Asistencialismo en La Guajira

"Programas oportunistas que terminan generando más pobreza."

Por: NotiWayuu
septiembre 02, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Asistencialismo en La Guajira
lanochedelarcoiris.blogspot.com

Comienzo por dar a conocer que siento especial conexión por los indígenas wayuú, por la importancia de su preservación cultural y el sinnúmero de implicaciones que esto tiene. Y es que no podría ser de otro modo, mal haría en denigrar de la cultura cuando en mi sangre fluyen sus genes al haber sido mi abuelo materno un importante líder wayuú; mal haría en denigrar de la cultura cuando a ella le debo mucho de mi formación, de mi idiosincracia, de mi perspectiva de vida y en últimas de mi ser. Estas raíces son las que me inclinan a que, resguardado en estas letras, manifieste mi entero inconformismo con la forma en que se ha enfrentado la problemática de la sequía en mi departamento y sobretodo brindar luces sobre el asunto con mucho cariño a quienes en la jerga wayuú son arijunas: mis grandes y apreciados amigos del interior del país, en la medida que son ellos en quienes noto mayor preocupación por la situación.

La situación ha tomado un nivel tal que raya en ocasiones con la incomodidad. Esto sucede especialmente cuando mis interlocutores no salen de su asombro y yo continuo relatando la situación de La Guajira con la mayor naturalidad del mundo, momento en que se avivan sus pasiones y su mirada se torna hacia mí como si fuera un indolente frente a la realidad. No es mi mente un fuero para juzgar esas actitudes, por el contrario me siento agradecido con las mismas en la medida que provocaron en mí un poco de esfuerzo analítico, el cual a su vez devino en estas líneas.

Es así que quiero sentar claridad en cuanto a que la situación que se evidencia por los medios en el territorio de la Guajira no es nueva en absoluto. No es mentira que la sequía que afrontamos actualmente es especialmente grave por el tiempo tan prolongado en que no ha llovido, sin embargo, al menos por lo que concierne a mi entorno más inmediato (Maicao), la población está acostumbrada a un ciclo en que se incluye una sequía. De cara a la misma. es necesario de un lado sortear con la manifiesta incapacidad del sistema de acueducto para abastecer a la ciudad, y de otro lado, en otros ámbitos de la vida, procurar la hidratación de los animales de levante y pastoreo aunado al hecho de dejar los cultivos a su suerte.

Es una verdad de a puño que los paisanos de la etnia wayúu están hambrientos, y es también verdad que esto viene ocurriendo hace ya un tiempo. Es por eso que me logra indisponer el hecho de que sea necesario que Pirry + Revista Semana hayan documentado el caso para que la gente, incluso de la guajira, se de por enterada de la situación por la que se atraviesa en La Guajira, y me indispone porque basta con emprender un viaje al Cabo de la Vela en temporada de vacaciones para darse cuenta de ello, pues no en vano recurren a la mendicidad los niños wayuú de las vías que de Uribia conducen al Cabo. En últimas me indispone porque la crisis ha sido tomada como una moda y por contera no se le ha brindado la atención que debiere ser adecuada, pues de otro modo las notas periodísticas no hubiesen disminuido y tampoco las donaciones promocionadas a nivel nacional. En últimas me indispone porque estas donaciones han sido en mayor medida para mostrar que "estoy donando" que por la preocupación cierta que debe despertar la situación, lo cual se ve sobretodo reflejado en la necesidad de crear compromisos políticos.

Lo anterior, me lleva a su vez a la siguiente de las cuestiones, y es que el Estado se ha mostrado ineficiente para atender las necesidades de la comunidad indígena, y de hecho la cura ha sido peor que "la enfermedad". Desde antes incluso de la existencia de la Gran Colombia, las comunidades indígenas eran tratadas como personas en proceso de civilización y esta concepción no varió sino hasta la Constitución de 1991 y su imposición del pluralismo. Para entender el quid de este asunto, es necesario poner de presente antes algo que considero muy palpable en el seno de todas las culturas indígenas y consiste básicamente en que el mundo "les está adeuda". Lo cual es entendible, aceptable y sano pues por cerca de 5 siglos se les ha dicho que su perspectiva del mundo no es la correcta y en el afán de "civilizarlos" se acabo con casi todo objeto por demás inmaterial que representase su cultura. Más allá de eso el problema es que la deuda particular con los wayuu en la Guajira va necesariamente más allá en la medida que el paternalismo estatal en conjunción con la cultura tan perversa del dinero fácil han facilitado, y de hecho impulsado, dentro de la comunidad las dejaciones de sus prácticas tradicionales como la de pastoreo frente a , por una parte, la posibilidad muy lucrativa de ingresar en el negocio del contrabando o del narcotráfico, o, por la otra, simplemente esperar a ver con qué llega el Estado o las almas caritativas que lo representan.

Es esto último además un punto de crucial importancia si se quiere lograr el desarrollo de la comunidad: el Estado ha dejado de ser una institución para convertirse en una persona de carne y hueso que cada 2 años, o en momentos de crucial importancia lleva elementos de necesidad, y sobretodo cambia de forma y nombre. En fin, esto ha degenerado en que lo que para la sociedad occidental son derechos que garantiza el Estado, en la sociedad wayuu han empezado a concebirse como favores prestados por almas muy caritativas, por no decir que como limosnas. Para darse cuenta sólo hay que dirigir los sentidos hacia la forma en que se despliega la atención en salud y deprimirse al instante de todas esas cosas bellas que a los estudiantes de Derecho nos enseñan en las aulas. Si así son las cosas, no es de extrañar el letargo al que se ha sometido La Guajira desde una Democracia que tiene hambre, que ¡NO es libre!

Al estar las cosas de esta magnitud es patente que la crisis no tiene nombre, pero por si esto fuera poco, para darnos cuentas que muchas cosas no son tantas, todo lo anterior ha evolucionado en el sentido de que se está empezando a hablar de la Gran Nación Wayuú en no pocos instrumentos de organizaciones en pro del empoderamiento de la cultura ancestral y la defensa de sus derechos y en la concepción misma de las autoridades tradicionales. No es este el espacio para discutir el tema, y quizá ha de ser objeto de elucubraciones posteriores, simplemente quiero dejar sobre la mesa el hecho de que esta autoidentificación existe, y además de que por lo que se refiere a las orientaciones del Derecho Internacional Público pregonados a partir de los procesos de descolonización, esta autoidentificación podría estar llamada a producir efectos.

Claramente el pueblo guajiro se encuentra sometido. Ante este panorama hasta las esperanzas parecen morir de sed, pero soy enfático en que no todo está perdido y en que hay mucho por hacer. En este punto quisiera remembrar unos versos muy disientes aunque paradójicos de un clásico de la música vallenata:

Si pa' morir sólo hace falta tener vida
Y mientras halla vida quedan esperanzas,
Me animan las palabras que decía mi padre:

Que al guajiro hasta la muerte le llega tarde.

Yo soy un Guajiro con esperanzas muchas, y al igual que quienes han emprendido proyectos sobretodo de corte asistencialista, me preocupan las sendas que debe tomar La Guajira para llegar al Desarrollo. No obstante, no concuerdo con los métodos, de ahí que extienda la invitación a que se demuestre el mismo interés y la misma intención de donación cuando en La Guajira se implementen acciones puntuales de Desarrollo Humano, e igualmente a que no se utilice la dignidad de mi pueblo para hacer la payasada de moda.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1185

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Cuando a Oneida Pinto la trataban como a toda una princesa wayuu

Cuando a Oneida Pinto la trataban como a toda una princesa wayuu

Nota Ciudadana
En video: el lado oscuro del Cerrejón

En video: el lado oscuro del Cerrejón

Primer caso de COVID-19 en La Guajira, aislado en base militar

Primer caso de COVID-19 en La Guajira, aislado en base militar

Nota Ciudadana
VIDEO:

VIDEO: "Así recolectamos agua nosotros, los wayúu"