Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Bien educados, venales y violentos

Los recientes escándalos de corrupción y violencia han sido orquestados por gente, en apariencia, bien educada. ¿Es la educación un antídoto contra violencia y corrupción?

Por:
Junio 19, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Bien educados, venales y violentos
Gabriel García Morales, exviceministro, en prisión por sobornos de Odebrecht- Rafael Uribe, en prisión por asesinato de Yuliana Samboní

Los recientes escándalos de corrupción en Colombia han sido orquestados por gente, en apariencia, muy bien educada. Quienes promueven más violencia, también lo son.

¿Es la educación un antídoto contra la violencia y la corrupción en una sociedad? ¿Individuos con mejores oportunidades de asistir a buenos colegios y universidades ofrecen garantía de respeto por los recursos públicos y, en general, por la vida de los demás? ¿Sociedades en las que florece la ciencia y las artes son más pacíficas?

La respuesta no es fácil. Los más educados han apoyado  proyectos de muerte masiva en todo el mundo. En 1914, científicos e intelectuales de primer nivel  contribuyeron a que sus respectivos gobiernos  declararan la que se convirtió  en la Primera Guerra Mundial, la más mortífera  hasta entonces, por las nuevas tecnologías de tanques, aviones, submarinos y gases letales, que acabó, hace un siglo, con la vida de decenas de millones de civiles y militares. Los jóvenes soldados, ingleses, franceses o alemanes, salían al matadero aplaudidos en medio de manifestaciones populares.

Conocidos son los enganches en la Alemania nazi  de los investigadores de la eugenesia, del apoyo temporal de maestros filósofos como Heidegger al letal proyecto hitleriano y de artistas al antisemitismo que condujo al Holocausto. Y el respaldo del pueblo alemán, uno de los mejor educados del mundo, amén del de los aparatos industrial y financiero.

O el compromiso de físicos de primer nivel en el proyecto Manhattan que desarrolló la bomba atómica en los Estados Unidos y que, en su primera aplicación bélica, acabó con la vida de centenares de miles  en Hiroshima y Nagasaki.

Se podrá decir que los nacionalismos o la necesidad de frenar a Hitler explican el apoyo de científicos, intelectuales y pueblos educados a las maquinarias de la guerra.  Explicación que deja mal colocada a la educación y a la ciencia como instrumento de los políticos y los intereses económicos.

Por el lado de la corrupción, la confusión es mayor. En general, en el mundo, los eventos mayores de sobornos se originan en  corporaciones poderosas, programados y decididos por ejecutivos de primer nivel, muy bien educados. Las contrapartes, en el sector público, pueden ser, fácilmente, cabezas de estado o ministros. Toledo, tecnócrata y presidente peruano, que anda prófugo por recibo de coimas de Odebrecht, es un ejemplo.

 

Las contrapartes, en el sector público,
pueden ser, fácilmente, cabezas de estado o ministros.
Como Toledo, presidente peruano, prófugo por coimas de Odebrecht

 

Cuesta trabajo entender que la corrupción sea promovida por organizaciones dotadas de códigos de buen gobierno corporativo, que suelen incluir mandatos éticos y de responsabilidad social empresarial. Códigos que, después de sucesivas olas de corrupción en el mundo, como las de los 80, comienzos del siglo y la de la crisis del 2008-09, son más estrictos. Y, sin embargo, no son suficientes para conjurarla.

En el caso colombiano, las preguntas sobre la relación entre buenas oportunidades de educación y corrupción están sobre la mesa. Aritméticamente, es sencillo: si los altos funcionarios del nivel nacional provienen de un puñado de universidades, la probabilidad de que egresados  de las mismas terminen envueltos en uno u otro lado e actos de corrupción (sobornado, sobornador) es alta. No obstante, la cuestión no es matemática; es otra: ¿por qué el tránsito por dichos centros educativos no garantiza que sus egresados actúen de manera correcta? ¿Se están formando profesionales técnicamente competentes, ávidos de billete sin importar los medios?

Las adjudicaciones de Odebrecht, las cúpulas de las campañas políticas que recibieron dinero, las intermediaciones de coimas, han sido, todas, gestionadas por gente muy bien educada proveniente de las mejores universidades colombianas.

En cuanto a la violencia extrema, no olvidemos, ejemplo de magníficas oportunidades de educación, al asesino de la niña Samboní.

Finalmente, es gente bien educada la que dirige la campaña para que no termine un período violento que le ha costado más de 200 000 vidas a Colombia y que busca enardecer masas. Y, como lo contó Vélez, el gerente de la campaña del No el pasado octubre, apelando a la mentira  y a las emociones negativas de los votantes, triunfó el guerrerismo.

Desalentador el panorama. Sin embargo, hay que insistir en promover  una educación con cultura de paz y respeto incondicional por los recursos públicos. Y cero impunidad.

 

Publicidad
0
4938
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Rafael Orduz Medina

El erizo y el tigre: Ay, Trump…

El erizo y el tigre: Ay, Trump…

Gracias a las amenazas intervencionistas de Trump dos regímenes que pisotean la democracia —Corea del Norte y Venezuela— están de plácemes porque les está asegurando la supervivencia
¿Que Uribe no endosa? Hombre…

¿Que Uribe no endosa? Hombre…

Lo más sorprendente de la realidad política es que los candidatos del Centro Democrático suman, ni más ni menos, el 5 %. Pero Uribe ya demostró, con creces, que sí endosa
Faltan McCains, sobran Trump e imitadores

Faltan McCains, sobran Trump e imitadores

Trump tuvo su peor descalabro frente al Obamacare, con el crucial voto de McCain, republicano de racamandaca, y su antítesis, quien dejó al hospital con cáncer para ir al Congreso
Espíritu de cuerpo: ¿cuál ideología?

Espíritu de cuerpo: ¿cuál ideología?

Expresidente que calumnia periodista, campañas untadas de Odebrecht, falsos positivos, fiscal anticorrupción enjuiciado… unos aplauden, otros impávidos y los demás se hacen los de la vista gorda
Corrupción de derecha e izquierda: ¿idénticas?

Corrupción de derecha e izquierda: ¿idénticas?

Semana rica en crónica roja de la corrupción latinoamericana y colombiana: Lula, Humala, exfiscal Moreno, campañas Zuluaga y Santos… ¡Lula que era el de mostrar de la izquierda!
¿Valores occidentales? ¿Cuál Occidente?

¿Valores occidentales? ¿Cuál Occidente?

La pelea no es de Occidente contra los enemigos que Trump & Cía. imaginan, es contra la cultura de intolerancia, irrespeto por la democracia y la diversidad que estos bárbaros pretenden imponer
Santos se fajó y se salvan vidas

Santos se fajó y se salvan vidas

La entrega de armas por parte de las Farc es un hecho enorme en la historia colombiana. Con y sin aplausos, ahí está el hecho, independiente de las artimañas para desvirtuarlo