Campaña presidencial en medio de la corrupción

"Desde luego que la corrupción es uno de los principales problemas del país y de su élite en el poder"

Por: Hernando Vanegas Toloza
marzo 13, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Campaña presidencial en medio de la corrupción

Desde la firma del “Acuerdo Final para una Paz estable y duradera” arrancó la campaña presidencial. Cuando apenas los partidos del establecimiento burgués colombiano estaban sacudiéndose la modorra por no haber leído el Acuerdo Final en su totalidad –lo que demuestra su inmensa incapacidad ideológica-, ya las FARC-EP había picado Adelante con su propuesta de un “Gobierno de Transición” que defendiera el Acuerdo de Paz.

Las FARC-EP con su olfato político derivado de su “análisis concreto de la situación concreta” llegó a la conclusión de que los “enemigos de la Paz” se confabularían contra el Acuerdo de Paz, como en efecto ha sucedido.

Siendo la firma del Acuerdo Final el suceso histórico concreto más importante en Colombia desde 1964, el establecimiento –partidos burgueses, medios mediáticos, empresarios, ex-funcionarios, etc- privilegió, en un intento de restarle importancia al Acuerdo Final y a su efecto movilizador de la conciencia ciudadana popular, destapar todo el “excremento” de la corrupción, sin medir que ese excremento tocaría todos sus estamentos, especialmente a la clase empresarial y a la sempiterna politiquería de los partidos tradicionales y los nuevos partiditos.

Desde luego que la corrupción es uno de los principales problemas del país y de su élite en el poder, es más, es un mal eterno en el ejercicio político del poder, así como es eterno la utilización de la violencia en la política como forma de mantenerse en el poder.

La corrupción de la clase política es inherente a su propia condición. Los partidos burgueses existen para perpetuar un régimen que tiene como máxima la “explotación del hombre por el hombre” en su modelo más salvaje, el neoliberalismo.

Corrupción del CD

El partido Centro Democrático, un partido político con la “camorra” de seguidores incondicionales al jefe, Álvaro Uribe Vélez, quien ocupa el número 82 de la lista de personajes considerados peligrosos para los Estados Unidos. Además son conocidas su extracción de clase y sus relaciones non sanctas con el narco-paramilitarismo, al punto que se considera que sus administraciones han sido las más corrompidas en la historia de Colombia, situación que le valió la frase de “todos los caminos de la delincuencia conducen a Uribe Vélez”.

Durante las dos administraciones de Uribe Vélez (2002-2006-2010), logradas con la comisión de delitos electorales y de cohecho, fueron condenados más de 60 congresistas y es famosa la frase de Uribe conminando a los congresistas a votar por sus proyectos de ley: “Que voten antes de que los manden a la cárcel”, la cual evidencia la inmensa corrupción personal del hoy senador.

Corrupción de Cambio Radical

Cambio Radical lleva el estandarte, después del CD, de congresistas condenados por la narco-para-política. El portal Verdad Abierta ha resumido la participación de éste partido liderado por Germán Vargas Lleras, nieto de ex-presidente, con 15 senadores y representantes condenados por la propia justicia colombiana.

Hoy Vargas Lleras, en muestra de su carencia de principios morales y éticos, pretende llegar a la presidencia de la república, a pesar de que los corruptos políticos de los que se ha rodeado están siendo condenados aún hoy día, especialmente en el departamento de la Guajira (Kiko Gómez condenado a 55 años por el asesinato de tres personas y Oneida Pinto capturada para que responda por la corrupción que permitió que miles de millones de pesos se esfumaran de las arcas del departamento).

Corrupción de Conservador

El partido tradicional Conservador ha permanecido en todos los gobiernos hasta la fecha a pesar de ser un partido que está sumido en una profunda crisis ideológica y de valores morales y principios éticos. Allí en donde hay plata, allí está el partido Conservador como sanguijuela chupándose los dineros de los colombianos  (pagados a través de las cargas impositivas del neoliberalismo que han practicado y practican los inquilinos de la Casa de Nariño, palacio presidencial).

“Así están las cuentas de los partidos con la parapolítica:

 Senadores Cambio Radical:

Humberto Builes Correa

Rubén Darío Quintero

Reginaldo Montes

Jairo Enrique Merlano

Miguel Pineda

Javier Cáceres Leal

Representantes Cambio Radical:

Fabio Arango Torres

José María Conde Romero

Oscar Leonidas Wilches Carreño

Edgar Eulises Torres Murillo

Jesús Enrique Doval Urango

Estanislao Ortíz Lara

Jaime Cervantes Valero

César Augusto Andrade

Manuel Darío Ávila Peralta

 Senadores Partido Liberal:

Juan Manuel López Cabarales

Enrrique Rafael Caballero

Mario Salomon Nader.

Representantes Partido Liberal.

Dixon Ferney Tapasco

Robert Mendoza Ballesteros

Jorge Luis Ferris Chadid

Juan Pablo Sánchez

Cesar Pérez García.

Senadores Partido Conservador

Ciro Ramírez Pinzón

Luis Humberto Gomez Gallo

William Montes

Representantes Partido Conservador

Alfonzo Campo Escobar

Muriel de Jesús Benitorebollo

Gonzalo García Angarita

Javier Ramiro Devia Arias

José María Imbett Bermúdez

 Senadores Partido de Unidad Nacional (La U)

Mauricio Pimiento Barrero

Fuad Emilio Rapag

 Representantes Partido de Unidad Nacional (La U)

Odin Sánchez Montes de Oca.

Miguel Ángel Rangel Sosa

-.
0
700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Elecciones 2018: entre el clientelismo y la transparencia

Elecciones 2018: entre el clientelismo y la transparencia

Diferencias por regiones entre primera y segunda vuelta

Diferencias por regiones entre primera y segunda vuelta

Nota Ciudadana
El fantasma que ronda al Centro Democrático

El fantasma que ronda al Centro Democrático

Nota Ciudadana
¿Botar o votar?

¿Botar o votar?