Opinión

Carlos Antonio Vélez resume todo lo que odiamos de RCN

… su conveniencia, su egoísmo, su uribismo, su egolatría, su formato anacrónico, su vacuidad, porque todo lo que dice Vélez es humo, intrascendencia

Por:
Julio 12, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Carlos Antonio Vélez resume todo lo que odiamos de RCN
¿Quién en sus cincos sentidos puede soportar su escabrosa incontinencia verbal? Foto: Youtube

Por sesgado, por aburridor, por anacrónico y hasta por uribista ya no podemos ni ver a Carlos Antonio Vélez. Junto a Fernando Niembro, ese fósil argentino, y al soso Fayd Mondragón, se dedicó desde su programa de Win, Planeta Fútbol, a hacerle mal ambiente a la selección. Como lo viene haciendo desde enero del 2012, cuando Pékerman firmó el contrato en Miami que lo vinculó como seleccionador nacional, Carlos Antonio Vélez se dedicó a destruir, en vano, al técnico argentino. Es que Don Bolillo lo tenía mal acostumbrado. Además de decirle Doctor, una palabra que a este soberbio lo derrite, le abría las puertas del camerino y le daba chivas al autodenominado analista número uno del fútbol colombiano. Con la llegada del hiperprofesional Pékerman se le acabaron esas prebendas. Nadie lo llamó, nadie le decía doctor e, impotente, vio cómo su audiencia se desinflaba proporcionalmente al éxito de la Nueva Selección Colombia. ¿Quién en sus cincos sentidos puede soportar su escabrosa incontinencia verbal?

En este momento están jugando Croacia-Inglaterra. He estado en cinco sitios del centro de Bogotá, almorzadores repletos de oficinistas encorbatados y hambrientos. En ninguno tienen a RCN. En el único en que lo tenían, los clientes protestaron y tuvieron que poner al no menos insoportable Cantante del gol. Yo sí, yo soy un profesional y tengo que hacer esta jodida columna. Me tocó sacrificarme y escucharlo. Patético. Fiel a su estilo, empezó a desmeritar desde el arranque a Inglaterra. Con su socio, la momia Niembro (o es Miembro?) punzaba diciendo que Croacia, con orden, podía derribar la defensa de un equipo “normalito” como era Inglaterra, que hasta el momento “no se había enfrentado a un equipo trabajado con seriedad” el argentino, a quien le pagaron casi $500 millones por comentar partidos para RCN, una platica totalmente perdida –Caracol lo triplicó en el rating– respaldaba al Doctor Vélez diciendo que sí, que se había enfrentado a equipos de vagos, en clara alusión al trabajo de Pékerman. El gol de tiro libre de Inglaterra no calló al siempre insistente Carlos Antonio. Entonces la excusa era que Croacia estaba cansada porque había ido a alargues contra Dinamarca y Rusia, ignorando que Inglaterra tuvo una verdadera batalla de 120 minutos contra Colombia en octavos. Ante mis oídos incrédulos escuché que un equipo como el México de Osorio -¿quién añora el México de Osorio?- podría contrarrestar a los ingleses. Está claro que el profe Juan Carlos está haciendo hasta lo imposible para que sus periodistas de confianza pongan a rodar su nombre entre los opcionados para reemplazar a Pékerman. Al risaraldense parece no importarle que José Néstor Pékerman siga siendo el técnico del equipo ya que aún no ha renunciado.

 

Ante mis oídos incrédulos escuché que un equipo como el México de Osorio
-¿quién añora el México de Osorio?-
podría contrarrestar a los ingleses

 

No hay que restarle responsabilidad a Pékerman. Haber llamado a cinco jugadores lesionados habla de la injerencia directa de los empresarios en la convocatoria a Rusia. Lo que se le olvida a Vélez es que en la época de Maturana-Bolillo, hacían cosas peores. Acuérdense que en Italia 90 no llevaron a la figura del equipo, Palomo Usuriaga, por incluir a Miguel Niche Guerrero. Recuerden que en USA 94 se inclinó por ese tronco que era Barrabás Gómez, hermano de Bolillo, por encima de un crac como Harold Lozano, y que decir de Francia 98 cuando banqueó a Diego León Osorio y a Iván Ramiro Córdoba, para poner en su lugar a José Fernando Santa y Chaka Palacios.

Teniendo en cuenta las circunstancias, Colombia hizo un gran mundial. El planteamiento de Pékerman contra Inglaterra, ante la ausencia de James, fue magistral. El único que parece no verlo es Carlos Antonio, el odiado Carlos Antonio, el ignorado Carlos Antonio. Qué triste para él, que triste que, en su egolatría, los triunfos de Colombia sean sus fracasos. Carlos Antonio Vélez resume todo lo que odiamos de RCN, su conveniencia, su egoísmo, su uribismo, su egolatría, su formato anacrónico, su vacuidad, porque todo lo que dice Vélez es humo, intrascendencia. Es una pena que se vaya Iván Mejía Álvarez y no Vélez. Es una vergüenza que los comparen, el uno es un periodista, el otro es tan solo un jefe de prensa.

 

Publicidad
0
80172
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Iván Gallo

Por qué Duque nunca invitaría a Freddie Mercury a la Casa de Nariño

Por qué Duque nunca invitaría a Freddie Mercury a la Casa de Nariño

Y a Uribe lo mató la envidia

Y a Uribe lo mató la envidia

Enrique Santos Calderón, mi oligarca favorito

Enrique Santos Calderón, mi oligarca favorito

Los mamertos y su maldita obsesión con RCN

Los mamertos y su maldita obsesión con RCN

Lo siento pelados, pero esa mierda no es música

Lo siento pelados, pero esa mierda no es música

La venganza de Hernán Peláez

La venganza de Hernán Peláez

La miseria de ser actor en Colombia

La miseria de ser actor en Colombia

Montoya y Nairo: dos fracasos parecidos

Montoya y Nairo: dos fracasos parecidos