Ataque brutal a la democracia en Colombia

Carta abierta al presidente del Parlamento Europeo y a otras autoridades internacionales a propósito de lo que ocurre en el país

Por: Martin Eduardo Botero
mayo 07, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Ataque brutal a la democracia en Colombia
Foto: Las2orillas / Leonel Cordero

Presidente del Parlamento Europeo

David-Maria Sassoli

Dr. Iván Duque Márquez

Presidente de la República de la Colombia

Dra. Ursula von der Leyen

Presidente de la Comisión Europea

Dr. Gilles de Kerchove  d'Ousselghem

Coordinador de la UE contra el terrorismo, Consejo de la Unión Europea

Dr. Antonio Tajani

Senador y expresidente del Parlamento Europeo

Distintas Autoridades e instituciones italianas y europeas

Objeto: Ataque brutal a la democracia en Colombia

Agradeciéndole la atención que pueda prestar a esta carta le ruego, señor presidente, acepte la expresión de mi consideración más distinguida.

Señor presidente, los movimientos radicales, organizaciones de extrema izquierda radical y sus aliados locales e internacionales están apoyando el intento de golpe de Estado contra un gobierno democrático y legítimamente constituido, como es el caso del gobierno colombiano. Tenemos un partido de oposición comunista que ignora la voluntad del pueblo y se comporta exactamente de la misma forma que los partidos comunistas de estilo soviético que esclavizaron a media Europa en el siglo XX, que manipula sobre la base del integrismo y de una ideología política antidemocrática a organizaciones y a grupos informales dispuestos a utilizar la violencia política.

Esta máquina hipócrita, antidemocrática y golpista de saqueo a los pueblos —que tiene "seriamente amenazada la democracia en Colombia”— funciona a pleno rendimiento en los dos lados de la frontera, activada en este caso por el afán de enriquecimiento, sostenidos por sus amigos de la internacional socialista, quienes quieren desestabilizar el país, provocar el estallido de un conflicto o derrocar, el gobierno: no somos ingenuos. Este antagonismo ha generado una profunda polarización política, en medio de una grave pandemia que ha venido acompañado por una serie de disturbios violentos a gran escala en la que muchas personas inocentes han perdido sus vidas.

La situación es realmente muy crítica. La crisis política ha dado lugar al caos y a la desestabilización general, la intensificación y ampliación de la política de bloqueo y de otras medidas que limitan la circulación de personas y mercancías dentro del territorio colombiano, así como inseguridad y la tenencia generalizada de armas entre la población. Por un lado, existen grupos dispuestos a todo por hacerse con el poder a la fuerza y por utilizarlo de forma violenta; por otro lado, se usa la política de hambrear al pueblo hasta matarle con el bloqueo para que los alimentos y medicinas no lleguen a las decenas de miles de familias el que ha puesto a la Colombia al borde del desastre, al borde de la guerra civil, al borde de una catástrofe humanitaria.

Están amenazando la supervivencia de la propia población civil, poniendo en peligro la vida de cientos de miles de personas inocentes. El pueblo colombiano está completamente traumatizado y aterrorizado por las fuerzas no democráticas ocupantes, que, en flagrante desafío de todas las normas y principios del derecho internacional y de la decencia humana, sigue atacando a un pueblo que ha empobrecido, hambreado, privado de los elementos básicos de supervivencia, dignidad y medios de vida, y lo ha dejado totalmente vulnerable sin ningún lugar seguro adonde huir frente a su campaña terrorista mortífera. Este es un claro ejemplo del endémico desprecio de esta antidemocrática y brutal oposición de extrema izquierda y reaccionaria hacia los ciudadanos, muestran descarnadamente la indiferencia y el desprecio a la voluntad expresada de forma democrática y soberana por el pueblo colombiano, con el fin de conseguir la libre acción política del Partido Comunista. Esta es la definición básica desde mi punto de vista del terrorismo: utilizar la violencia de forma antidemocrática para alcanzar un objetivo político.

Debo confesar que jamás he visto algo más parecido al fascismo que sus métodos de trabajo. Toda su actitud hacia la política es propia de fascistas. Todos sus métodos violentos son fascistas. Cuando pongo la etiqueta de fascistas a esos comunistas es para demostrar que ambos extremos se han juntado. Son pocos los que se atreven a expresarlo, pero esta intifada (rebelión y levantamiento) de las principales fuerzas de la extrema izquierda no refleja las ideas, las esperanzas y las aspiraciones de la gente común. Este es un golpe de Estado popular contra todos nuestros avances democráticos, y por eso lo rechazamos categóricamente. El comunismo es un ataque a la democracia y tendremos que vencerlo con más democracia. Nuestra unidad constituye la razón de nuestra existencia.

A pesar del escepticismo inicial, y eso me complace sobremanera, sobre todo ahora que se sabe que más del 80% de la población no parece muy dividido respecto a esta cuestión, los ciudadanos quieren defender y adherirse a los valores básicos, los derechos sociales fundamentales y una mayor libertad y democracia, en vez de debilitarlos en aras de los presuntos intereses nacionales revolucionarios, la indiferencia y el ansia de poder. Por lo tanto, queremos denunciar esta actitud antidemocrática de la izquierda comandada por los líderes comunistas colombianos y queremos denunciar también este boicot sin precedentes e injustificable llevado a cabo por la izquierda revolucionaria en Colombia. Instamos a la solidaridad internacional para condenar esta acción cobarde y antidemocrática y exigir la pronta restitución del orden constitucional.

Señor presidente, no podemos mantenernos callados respecto a la situación en Colombia, y no deberíamos ser los únicos que la condenen y requiere nuestra absoluta atención y, al igual que el Parlamento Europeo. No podemos mantenernos callados, por lo que solicitamos que se restituya el orden constitucional. Así, lo que solicitamos con esta iniciativa conjunta es añadir nuestra voz a la de la comunidad internacional para dejar claro a quienes pretender tomar el poder de forma totalmente antidemocrática —a través de un intento de golpe de estado que está llevando al país al borde de la guerra civil, por mucho que lo hayan querido disfrazar— que debe recuperarse el orden democrático en Colombia, ya que este es uno de los elementos que garantizarán el futuro desarrollo de este gran país sudamericano. El Parlamento Europeo debería condenar tajantemente el intento de golpe de estado, así como todos los intentos de tomar el poder que incumplan los principios democráticos.

European Center for Transitional Justice y Comité Internacional de Voluntarios Italia - Unión Europea ponen de manifiesto la solidaridad con el pueblo de Colombia en su lucha contra el totalitarismo, el autoritarismo y su retórica, el populismo y la dictadura; y a favor de la libertad y las soluciones políticas a los problemas, y un nuevo futuro. Colombia como estado libre sin dictaduras de ningún tipo, y no debemos cejar en esta lucha, porque el comunismo y la dictadura es la mayor negación de las libertades individuales, porque es un ataque a las bases mismas de la convivencia democrática, porque debemos defendernos de quien tiene, como fin fundamental, nuestra destrucción. Solicitamos que se restituya el orden constitucional en Colombia.

Apelamos a la comunidad internacional a que apoye los esfuerzos para restituir la base jurídica para el funcionamiento de este estado. No hay nada que aclarar, pero sí hay un deber político y moral de expresar una dura condena. Todo indica que la situación en este país devendrá más crítica a resultas de las elecciones presidenciales que deben tener lugar a más tardar en mayo de 2022. Consideramos que debería supervisarse estrechamente el proceso electoral a través de representantes de organizaciones internacionales, en particular a través de miembros de nuestro Parlamento. Nuestra más profunda simpatía, pésame y solidaridad a las muy numerosas familias que están sufriendo como resultado de este horrible, injustificado e injustificable ataque al pueblo colombiano, a la democracia y a Europa.

El Parlamento Europeo está obligado a rechazar en su totalidad este ataque contra nuestros valores comunes, contra la democracia, contra las bases que fundamentan nuestra civilización, y a tomar una postura consecuente.

Una vez más, quiero agradecer al presidente y les estoy muy agradecido por su atención. Amén.

Comité ejecutivo European Center for Transitional Justice

Comité Internacional de Voluntarios Italia Unión Europea

-.
0
700

"Petro no ha dado solución a los barcos de la muerte en los que sobreviven pocas reses": Andrea Padilla

Un polémico abogado convertido en la “conciencia jurídica” de Petro

Un polémico abogado convertido en la “conciencia jurídica” de Petro

El metro de Bogotá: una obra que por ahora es un tierrero

El metro de Bogotá: una obra que por ahora es un tierrero

¿Cómo terminaron asesinados 4 amigos en una tienda cuando se gozaban el debut de Juanfer Quintero?

¿Cómo terminaron asesinados 4 amigos en una tienda cuando se gozaban el debut de Juanfer Quintero?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus