Carlos Julio Ramírez, el primer artista colombiano que triunfó en Hollywood

Nació en Tocaima, Cundinamarca. Siendo el barítono más popular del país, se entregó a la ópera, el bolero y el jazz

Por: Juan David Cetina Parra.
Noviembre 30, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Carlos Julio Ramírez, el primer artista colombiano que triunfó en Hollywood

Carlos Julio Ramirez fue un cantante Colombiano del Siglo XX, se puede decir que resaltó y dio a conocer a este país. Se dedicó a hacer Barítono que es aquella voz cuya tesitura se encuentra ubicada entre bajo y el de un tenor de la opera. Canto los géneros: Ópera, Bolero, Jazz, Bossa-Nova, Música colombiana.

Carlos Julio Ramírez (Tocaima, Cundinamarca 4 de agosto de 1916 – Miami 12 de diciembre de 1986) es quizás el más popular barítono colombiano de toda la historia. Su carrera de músico se inició en los barcos que recorrían el río Magdalena especialmente en Girardot Cundinamarca, en donde cantó desde los nueve años por unas cuantas monedas. En uno de sus viajes conoce al político conservador Laureano Gómez. Maravillado por la voz de Carlos Julio, Laureano lo inscribe en clases de canto con el profesor Emilio Murillo y lo matricula en el colegio internado de la Comunidad Salesiana de la ciudad de Bogotá. A la edad de 12 años, Carlos Julio Ramírez debuta en la radío, en el programa “La voz de la Víctor”. Allí conoce al maestro Efraín Orozco quien lo lleva a su primera gira musical por Suramérica.

En 1936, se lanzaba a buscar suerte en otro país. Buenos Aires fue su meta, y el maestro Efraín Orozco quien lo llevó. Cuatro ańos vivió en la capital Argentina y durante dos ańos y medio formó parte de la Opera del Teatro Colón.

Era el barítono más joven y por consiguiente el de mejor porvenir. Quizá por eso cuando le ofrecieron un contrato para cantar en Europa ni él mismo se sorprendió. Parecía algo que se acomodaba perfectamente a sus planes. Emocionado preparó maletas, se despidió de sus amigos bonaerenses y marchó. Apenas había alcanzado a tocar tierra brasilera cuando estalló la guerra.

Todos los planes se fueron al suelo. Cuando aún dudaba si volver a Argentina o regresar a su tierra, surgió un contrato para trabajar en el Casino de la Urca de Río de Janeiro. Es decir, en un Night Club solo comparable al Copacabana. Carlos Julio volvió a sonreír. Su carrera de triunfos continuaba. Tenía dinero, fama, juventud.

Fue entonces que pensó en New York. Estaba tan seguro de sí mismo, que sin previas conversaciones llegó al Metropolitan Opera House. Creía que después de oírlo lo contratarían. Ignoraba cómo era New York, y cómo los artistas del Metropolitan eran contratados con bastante tiempo antes de comenzar la temporada de opera.

Calos Julio Ramírez tuvo un gran éxito en el mundo de la música. La productora de Hollywood, MGM decidió contratar a Carlos Julio a inicios de la década de los cuarenta para que participara en varias de las producciones de la época. Con la Metro Golden Mayer, Carlos Julio actúa en siete películas, entre ellas la famosa producción Escuela de Sirenas.

Sus primeras grabaciones de música colombiana las realiza hacia el año de 1952 con temas como “Bésame morenita”, “El camino del café”, “La carta”, “Compadre, no me hable de ella”, “Sombras”, “Arrunchaditos”, “El Trapiche”, y otras, además de muchos temas del repertorio internacional.

Carlos Julio grabó en 1972 su último disco LP, con arreglos y dirección del maestro Blas Emilio Atehortúa.

Obtuvo el máximo premio que se le pudo otorgar a un colombiano. El 22 de abril de 1981 el Gobiernole otorga la Cruz de Boyacá.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2319

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus