Para beber, las mujeres no necesitan hombres

"Cuando rechazamos eventos como el maltrato a las mujeres o problemáticas como el machismo, deberíamos ante todo preguntarnos cómo se reproducen los mismos"

Por: ROBERTO CARLO NÚÑEZ PÉREZ
febrero 16, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Para beber, las mujeres no necesitan hombres
Foto: internet

Hemos construido un país profundamente discriminatorio. Y hemos aprendido a excluir desde las formas más evidentes y duras hasta las más sutiles,  tanto que a veces ni nos damos cuenta. La discriminación más sutil se presenta en forma de gestos, palabras,  susurros y silencios (aquello que no se dice, pero se sobreentiende).

Lo anterior evidencia la necesidad de atacar esos resquicios en los cuales las formas de discriminación se manifiestan.  Eliminar la discriminación en todos los ámbitos debe ser la tarea de toda sociedad que se considere democrática.

Mirar al otro como alguien “diferente” y en consecuencia menospreciarlo se revela de múltiples formas. Para citar un caso,  analicemos nuestra mirada sobre lo que deben ser las mujeres y cómo las juzgamos a partir de su comportamiento

En ocasiones la música nos brinda ejemplos claros. No quiero aquí juzgar un ritmo o cantante en específico, sino de ser consciente  de las creencias que al cantar una canción, por ejemplo, estamos reproduciendo. Tomemos un trozo de l“La Santa” de Churo Díaz:

“Ay tu andas de parranda en parranda /Y bebes más alcohol que agua /Crees que te la sabes todas y no señor/  Pero conmigo es distinto conmigo eres una santa/ La que ni una mosca mata…..”/

En la canción nos sorprende que una mujer ande de parranda y tome wisky igual que lo hace un hombre, y aún más que una mujer pueda tener “más mundo” que un hombre,  como se refleja en los versos

Tienes más mundo que yo / Y ya yo se tu historial/ Es que en el valle todo se sabe /Que tú te portaste mal. /

Como  se observa, además de la sorpresa manifestada, se juzga de manera negativa a la mujer por parrandear, como lo hacen muchos; aquí el problema consiste en que lo haga una mujer.

Esa mirada es la que  nos lleva a que cuando veamos a dos mujeres tomando cervezas en un bar o  estadero creamos que están solas y falta por lo menos un hombre para hacerlas plenamente felices, de la misma forma que cuando las vemos bailar entre ellas.

Tomamos los anteriores ejemplos por  la discriminación sutil que en ellos se presenta: Rechazamos que una mujer pueda parrandear igual que un hombre; no nos parece que esto esté acorde a lo que debería ser.  Y no se trata aquí de endentarnos en la discusión de si es bueno o no  que alguien vaya de parranda en parranda; criticamos  que se mire con diferente rasero un hecho dependiendo del protagonista, más bien de “la protagonista”.

Cuando rechazamos eventos como el maltrato a las mujeres o problemáticas como el machismo, deberíamos  ante todo preguntarnos cómo se reproducen los mismos.  La violencia contra la mujer no se explica porque alguien “malo” actúa como gente mala. No deberíamos sorprendernos de que una mujer exprese abiertamente su alegría en una parranda como en general lo hacemos los hombres. Más bien deberíamos cantar como Orlando Liñán y Romario Munive en su canción “la Chacha”:

Se bebe dos y tres botellas, la muchacha /y no se emborracha, y no se emborracha /es mucha vaina buena, esa mujer si engancha /ella es la chacha, ella es la chacha/ .

Nos cuesta creer que las mujeres puedan  de vez en cuando pegarse unos palitos, divertirse y ser felices, incluso sin nosotros.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1521

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Elegía a las crónicas taurinas del Alfredo Molano

Elegía a las crónicas taurinas del Alfredo Molano

Rubén Mendoza responde a las críticas con homofobia y machismo

Rubén Mendoza responde a las críticas con homofobia y machismo

Nota Ciudadana
'El Bronx', otra serie más que denigra a las mujeres

'El Bronx', otra serie más que denigra a las mujeres

Nota Ciudadana
La incertidumbre de ''Ser Pilo Paga''

La incertidumbre de ''Ser Pilo Paga''