La corona póstuma del campeón olímpico Jim Thorpe

Treinta años después de su muerte, sus nietos recibieron los dos oros que ganó en los olímpicos de Estocolmo 1912

Por:
Agosto 10, 2016
La corona póstuma del campeón olímpico Jim Thorpe

En los Juegos Olímpicos de 1972 en Munich (Alemania), Colombia fue privada injustamente de lograr su primera medalla de oro . La esperanza estaba en el Campeón del Mundo de los 4.000 m persecución individual en ciclismo y récord mundial de la hora amateur, Martín ‘Cochise’ Rodríguez. En condiciones lógicas sería medalla de oro fija, pero un compatriota, el periodista barranquillero Edgar A. Senior lo acusó de profesional encubierto, lo denunció y fue privado de participar en esos juegos por el COI.

Algo similar había ocurrido 60 años antes con el deportista más valioso de la primera mitad del Siglo XX en EE.UU según la AP, el señor Jacobus Franciscus “Jim” Thorpe. Es considerado uno de los atletas más versátiles en el deporte moderno ya que además de atleta, practicó en la alta competencia, baloncesto, béisbol y fútbol americano. Thorpe era de ascendencia indígena americana e inmigrante europea. Posteriormente en 1999 la misma AP lo declaró como el tercero en la lista de los mejores atletas del país en todo el siglo XX, que siendo en la primera potencia mundial deportiva, tenía un enorme significado y relevancia.

En los JJOO de Estocolmo en 1912, Jim Thorpe, llamado el gigante indio de Carlisle, fue el ganador contundente de las pruebas de decatlón y pentatlón. títulos que solo serían posibles para el atleta más completo de los juegos. Desafortunadamente apareció en una foto en un periódico sensacionalista con un equipo profesional de béisbol. Fue acusado de “profesionalismo” y por lo tanto sancionado por el Comité Olímpico Internacional, despojándosele de sus títulos olímpicos, y se entregaron sus medallas a los atletas que habían quedado en las siguientes posiciones; éstos a su vez renunciaron a ellas como gesto de admiración por el verdadero y legítimo campeón.

El atleta estadounidense no superó jamás esta pérdida. Hasta su muerte en 1953 se la pasó casi 40 años reclamando el reconocimiento de sus títulos olímpicos, logrados según él con legitimidad. Pero este reconocimiento solo le llegó 30 años después de su muerte en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 cuando sus nietos y herederos recibieron de Juan Antonio Samaranch las dos medallas que le habían sido retiradas.

Pero Jim Thorpe en vida fue olvidado por completo en su país. Vivió en la pobreza y murió en la miseria. Trabajó en la industria de la construcción cavando zanjas, como vigilante y brevemente se unió a la Marina Mercante de los Estados Unidos. En los años que abarcó la década de 1950, Thorpe estaba sumido en la completa pobreza. Cuando fue hospitalizado porcáncer de labio en 1950, fue admitido como un caso de caridad. En una conferencia de prensa para anunciar la cirugía, la esposa de Thorpe lloró e imploró por ayuda, diciendo: “Estamos quebrados…. Jim no tiene nada, solo su nombre y sus recuerdos. Ha gastado mucho dinero en su propio pueblo y lo han dejado solo. Ha sido explotado costantemente.”.

A comienzo de 1953 sufrió su tercer ataque cardíaco mientras comía con su tercera esposa, Patricia Askew, en la casa rodante en la que vivían en California. Fue revivido brevemente por medio de respiración artificial, y fue capaz de hablar con aquellas personas a su alrededor pero poco después perdió la conciencia y murió el 28 de marzo de 1953. Su vida fue llevada al cine en 1951 (Jim Thorpe, el declive de un campeón).

-Publicidad-
0
2790
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus