Boris Johnson en la cuerda floja por fiesta covid

El primer ministro británico tuvo una reunión con decenas de personas durante el primer estricto confinamiento en mayo de 2020 y ahora piden su renuncia

Por:
enero 13, 2022
Boris Johnson en la cuerda floja por fiesta covid

El primer ministro británico Boris Johnson ofreció excusas este miércoles 12 de enero ante el Parlamento por haber participado en una reunión de “trae tu propia bebida” de alrededor de 40 personas en los jardines de su propiedad de Downing Street durante el primer cierre por Covid-19 en mayo de 2020.

El jefe del Gobierno explicó al Parlamento: “Quiero pedir disculpas (...) conozco la rabia que sienten conmigo y con el Gobierno que dirijo cuando piensan que en el propio Downing Street las reglas no se cumplen adecuadamente por parte de quienes las hacen”.

Johnson explicó que lamentaba su comportamiento y aseguró que, en ese momento, pensaba que era una reunión de trabajo: “Cuando entré a ese jardín justo después de las 6:00 p.m. del 20 de mayo de 2020 para dar las gracias a grupos de empleados antes de volver a mi despacho 25 minutos después para seguir trabajando, creí implícitamente que se trataba de un evento de trabajo”.

El primer ministro añadió que no puede anticiparse "a las conclusiones de la actual investigación, he aprendido lo suficiente para saber que hubo cosas que simplemente no hicimos bien. Y debo asumir la responsabilidad".

Durante la sesión parlamentaria, el líder del partido laborista, Keir Starmer, lanzó la frase “la fiesta se acabó, señor primer ministro” y declaró que su defensa era tan ridícula que era un insulto para el pueblo británico.

Una “reunión de trabajo” de “trae tu bebida” con decenas de personas

Según un correo recuperado por 'ITV News', alrededor de 100 personas fueron invitadas por Martin Reynolds, el secretario particular principal del primer ministro, en los jardines de su residencia oficial de Downing Street para “aprovechar del clima” y disfrutar de “bebidas en un ambiente de distanciamiento social”. El correo termina con “traigan su propio alcohol”.

Al final, alrededor de 40 personas, incluyendo el primer ministro y su futura esposa, participaron en la reunión mientras los bares, restaurantes y escuelas estaban cerrados en Reino Unido y las familias de los enfermos de Covid-19 no podían ir a visitarlos en el hospital.

El secretario de prensa del primer ministro afirmó este miércoles que Boris Johnson no tuvo conocimiento de este correo.

La oposición exige –de nuevo– la renuncia de Johnson

La oposición no solo critica a Boris Johnson por haber participado en la fiesta sino también por haber mentido en varias ocasiones afirmando que no tuvo ningún conocimiento de la organización de fiestas en Downing Street durante el confinamiento.

El partido Laborista, que ha pedido en repetidas ocasiones la renuncia del primer ministro por su manejo de la pandemia, aprovechó para renovar el pedido en voz de Keir Starmer, quien preguntó al mandatario si valoraba esta posibilidad, a lo cual Johnson respondió que aunque asumía la entera responsabilidad de su acto, no quería que se adelantará en el resultado de la investigación.

La alta funcionaria Sue Gray dirige actualmente una investigación para aclarar los hechos y esclarecer las otras presuntas fiestas o reuniones llevadas a cabo en 2020.

La Policía metropolitana de Londres también planea abrir una investigación sobre el caso por “supuestas violaciones a las regulaciones de Protección Sanitaria”.

En caída libre la popularidad del primer ministro

El primer ministro llegó al poder en julio de 2019 disfrutando de una gran mayoría conservadora prometiendo finalizar el Brexit. Sin embargo, se enfrenta desde hace meses a una ola de críticas por su gestión de la pandemia y varios escándalos políticos, uno de ellos sobre sospechas de que mintió sobre la financiación de la fastuosa renovación de su piso municipal. El mes pasado, los conservadores perdieron un escaño parlamentario que habían mantenido durante casi 200 años en North Shropshire.

Esta vez, el golpe es aún más fuerte para Boris Johnson. Según encuestas recientes, más de la mitad de los británicos desean que renuncie. Pero según Andrew Gimson, su biógrafo, es poco probable que el político renuncie a menos de que sea forzado por sus colegas parlamentarios.

De hecho, los diputados conservadores están contemplando la posibilidad de desencadenar una moción de censura para pedir la destitución del primer ministro. Necesitarían que el 15% de los diputados conservadores escribieran cartas pidiendo un voto de confianza, es decir 54 de los 360 conservadores. Por ahora, uno, Roger Gale, confirmó públicamente que escribió una carta al respecto.

Si se confirma el pedido del voto de confianza, los diputados conservadores podrían votar a favor o en contra de su líder, lo cual permitiría a Johnson quedarse en el poder si gana, o de tener que dimitir sin poder presentarse a las siguientes elecciones en el caso de que pierda.

Te puede interesar:

El padre de Boris Johnson pide la nacionalidad francesa

-.
0
200
La misteriosa enfermedad que derrotó a Leonardo Favio

La misteriosa enfermedad que derrotó a Leonardo Favio

El dossier de contrataciones de la Sergio Arboleda que tiene a su rector contra las cuerdas

El dossier de contrataciones de la Sergio Arboleda que tiene a su rector contra las cuerdas

El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

Mas de 1 millón de caleños en riesgo, advierte la Defensoría

Mas de 1 millón de caleños en riesgo, advierte la Defensoría

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus