Así se viven las elecciones en Honduras

Se define la Presidencia, el nuevo Congreso y las alcaldías municipales. La candidata de oposición Xiomara Castro, esposa de Manuel Zelaya, lidera en las elecciones

Por:
noviembre 29, 2021
Así se viven las elecciones en Honduras

Eliana y Martha son dos mujeres de un sector popular de la ciudad de Choluteca, ubicada a 133 kilómetros de la capital Tegucigalpa. Ellas dos están al frente de una de las Juntas Receptoras de Votos, como se le llama a cada mesa de votación, en una escuela primaria donde votarán durante el día más de 5.000 personas.

Eliana representa al partido Nacional de Honduras, de derecha; mientras Martha es una líder comunitaria que como voluntaria trabaja en un refugio para mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, y en las elecciones de Honduras representa al partido de izquierda Libertad y Refundación, o simplemente Libre.

Antes del amanecer, estas dos mujeres estaban listas junto con un equipo de miles de personas en cada ciudad y municipio de Honduras, como parte de un trabajo pequeño, pero determinado desde cada una por ofrecerle transparencia a unas elecciones que son tal vez, las más complejas para el país en la última década.

Llama la atención de la Junta Receptora de Votos donde están Eliana y Martha, que la totalidad de las personas que fungen como garantes del proceso son mujeres, al iniciar se reúnen en un círculo y una de Eliana señala que pese a representar orillas distintas, pide a Dios que las elecciones se lleven en paz y que no haya violencia al culminar la tarde.

Hacen una oración y reanudan sus actividades, iniciando los comicios a las 7:20 de la mañana, llevarán las elecciones en su mesa, como en todas las dispuestas en el país, hasta las 5:20 (si se inician después de la hora señalada, deberán reponer el tiempo en la tarde), o esperarán hasta que la última persona que esté haciendo fila, pueda votar.

Un ambiente de fiesta y zozobra

El famoso término de la “fiesta democrática” es real en Honduras, desde la mañana miles de personas hacen filas a la espera de poder votar, muchas de ellas dicen estar cansadas de la corrupción y del continuismo, pese a que los dos candidatos con la mayor favorabilidad a la presidencia, representan de alguna forma la continuidad de tendencias políticas históricas en disputa.

De un lado está Nasry Juan Asfura Zablah, conocido como “Tito” o “Papi” Asfura, empresario de la construcción, diputado del Congreso Nacional hasta el 2014 y desde entonces alcalde de Tegucigalpa, reelegido en las elecciones de 2017, es el candidato del partido de derecha Partido Nacional de Honduras. Asfura está referenciado en el reciente listado de personalidades que tienen cuentas en paraísos fiscales en el llamado “Pandora Papers”.

Del otro lado está Xiomara Castro de Zelaya, administradora de empresas y esposa de Manuel Celaya, presidente de Honduras del 2006 al 2009 cuando fue destituido y expulsado del país por las Fuerzas Armadas, en un golpe de estado condenado incluso por la OEA y la ONU.

En las calles se percibe una gran calma, son muchas las personas que están votando y que esperan su decisión sea respetada, pero existen grandes desafíos como el funcionamiento de un sistema biométrico de huella y fotografía que le confiera transparencia a las elecciones luego de los serios cuestionamientos de las elecciones del 2017 en las cuales resultaría ganador Juan Orlando Hernández, actual presidente y seriamente cuestionado por su gestión y por la condena de su hermano en los Estados Unidos por narcotráfico. Hernández hace parte, como el actual candidato “Papi” Asfura del Partido Nacional de Honduras.

El temor a una violencia generalizada

La oración con la que Eliana y Martha inician su trabajo frente a una Junta Receptora de Votos se justifica en los más de 68 homicidios contra diferentes en todo el país en los últimos meses. La violencia política en Honduras es similar a la colombiana: brutal pero aparentemente imperceptible para el común de las personas.

Los desafíos para la democracia

Se estima que cerca de 1 millón de personas ha salido de Honduras en los últimos años hacia los Estados Unidos, lo que representa un 10% de su población de 9,5 millones de personas. La razón de esta estampida histórica es básicamente la falta de oportunidades, la enorme corrupción y la violencia.

Aunque se está implementando un sistema tecnológico que implica mejoras como una nuevo documento biométrico de identidad, actualización del CENSO electoral, y trasmisión de las actas de resultados en tiempo real, lo cierto es que el proceso no está exento de complejidades como que más de 60.000 personas no han actualizado su documento por lo cual estarán excluidos de participar, y los llamados “kits” de trasmisión de las actas (básicamente un scanner) aún no llegan a ninguno de los 16 municipios de Choluteca, como a otras regiones del país.

Este proceso tecnológico es definitivo, pues implica que los resultados definitivos podrían tardar días, lo que sin duda será leído como un nuevo intento de fraude y podrá traducirse en una potencial ola de violencia que desestabilice el país. De ahí que el acompañamiento internacional a las organizaciones de la sociedad civil y a la sociedad Hondureña sea tan importante como contribución a la paz y la democracia en la región.

El papel de los Estados Unidos ha sido tímido, pero como el principal destino de los miles de migrantes, es importante que este país replantee su política internacional hacia la región ofreciendo autonomía y comprometiéndose realmente en la lucha frontal contra la gran criminalidad presente en todos nuestros países.

-.
0
400
¿Quiénes están detrás del negocio de las apuestas que la están rompiendo en Mundial?

¿Quiénes están detrás del negocio de las apuestas que la están rompiendo en Mundial?

De Caracol a la cárcel: la injusticia que casi le daña la vida a una exparticipante de ‘El desafío’

De Caracol a la cárcel: la injusticia que casi le daña la vida a una exparticipante de ‘El desafío’

El ingrato final de una guerrillera vieja

El ingrato final de una guerrillera vieja

¿Pagaría 300 mil pesos por unos zapatos usados?

¿Pagaría 300 mil pesos por unos zapatos usados?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus