principios del reino de los cielos quien gobierne a Colombia, teniendo claro, que ningún hombre es perfecto, que todos somos pecadores, que nadie es digno de estar en la presencia de Dios y que recibimos su amor, su misericordia y su perdón, porque él nos amó primero, por gracia que fue otorgada por el Padre Celestial a través de nuestro Señor Jesucristo y el sacrificio que hizo El por nosotros en la cruz, porque fuimos elegidos desde el vientre de nuestra madre y porque sólo ÉL cumple su voluntad y propósito en cada uno de nosotros.

Desde la mirada de la defensa de los principios del reino de los cielos que son: justicia, equidad, verdad, misericordia, amor, fe, esperanza, obediencia, disciplina, humildad, perdón, honestidad, sabiduría, orden. Es necesario apoyar hombres y mujeres conforme al corazón de nuestro Señor Jesucristo, entendiendo que no son perfectos, porque ni Saúl, ni David, ni Moisés, ni los jueces y profetas en su momento, eran hombres y mujeres perfectos, fueron llamados por el creador, para cumplir una función y era Él quien los elegía.

Por primera vez en Colombia, un partido cristiano, no perfecto porque tampoco hay partidos perfectos, de hecho ni el mismo pueblo de Israel era perfecto y lo podemos leer a lo largo de las escrituras, pero por primera vez en Colombia hay un partido cristiano y un candidato cristiano, un hombre no perfecto, un hombre pecador al igual que todos ante los ojos de Dios, pero un hombre que tiene un llamado, confirmado por la asamblea del partido, valiente y aguerrido, invisibilizado en las encuestas, en los debates y en los medios de comunicación, pero que sigue adelante, porque los cristianos sabemos que no dependemos de las decisiones de los hombres, sino de la voluntad de Dios.

Le corresponde al pueblo cristiano actuar en obediencia y confiar plenamente en el creador, no en los hombres, no en la candidatura cristiana y el partido, sino en el creador del universo y entender su propósito para con Colombia. Le corresponde al pueblo cristiano y a todas las iglesias cristianas, todos los creyentes hombres y mujeres, cerrar filas alrededor del primer candidato cristiano que se presenta a la Presidencia de la República de Colombia, en un acto de obediencia hacia nuestro señor Jesucristo, aplicando las escrituras y el manual de instrucciones.

El pueblo cristiano ha pedido de manera constante, se arrodilla y ruega sin cesar por cambios en Colombia, por una gobernanza conforme al corazón de Dios, pues bien, no miramos al hombre, miramos y reconocemos la grandeza de Dios, que sabe lo que hace y el por qué lo hace, porque la obediencia no se va a dar en las calles colombianas, la obediencia se da al interior de las iglesias y en cada hombre y mujer donde habita el Espíritu Santo.

Se los dice una mujer que fue presentada, formada en su infancia y parte de su adolescencia en la iglesia evangélica a través de la congregación y la participación en la escuela dominical, pero también formada en la iglesia católica porque estudié con monjas en el Colegio La Enseñanza, que fui bautizada por las dos iglesias (católica y evangélica), pero que se fue al mundo como el hijo pródigo, que fue muy rebelde, irreverente, contestataria y que estuvo en las filas de la izquierda, a quienes no juzgo porque no soy quien, porque Jesús no hace acepción de personas y porque tengo la firme convicción, de que muchos de ellos aman a su prójimo y declaro por fe que llegarán a los pies de Cristo.

Una mujer que aún hoy lucha y tiene debates internos, pero que ama profundamente a nuestro Señor Jesucristo, porque mi llamado lo hizo directamente el Padre Celestial, busco todos los días de mi vida cumplir el primer mandamiento que es “Amar a Dios sobre todas las cosas, y el segundo que es amar a mi prójimo como a mí misma”, quien ama y cumple estos dos mandamientos cumple con sus mandamientos y la ley.

Una mujer, que entiende los principios del reino porque leyó el manual de instrucciones, es decir, la Biblia y que entiende que amar a Dios es obedecer, renunciar a la carne o a mis pensamientos, para hacer su voluntad.

Si yo, que fui una hija pródiga y ahora soy nueva criatura, que fui rebelde, que en las filas de la iglesia cuando se ora, es fácilmente señalada de socialista y comunista por su pasado, que Dios borró mi expediente y se olvidó de él, pero que en mis oraciones tengo que decirle a nuestro Señor Jesucristo, tú sabes en dónde estuve yo, de dónde me sacaste y que no me olvido de quienes conocí: hombres y mujeres de organizaciones sociales, líderes, maestros, políticos, sindicalistas, feministas, animalistas, estudiantes, indígenas, afrocolombianos y toda una gama multicultural y pluriétnica de colombianos, por quienes oro sin cesar y con amor, pero también debo orar por los de la derecha, debo confesarlo me generan resistencias, pero lo hago con amor como nos enseñó nuestro Señor Jesucristo, así como hay que orar por los que son corruptos, por los enemigos y por quienes le han hecho daño a nuestro país, porque se quiera o no todos vivimos en Colombia.

Sabiendo y teniendo muy claro, que mis hermanos, hermanas y familia en la fe, están y son la iglesia, puedo amar a Dios y entender que debo obedecer y confiar en Dios y su voluntad, ¡cuanto más!, espera Dios de su amada iglesia, de nuestro pueblo cristiano. Esta es una prueba de Fe para mí y para la iglesia, ¿qué tan dispuestos estamos a obedecer y a creerle a Dios?

Por esta razón, el próximo 29 de mayo, por amor y en obediencia a nuestro Señor Jesucristo, voto por Jonh Milton Rodríguez a la Presidencia de la República de Colombia y espero, este mensaje sea extensivo y llegue a cada hombre y mujer cristianos, a cada pastor y a cada iglesia.

Que sea Dios haciendo su voluntad y teniendo misericordia de esta patria que tantos cambios profundos y de reconciliación necesita.

“(…) Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.” 2 Corintios 1:20. ¡Amén!

-.
0
700
El declive de Hernán Zajar, el gran diseñador de las reinas

El declive de Hernán Zajar, el gran diseñador de las reinas

María Cecilia Botero, la petrista que no necesitó de RCN y Caracol para poder vivir

María Cecilia Botero, la petrista que no necesitó de RCN y Caracol para poder vivir

La vida de Alvaro Uribe en su casa-finca de Rionegro

La vida de Alvaro Uribe en su casa-finca de Rionegro

Los siete comandantes de las Farc pagarán penas pero no cárcel

Los siete comandantes de las Farc pagarán penas pero no cárcel

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus