¡Bienvenidos a la era del odio!

Actualmente el mundo se mueve en una espiral de antipatía, hostilidad, discordia y desavenencia irracional

Por: Orlando Gaviria Giraldo
Octubre 10, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Bienvenidos a la era del odio!
Foto: Pixabay

El mundo es cíclico. Los sucesos de ayer se repiten hoy. Los buenos y los malos. Que se repitan los sucesos buenos no me preocupa, que se repitan los malos, sí. Ahora, para desgracia del mundo, los sucesos malos están en boga. La xenofobia, la homofobia, el caudillismo político, la misoginia, la ira contra las minorías y la censura a la libertad de expresión han vuelto con más fuerza que nunca. Esos comportamientos nos están llevando a la era del odio. Una era en la cual ya la conciliación no es posible: o piensas como yo, o te atienes a las consecuencias.

Pruebas fehacientes de que ya vivimos en la era del odio son las siguientes. En los Estados Unidos eligieron presidente a un tipo que es abiertamente homofóbico, xenófobo y misógino. Trump odia a los que no son estadounidenses arios como él, es decir que detesta a los afroamericanos y, por supuesto, a los latinos que tienen ciudadanía estadounidense, a los que considera ciudadanos de segunda. El presidente de EE.UU. para referirse a Haití, país poblado mayoritariamente por persona de tez oscura, lo llamó “país de mierda”, demostrando de esa manera su odio hacia las personas de piel negra. El señor del peluquín es misógino, para él las mujeres son cosas, objetos sexuales cuyo coeficiente intelectual es bajo. Sólo son carne. Si alguien osa criticar a Trump, él contraataca, no con argumentos, sino con ponzoña. Le basta con un tuit en el que cuestione la inteligencia, el origen étnico o el género del criticador para ponerlo en su sitio. Y lo más lamentable es que sus áulicos le celebran la grosería, el ataque de odio.

Pero si por allá arriba llueve, acá abajo, en Latinoamérica, no escampa. Miremos. El expresidente Uribe para supuestamente defender a la hija de Paloma Valencia, cuyo nombre utilizó Daniel Samper Ospina en una columna humorística, destiló en un tuit todo su veneno, llamó “violador de niños” al periodista. Medio país se indignó ante tamaña calumnia, pero la otra mitad celebró el ataque de odio y en las redes sociales atizaron el fuego echándole más candela. No solo los uribistas se ratificaron en la ignominia, sino que trataron al humorista de pornógrafo infantil, depravado sexual y demás adjetivos descalificativos. Para rematar, el senador José Obdulio Gaviria trinó refiriéndose a Samper Ospina: “Humorista. Ciudadanía te va a inmovilizar a vos”, lo que fue interpretado como una amenaza. Que lo era.

Por otro lado, cuando era ministra de Educación, Gina Parody fue atacada por miles de personas que creían que ella iba a imponer la “ideología de género”. Los mensajes en las redes fueron de tal magnitud de odio que hasta el mismísimo Satanás se sonrojaría. Una de los mensajes que se viralizó fue el de una señora de avanzada edad que portaba pancarta con un mensaje indignante que decía: “Parody, su puta madre la crió sádica y desvergonzada y permitió que abusaran de usted. Le gustó mucho y ahora quiere los mismo para nuestros niños”. Estoy seguro de que si Hitler o Sadam Hussein convocaran a un concurso de mensajes de odio este sería declarado fuera de concurso. Cuánto veneno en un pedazo de papel. Cuánta ponzoña puede caber en un corazón. No imagino yo que hubiera hecho la señora de la pancarta sin con dos o tres cervezas encima se hubiera encontrado de frente con la exministra Parody.

Hace poco, en un vuelo comercial, una señora, poseída por el espíritu del odio, insultó, utilizando palabras de grueso calibre, al expresidente Santos, todo porque este trató de llevar a cabo un proceso de paz en Colombia. Es decir que por querer que no haya más muertos por causa de un irracional conflicto armado, lo gradúan a uno de hp.

Y la tapa. Un médico, personas cuya profesión requiere de una alta dosis de altruismo, trató de hp al senador Petro cuando este fue a una clínica a practicarse un examen. Un médico. Una persona cuya misión es salvar vidas ataca sin piedad a una persona por su ideología. Qué triste. Qué acto más lamentable.

En redes sociales, los que se juran de derecha atacan a los de la izquierda. Los que se juran de izquierda atacan a los de la derecha. Los de la derecha y de la izquierda atacan a los de centro. Los del centro atacan a los de la derecha y a los de la izquierda. Todos se atacan entre sí. Pareciese como si hubiera un concurso para determinar el mensaje con más odio, el más deleznable.

Bienvenidos a la era del odio

Nota. A los posibles lectores de esta nota les aconsejo: no se desgasten escribiéndome mensajes de odio o amenazándome. Jamás leo los comentarios de mis notas.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
770

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus