Barranquilla, una ciudad llena de invertidos

"Varios habitantes de 'La Arenosa' prefieren marchar contra la polémica 'ideología de género' que contra la corrupción y la falta de oportunidades"

Por: Miguel Eduardo Villa Escorcia
agosto 10, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Barranquilla, una ciudad llena de invertidos

El tema social, político y cultural, que ha estado sonando fuertemente en los medios de comunicación con relación a la mal llamada “ideología de género”, no es de interés para la mayoría de colombianos. Esta ideología es una postura doctrinante que podría causar confusión, o podría alterar el sano comportamiento de nuestros niños, con respecto a su condición sexual.

En primera medida, es necesario aclarar por qué es un error llamar ideología de género a una condición sexual que no se da por adoctrinamiento o por imposición, pues simplemente se siente, se da, corresponde a un sentir muy íntimo y en cual no tenemos ningún derecho de atrevernos a opinar. Pero miremos qué nos dice la RAE sobre el termino –ideología.

Ideología:

De idea y -logía, sobre el modelo del fr. idéologie.

  1. f. Conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc.

Ideas fundamentales. Ahora bien, ¿será posible que una orientación sexual se le imponga a alguien a través de ideas fundamentales? Causa temor pensar de dicha forma. Pero como estamos en 'locolombia', cualquier disparate resulta un boom.

Para muchos la homosexualidad es una conducta enfermiza, aberrante, pecaminosa, impura y que ahora se impone a través de una doctrina o ideología. Barranquilla marchará y alzará su voz hipócrita contra el Gobierno de turno y en especial contra el Ministerio de Educación, que solo prosigue la orden de la Corte que, a través de la sentencia T-478/15, llamada también sentencia Sergio Urrego, en memoria al joven gay de dieciséis años que el 4 de agosto del 2014, decidió quitarse la vida en Bogotá, lanzándose desde la terraza del centro comercial Titán Plaza. Diciéndole adiós a un mundo, pero en especial a un colegio que lo juzgó y lo discriminó por su orientación sexual.  En ese sentido la Corte resolvió y decidió conceder protección a los derechos a la intimidad y buen nombre igualdad y no discriminación, libre desarrollo de la personalidad, el derecho a la educación y la prevalencia de los derechos de los menores de edad.  Pero como para muchos esto no es nada importante y creen que solo es capricho de una ministra de Educación que, por ser lesbiana, solo intenta imponer, a través de una colonización gay, la mal llamada y tergiversada “ideología de género”.

A pesar de ser un problema nacional, coloco mis ojos sobre Barranquilla, ciudad rumbera y bullera para ciertas cosas, y a veces para cosas innecesarias, como la ridícula marcha promovida por algunos sectores conservadores y personas del común con grandes sentimientos religiosos, que hacen aflorar y despertar su lado homofóbico que muchos dicen no tener, pero que muy en el fondo de su ser corresponden con él.

Aquí en Barranquilla llevo 25 años viviendo, así que llevo buen tiempo observando las injusticias, la corrupción, la falta de oportunidades labores para jóvenes que, como yo, nos interesa la ciencia, la cultura, la investigación académica y otras cuestiones que son un punto aparte en una ciudad en donde prima el cemento y el concreto.

Pero eso no es preocupación para nadie, y por tal razón no marchan, no convocan al llamado a la ciudadanía. Pero si les preocupa que se vean amenazados sus principios morales, sus principios tradicionales, o peor aún que desafían lo que su dios ordena con respecto a la constitución de una familia. Vaya, que atentos son cuando los exprimen y derraman el agua bendita que su dios dejo caer sobre vosotros.

Pero por qué no marchan los barranquilleros para no volver a ver jamás a nuestros niños, esos que tanto protegemos de ideologías absurdas, y que perfectamente vemos en semáforos, es esquinas, en andenes, que a través de una limpiada de vidrio intentan conseguir unas cuantas monedas bajo ese sol barranquillero; por qué no marchamos para no volver a ver jamás a nuestros niños en una esquina esperando la señal roja de un semáforo para hacer un show de acrobacia callejera o malabares algo imperfectos, con la intención de que un pudiente ciudadano baje un poco la ventana de su auto, para así conseguir unas monedas, monedas que quizás le aliviaran la fatiga por un rato o monedas que quizás llevarán alimentos a sus casas. ¿Pero quién marcha por esta situación indignante y humillante por la que nuestros niños, aquellos niños que intentamos salvar de la colonización gay?

Por eso digo que Barranquilla es una ciudad llena de  invertidos, haciendo alusión a uno de los tantos términos que se usa para fomentar el abuso verbal sobre ciertas personas. Así que invertida es mi ciudad, acalorada y sofocada de gravísimos problemas sociales dignos de marchas, de protestas, de rechazos por parte de todos y todas, pero como buen vividero, parrandera y carnavalera, solo arman un carnaval cuando son sometidos a una prueba de alto calibre como la aceptación de una minoría en la sociedad, que, con gran esfuerzo y arduo trabajo, han alcanzado sus derechos que le son propios por haber nacido en un estado social de derecho.

-.
0
2743
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Taxista se intenta volar después de atropellar a joven y a su hija de 2 años

Taxista se intenta volar después de atropellar a joven y a su hija de 2 años

Nota Ciudadana
Queiroz era feliz hasta que se la declaró Carlos Antonio Vélez

Queiroz era feliz hasta que se la declaró Carlos Antonio Vélez

La empresa que enseña a lavarse bien las manos para atajar el Coronavirus

La empresa que enseña a lavarse bien las manos para atajar el Coronavirus

El coronavirus frena la Asamblea del BID en Barranquilla

El coronavirus frena la Asamblea del BID en Barranquilla