Opinión

Belleza sin bikini

Miss America elimina desfile en traje de baño, mientras Colombia empieza a inundarse con tangas y bikinis del Reinado Nacional de la Belleza

Por:
septiembre 23, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Belleza sin bikini
La decisión de eliminar el desfile en bikini fue tomada por la nueva presidenta de la junta directiva del certamen, Gretchen Carlson.

A pesar de que no veo los certámenes de belleza, he sentido algo de intriga por los contrastes a los que me he visto expuesta a través de la prensa en Estados Unidos y Colombia.

Y es que mientras en los medios colombianos empiezan a inundarnos con fotos en tangas y bikinis de las nuevas candidatas al Reinado Nacional de Belleza, en Estados Unidos se hace el mismo certamen a nivel nacional y por primera vez se elimina la famosa y controvertida sección de las candidatas luciendo trajes de baño. Un tema que no deja aun de mencionarse y comentarse en la prensa de este país.

La decisión tomada por la nueva presidenta de la junta directiva del certamen, Gretchen Carlson, llega justo en momentos en donde el mundo es testigo de cambios profundos sobre la percepción de la mujer, sus valores y el rol de ella y su cuerpo en la sociedad.

Los debates sobre el acoso sexual, los ya famosos movimientos #MeToo y #TimesUp han puesto en el ojo del huracán temas que como el concurso en vestido de baño ponen siempre en duda el valor de las mujeres, y abren campo para todo tipo de estereotipos y  prejuicios.

Aquellos contrarios a la decisión de Carlson argumentan que por años esta prueba ha sido la columna vertebral del certamen. Históricamente el hecho de que las mujeres hubieran logrado mostrarse en vestido de baño de una y luego dos piezas en un show de este calibre significó en su momento un símbolo de empoderamiento femenino vital para la época.

Pero ese empoderamiento se mide hoy de muchas otras maneras. Por eso quienes han aplaudido la noticia argumentan que el certamen debe medir a las mujeres desde otros ángulos y que sin la prueba, además, se podrán incluir candidatas de todas las formas y tamaños.

En la era en donde se está tratando de incluir a más mujeres en las áreas de la ciencia, la ingeniería y la tecnología, y cuando se le ha puesto especial énfasis a los espacios que se han ganado a nivel político y laboral destacando el intelecto y la preparación, lucir un vestido de baño y servir de "producto" para ser juzgada en los ojos de personas que solo miden las curvas y el sexapil, es un sacrilegio.

De cualquier manera, la decisión abre toda un serie de preguntas sobre lo que es belleza, lo que se debe o no medir en este tipo de certámenes y su real utilidad para la sociedad.

A parte de distraer a quienes se interesan por la moda, los productos de belleza y las curvas de las mujeres, en el fondo estos certámenes hacen parte de una industria que se alimenta de los productos que allí se exponen. Desde los lugares en donde se realizan, las marcas de trajes que se usan, los servicios que se promocionan y las mujeres que se escogen.

 

 

Con o sin bikini, la belleza es tan subjetiva
como el número de personas que vivimos en el mundo

 

 

En ocasiones y por coincidencias históricas, estos concursos han servido para resaltar algunas ideas interesantes sobre el rol de las mujeres en la sociedad y algunos de los problemas que ellas enfrentan, pero solo como canales de conscietización que no tienen forma de medirse.

El más reciente fue el del concurso de belleza Miss Perú el cual fue usado por sus productores para concientizar a sus audiencias sobre la violencia contra las mujeres y las niñas.

En su momento, fue una brillante idea de mercadeo dado el perfil del público y el momento de la discusión sobre este tema en ese país. En vez de las medidas de busto, cintura y cadera, las jovencitas destacaron el número de feminicidios que ocurren en cada uno de los municipios que representaban.

Y aunque usados de esta manera, podrían ser algo más útiles, en lo que a mí respecta, este tipo de shows son un despropósito social. No me parece que sirvan para nada distinto a enriquecer algunos pocos e idiotizar a la gran mayoría.

Con o sin bikini, la belleza es tan subjetiva como el número de personas que vivimos en el mundo.  Encasillarla o ponerle valor comercial no tiene sentido. Además, y como ya sabemos, clasificarla perjudica a los más jóvenes que en últimas y en algún punto de su vida, o durante toda su existencia se sienten obligados a cumplir con parámetros inalcanzables por la mayoría.

-.
0
1778
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El gol de los cigarrillos electrónicos (II)

El gol de los cigarrillos electrónicos (II)

El golazo de los cigarrillos electrónicos

El golazo de los cigarrillos electrónicos

De musas e inspiraciones

De musas e inspiraciones

De juicios y sentimientos

De juicios y sentimientos

Penetrando el NO

Penetrando el NO

Un tóxico 2018

Un tóxico 2018

Del dicho al hecho en acoso laboral

Del dicho al hecho en acoso laboral

Nobel a la era del #Metoo

Nobel a la era del #Metoo