Opinión

Auxilio, señora alcaldesa

Por favor, alcaldesa Claudia López, haga algo por los peatones, ya logramos superar las trampas de los andenes, y ahora nos exponemos a un peligro mayor: los ciclistas sin control

Por:
febrero 11, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Auxilio, señora alcaldesa
¿Por qué no existe ninguna reglamentación ni señales en las ciclovías?, es la primera pregunta señora alcaldesa

En nombre de los peatones de Bogotá le solicitamos encarecidamente a usted señora alcaldesa Claudia López, que haga algo por nosotros los que estamos exponiendo como mínimo nuestra salud mental cuando no nuestra integridad física, al ejercer nuestro derecho a caminar. Si ya logramos superar las trampas de estos andenes inseguros de esta ciudad, tenemos actualmente un peligro mayor que en vez de reducirse se agrava día a día: los ciclistas, no todos pero sí la gran mayoría. Usted que es una clara defensora del uso de la bicicleta y que ha designado este medio como su transporte oficial, por favor haga algo. Brevemente planteo los peligros más evidentes que tenemos que afrontar quienes no solo en el día sin carro sino todos los días, andamos a pie.

Primero, las ciclovías se han convertido en una carrera desenfrenada de jóvenes para quienes los semáforos no existen, las reglas tampoco de manera que nada y menos un semáforo en rojo los detiene en su alocada carrera, ni siquiera el pobre peatón que cree que tiene la vía. Segundo, las aceras que no son ciclovías se han vuelto una amenaza porque el que camina no se imagina que de pronto un ciclista se adueña de este espacio público y se le atraviesa inesperadamente, sin el menor respeto por quienes transitan por ese lugar. Tercero, con demasiada frecuencia cuando el pobre caminante va a atravesar una calle, solo mira hacia el lado donde viene los carros, las motos y las ciclas, pero resulta que estos últimos también manejan descaradamente en contravía. El resultado puede ser desastroso. Finalmente, las vías que ya no son ciclovías como las de la carrera 11 —a pesar de tener la clara imagen de peatón— los ciclistas que tienen en esa vía su amplia posibilidad para transitar siguen utilizando este espacio de manera que los peatones nos morimos del susto caminando por el estrechísimo espacio que nos queda.

Es tan seria esta situación que cruzar una calle cuando tenemos la vía se ha vuelto imposible porque los ciclistas no se detienen de manera que con frecuencia, y a veces en medio de la lluvia frecuente en esta ciudad, nos demoramos y mojamos porque los ciclistas no nos permiten usar el paso que está despejado porque los carros sí los respetan.

____________________________________________________________________________________________

Las aceras, que no son ciclovías, se han vuelto una amenaza porque el que camina no se imagina que de pronto un ciclista se adueña de este espacio público

____________________________________________________________________________________________

Por qué no existe ninguna reglamentación ni señales en las ciclovías, es la primera pregunta señora alcaldesa. Por qué no hay ningún tipo de reglas de manera que el ciudadano en el suelo tumbado por uno de estos ciclistas tenga manera de quejarse ante alguna autoridad. Por ejemplo, en la calle 77 con la carrera once, al lado del semáforo hay un CAI y no se imagina la cantidad de veces que quienes frecuentamos esa esquina nos hemos visto jalados por un ciudadano solidario, que impide que nos atropelle el ciclista que se cruzó en rojo a gran velocidad. Para ser justos, en el día sin carro al tratar de cruzar el andén, tres ciclistas se detuvieron hasta que pasamos un grupo grande de gente. Esto para confirmar que sí se puede.

Este llamado para nada descalifica el uso de la bicicleta. Precisamente por haber vivido en Holanda considero este medio como una de las mejoras formas de transportarse para aquellos que pueden hacerlo. Pero precisamente por el gran auge que ha tenido en el país y específicamente en Bogotá, los usuarios de bicicletas necesitan tener una regulación para evitar estos abusos que sí afectan a muchos transeúntes.  Su agenda señora alcaldesa es infinita, pero créame que esta petición es una necesidad sentida por muchos de los habitantes de Bogotá.

E-mail [email protected]

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialopez.com

 

El pobre caminante va a atravesar una calle, solo mira hacia el lado donde viene los carros, las motos y las ciclas, pero resulta que estos últimos también manejan descaradamente en contravía

 

-.
0
5700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El presidente y la alcaldesa: una pelea absurda

El presidente y la alcaldesa: una pelea absurda

Luigi Echeverri: ¿a nombre de quién?

Luigi Echeverri: ¿a nombre de quién?

Gobierno:

Gobierno: "mezquino con los vulnerables"

Sin fiscal, sin procurador y sin defensor del pueblo

Sin fiscal, sin procurador y sin defensor del pueblo

Presidente Duque: concéntrese

Presidente Duque: concéntrese

Presidente Duque, usted se debe a todos los colombianos

Presidente Duque, usted se debe a todos los colombianos

Territorios claman ayuda

Territorios claman ayuda

Empresarios: pídanle cuentas a sus gremios

Empresarios: pídanle cuentas a sus gremios