Bogotá, ¿mejor para quién?

"La entusiasta rendición de cuentas del alcalde se me fue al piso en Semana Santa cuando mi madre tuvo una recaída de una enfermedad"

Por: Yarley Garcia Castañeda
abril 26, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Bogotá, ¿mejor para quién?
Crédito: El Espectador

Desde hace años que Bogotá es simplemente un caos. Pensando en eso, en las pasadas elecciones voté por Pardo y aunque ganó Peñalosa  pensé que cualquier cosa era mejor que un nuevo gobierno de izquierda.

Con el paso de los días me empecé a cuestionar si el “gobierno de este visionario” haría algo por la ciudad”. La entusiasta rendición de cuentas del alcalde se me fue al piso en Semana Santa cuando mi madre tuvo una recaída de una enfermedad que este sistema de salud, que te da citas cada 6 meses, no ha podido diagnosticar.

En la ambulancia me enteré de que ella no había hecho sus pagos de seguro y que estábamos a merced del estado. El primer momento donde sentí que el eslogan del gobierno actual es un poco de basura fue cuando por el asunto del seguro mi mamá no fue remitida a la Méderi sino al hospital de Bosa Centro, un hospital  de segundo nivel donde no podían hacer gran cosa por ella. Primera lección: Bogotá es mejor para todos… a menos que seas pobre.

Empezó el calvario. El lugar es simplemente deprimente. Mi mamá tenía un dolor abdominal terrible, las inyecciones para controlar el dolor se las pusieron de pie, apoyada contra mí porque simplemente no había donde más hacerlo. Le tomaron un electrocardiograma con el dorso desnudo en el pasillo donde estaba tirada, por la misma razón. Al día siguiente el panorama fue menos alentador. Aunque mi mamá es residente de la localidad de Bosa y vive con modestia en un estrato dos, su puntaje en el SISBEN era de 160, lo que significaba que debíamos asumir los costos, aunque ella se encontraba desempleada por causa de su enfermedad. Además, se necesitaban exámenes urgentes que el hospital no podía realizar, así que los pagué afuera.

Nunca la vi tan mal como ese día, se revolcaba del dolor, lo hizo por tres horas porque estaba a cargo de cirugía (dependencia que consta de un medico que estaba operando). Después, cuando hubo fórmula, la enfermera jefe, quien debía aplicar el medicamento, estaba almorzando.  Nunca había sentido tanta impotencia y frustración en mi vida. Empecé a tomar un vídeo y una enfermera no sé si por piedad o por miedo de que formara un escándalo le puso al fin un medicamento.

Para ese momento,  mi mamá vomitaba cada dos minutos, se despedía, pedía agua y perdón. El medicamento no hacia efecto. Cuando le reclamé a la cirujana interna me dijo que la evolución del dolor con lo que le habían aplicado era de unas 6 a 8 horas.

—“En Méderi a mi mamá la tratan con morfina”, le dije a la doctora. Ella simplemente sentenció "aquí hay veces no tenemos ni guantes de cirugía". No hay que ser médico para entender que en ese lugar no había materia prima ni para lo más elemental, tratarle el dolor a  mi madre.

De repente y en contra de todos los pronósticos, salió una remisión para que mi vieja que para ese momento no tenía fuerzas ni de quejarse, fuera al Hospital de Kennedy. Allá le controlaron el dolor y después de una noche le ubicaron un cuarto que como casi todos los de ese piso olía inmundo, y que compartió con pacientes que tenían problemas  psiquiátricos.

Como los exámenes que pagué eran particulares debían repetirlos en el hospital. Es decir, la ciudad  y yo pagamos dos veces por lo mismo. Los resultados fueron los mismos. Básicamente, a mi mamá la dieron de alta y le enviaron exámenes que no se podían hacer en el hospital porque en palabras de un medico, "se tardarían unos cinco meses".

Pagué aunque no supe por qué. No hay diagnóstico. Me dijeron lo mismo que sabría con leer las historias clínicas de los últimos meses, por alguna razón ella produce cálculos constantemente. Ahora, la tengo en casa esperando sinceramente y aunque suene muy crudo, que no le de otra crisis antes de que los pagos de la E.P.S aparezcan en Fosyga.

La segunda lección que me quedó fue que nuestro alcalde botó a la basura dineros como el de los estudios del metro, los cuales servirían para mejorar la calidad de vida de los más pobres, quienes claramente no le importamos a la administración. Si la atención en salud para los más pobres,que son mayoría en la ciudad, es un bodrio, el visionario merece ser revocado. La ciudad no es mejor para todos.

-.
0
1079
Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus