Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

¿Capitalismo, nuevo dios del siglo XXI?

“Un permanente engaño tiene sumidos en la completa ignorancia a los consumidores, como niños a la espera de la novedad sin advertir las marañas que confabulan”

Por: Cristian Jiménez
Abril 20, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Capitalismo, nuevo dios del siglo XXI?

La globalización es una realidad. Muchos culpan a los grandes inversionistas, las políticas fiscales de las potencias, el poder del mass media e incluso las infinitas redes de interconexión; pero las causas no son actuales. Todo lo contrario, datan del siglo pasado cuando las fuerzas económicas postulaban a su nuevo represente omnipresente y omnipotente, al que ahora se conoce como capitalismo.

La historia del mundo ha estado en permanente inestabilidad, pero el siglo XX se lleva todos los honores al postularse como la época más inflamable e innovadora. Cuenta en sus anales con dos guerras mundiales; miles de conflictos armados; millones de vidas cobradas; movimientos sociales en cada rincón; desastres naturales que dejaron de ser novedad; y la transformación del hambre, la avaricia, la injusticia, la desigualdad y las ansias de poder, en los nuevos códigos de comportamiento.

Economía y política, un juego de poderes. El vencedor maneja el mundo y el perdedor se conforma con los desperdicios. El Estado es solo un peón que facilita el intercambio comercial en beneficio de intereses particulares y deja en segunda posición, siendo positivos, las demandas de un pueblo cada vez más empobrecido. La desigualdad se agazapa hasta filtrar las entidades públicas donde los salarios son de una diferencia abismal entre los obreros, quienes llevan el trabajo pesado a sus espaldas, y el hombre con su oficina, secretaria y carro personal, que los contribuyentes pagan con su aporte anual.

Un permanente engaño tiene sumidos en la completa ignorancia a los consumidores, como niños a la espera de la novedad sin advertir las marañas que confabulan para mantenerlos doblegados ante necesidades creadas. Anhelan, consumen, luego desechan, les presentan un producto e inicia el ciclo. Pocos pueden salir y quienes logran hacerlo prefieren ingresar nuevamente para no verse aislados del intercambio social. Nadie sabe qué proceso o en qué condiciones se produce dicha mercancía hasta llegar a su alcance, es como si creyeran que todo hace parte de un acto de ilusión donde los objetos aparecen por azar, y así lo advirtió Karl Marx cuando habló del “fetichismo de la mercancía” (El Capital, 1867) hace más de siglo y medio.

En palabras del expresidente José Mujica, durante su intervención en la 68 Asamblea General de Naciones Unidas, debemos controlar la globalización antes que esta nos controle a nosotros. El individuo ha perdido su carácter invaluable y ahora es un objeto más que llega a ser remplazado en caso de no ser útil para los engranajes de una sociedad lacerante y calculadora. Los individuos deben verse como iguales para reducir la brecha que nos ha venido separando hasta llegar a crear divisiones sociales, no solo económicas y políticas, sino también culturales. Jugar al azar con el futuro de las próximas generaciones no es el camino para garantizar su subsistencia; todo lo contrario,  aviva las ansias de poder y sangre y conjura nuestro propio abismo.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
833

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Yoga y capitalismo

Publicidad   Publicidad   El capitalismo salvaje pareciera no tener salida, que ya todo está dicho y hecho, que está agonizando como modelo antihumano y antinaturaleza. Pareciera morirse, ser destinado a la ruina. Pero mágicamente ha sobrevivido con su capitalismo verde, con todas esas ventas de productos o ideas que dicen que tal camiseta o […]
Es hora de cambiar las preguntas, el modelo económico no nos lleva donde queremos ir

Es hora de cambiar las preguntas, el modelo económico no nos lleva donde queremos ir

"Hoy vivimos en un modelo económico que produce mucho más de lo que se necesita y que luego destruye buena parte de lo producido"
Meditaciones de un joven bachiller

Meditaciones de un joven bachiller

Reflexión sobre las oportunidades laborales en Colombia
La automatización de la producción y la suerte de los trabajadores

La automatización de la producción y la suerte de los trabajadores

El capitalismo está creando dos problemas insolubles: una creciente masa de obreros desempleados y una decreciente tasa de ganancia (motor del capitalismo)