Ay, Dios, adónde hemos llegado
Opinión

Ay, Dios, adónde hemos llegado

Quizás hubiera sido lo mejor para todos, desterrar a Martín Sombra de las Farc por descompuesto. Desafortunadamente nunca se adoptó tal determinación

Por:
diciembre 09, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

Conocí a Martín Sombra en el Caguán, cuando fui enviado a incorporarme a la Comisión Temática adjunta a la Mesa de Diálogos, en el proceso que se adelantó con el gobierno de Andrés Pastrana. Para entonces, ya Sombra no ejercía ninguna actividad como mando, simplemente cumplía algunas tareas que le encomendaba el Mono Jojoy, como, por ejemplo, hacerse cargo de los depósitos y la distribución de intendencia.

Ya para entonces se lo consideraba un personaje peculiar. Se decía que muchos años atrás había sido comandante de algún frente en Arauca o el Casanare, responsabilidades de las que terminó marginado cuando el crecimiento y cualificación de la organización, exigieron condiciones políticas y militares mucho más elevadas. Sombra era un hombre tosco, sin mayor formación ideológica, un remanente de las guerrillas liberales de los años cincuenta.

Se contaban de él muchas historias, algunas francamente macabras, que por cierto a él le gustaba alimentar con sus relatos. Porque si algo lo caracterizaba era su compulsión a contar historias en las que él figuraba como personaje central, invenciones de episodios y hazañas que hacían reír con incredulidad a quienes lo escuchaban. Para dirigirse a los demás, usaba siempre la palabra compinche, razón por la cual muchos lo apodaban así, el compinche.

Una de sus frases favoritas era afirmar: yo fui bandolo, compinche, yo fui bandolo, en procura de ganar reputación como hombre duro, protagonista de singulares lances. Enseguida procedía a contar hechos fantasiosos de sus épocas de bandolero en el Tolima, muchos años antes de la creación de las Farc. La gente simplemente lo escuchaba y se reía, moviendo la cabeza en señal de lástima. Para todos era obvio que Sombra no era más que un charlatán.

El hecho de haber ingresado a las Farc al poco tiempo de su creación le confería un reconocimiento por su antigüedad, una condición que solo quien esté familiarizado con la milicia comprende. Las Farc eran un ejército, y por tanto su dirección no era ajena a ese hecho. A los guerrilleros más antiguos en filas se les confería cierta consideración, así carecieran de rango. Tantos años de aguante en la guerra eran un mérito por lo menos moral. Ese era el caso de Sombra.

________________________________________________________________________________

Un viejo resabiado, que mentía con suma facilidad, embaucador y bebedor empedernido, con el que no se sabía bien qué hacer

________________________________________________________________________________

Un viejo resabiado, que mentía con suma facilidad, embaucador y bebedor empedernido, con el que no se sabía bien qué hacer. Alguna vez le escuché al Mono contar en una reunión, que lo había reprendido con fuerza. Con tipos como él no había más recurso que aplicarle un artículo del Estatuto de las Farc, que establecía la separación de la organización. Es decir, marginarlo de ella. No era un enemigo, pero hacía más daño que cualquier enemigo.

Al enemigo se le podía aplicar el reglamento disciplinario, y si era necesario, fusilarlo tras un consejo de guerra, pero al que no era enemigo, pero le vivía causando problemas al movimiento por su conducta licenciosa, sin que se lograra corregirlo pese a la aplicación de una y otra sanción, no quedaba más remedio que sacarlo. Contaba el Mono que Sombra había abierto los ojos en señal de terror, cualquier cosa, menos que fueran a expulsarlo.

Quizás hubiera sido lo mejor para todos, desterrarlo de las Farc por descompuesto. Desafortunadamente nunca se adoptó tal determinación. Así que Sombra siguió dando lata aquí y allá, en las distintas tareas que le asignaban, pensando en que no podría hacer daños. Enfermo de las piernas, obeso e insoportable, hubo que enviarlo a tratamiento médico afuera, a la ciudad, en medio de las hostilidades que la guerra adquirió tras la muerte de Manuel Marulanda.

Apenas de esperar de él, al poco tiempo desapareció del lugar donde lo tenían hospedado. Se desertó y corrió a hacer de las suyas. Germán Castro Caicedo escribió un libro llamado Objetivo 4, en el que desde su visión, reconstruyó las circunstancias en las que Sombra fue capturado por las autoridades un par de años después, cuando se dedicaba a darse la gran vida, a su rústica manera. Apenas cabe imaginar cómo conseguía los recursos para ello.

Sombra fue presentado perversamente como uno de los mandos más importantes del Bloque Oriental, cosa completamente falsa. En provecho de eso, terminó acogiéndose a la ley de justicia y paz decretada para los paramilitares firmantes de Ralito. Buscando favorecerse, se dedicó a dar las declaraciones más inverosímiles contra las Farc de las que quiso vengarse porque no corrieron a ayudarlo tras su captura. Pese a ello, beneficiado por el Acuerdo de Paz, obtuvo la libertad.

Para regresar de nuevo a sus andanzas, por lo que fue capturado acusado de secuestro junto con otros desertores que, como Kabir, alguna vez fueron elevados por él, a héroes. Hoy, semejante sinvergüenza, da rienda suelta a su egolatría ante la JEP. Ay, Dios, adónde hemos llegado.

 

 

 

 

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Los Montes de María, un Macondo alegre que sueña la paz

Los Montes de María, un Macondo alegre que sueña la paz

Los problemas del programa de protección especial

Los problemas del programa de protección especial

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--