Así nació Cachivaches, los reyes de los disfraces que hacen la fiesta en Halloween

Así nació Cachivaches, los reyes de los disfraces que hacen la fiesta en Halloween

Se la inventó la argentina María Cristina Meira que empezó haciendo uniformes pero se transformó en una fábrica de disfraces donde los super héroes de Disney mandan

Por:
octubre 21, 2023
Así nació Cachivaches, los reyes de los disfraces que hacen la fiesta en Halloween

La palabra cachivaches resume muy bien lo que la familia De la Espriella vende en sus tiendas. Allí en sus cuatro locales permanentes, manejados desde la prematura muerte de su fundadora María Cristina Meira de De la Espriella por sus hijos Juan y Andrés, todos puestos en el norte de Bogotá, venden de todo — y de lujo— principalmente para decorar casas y completar finos menajes con copas de cristal y vajillas importadas.

Aunque les va bien con sus tiendas y los clientes se distraen en los pasillos comprando baúles de madera, canastos, cojines , tapetes y resuelven todo tipo de necesidades para la sala, las habitaciones y las cocinas, la mayoría de los colombianos identifican la marca Cachivaches con los disfraces para la temporada de Halloween. Y además ese es su fuerte.

Lea también: Así nació Hornitos, la panadería de barrio bogotana que lleva 43 años en manos de la misma familia

Cachivaches tiene medio siglo de historia. Empezó en Bogotá en 1965, pero en sus inicios se llamaba Camila y Cristina, el nada original nombre de un emprendimiento al que dos amigas le pusieron sus nombres y al que le dieron forma en los primeros años de los 70’s con la simple idea de hacer unos pesos de más diseñando y vendiendo delantales para la cocina, pero con diseños y telas fuera de lo común.

La columna vertebral del negocio María Cristina Meira, quien nació en Argentina pero llegó muy joven a Bogotá por cuenta del  del trabajo diplomático de sus papá  Ramón Meira-Serantes. En el Gimnasio Femenino de Bogotá se hizo bachiller. Cuando tuvo que volver a Argentina no tardó mucho en volver a empacar sus maletas para regresar a Colombia donde se enamoró, se casó con y tuvo tres hijos antes de ser la emprendedora estrella que terminó convirtiendo un pequeño negocio en una sólida empresa familiar.

Después del éxito de la venta de delantales y uniformes para empleadas del servicio, la argentina se dio cuenta de algo que no conocía de sí misma: era una buena vendedora. Los delantales le dieron el impulso para ponerse a vender cuanta cosa cayera en sus manos bajo la marca de las dos amigas Camila & Cristina. No tardaron en poner una tienda en el norte de Bogotá donde colocaron a la venta varias cositas para el hogar. Vendían y 50 años después siguen vendiendo, tapetes, espejos, floreros, cojines y loza fina. A esa tienda, por tener de todo un poco le pusieron el nombre que hasta hoy conserva y que los tiene en la mente de todos los colombianos: Cachivaches.

Pasado un tiempo y buscando como abrir las opciones de mercado, la inquieta María Cristina se dio a la tarea de comprar telas multicolores para hacer títeres. En su mente estaba la idea de atrapar el interés de los niños que junto a sus padres eran asiduos clientes de la tienda, pero no encontraban nada interesante para ellos en ninguno de los rincones de Cachivaches. Aquellos títeres fueron uno de los pocos fracasos de la tienda.

El chispazo de hacer disfraces para venderlos en la tienda fue una absoluta casualidad. Llegado el mes de octubre, y con su experiencia en cortar y coser que adquirió con la hechura de delantales, se sentó en la máquina y les hizo a sus entonces pequeños hijos los disfraces para Halloween con las telas coloridas que había comprado para hacer los fallidos títeres. Hizo los disfraces que necesitaba y otros tantos que puso a la venta en Cachivaches. Un par de días después tuvo que hacer más porque los primeros se vendieron velozmente.

La creó la argentina María Cristina Meira que empezó produciendo uniformes pero se transformó en una fábrica de disfraces donde los super héroes de Disney mandan
Desde el fallecimineto de la fundadora, Juan De la Espriella, uno de sus tres hijos, es la cabeza de Cachivaches.

En 1988 la historia de Cachivaches cambió el rumbo del emprendimiento que poco a poco se fue convirtiendo en la empresa familiar que después de 50 años sigue siendo. Los disfraces se convirtieron en el producto estrella de Cachivaches, al punto que la fuerza de producción la empresa la pusieron en las vestimentas para el mes de octubre. Inicialmente eran con temática propia pero junto a su hijo Juan, su mano derecha en el impulso de la empresa, y gracias a la La calidad de los disfraces hechos por María Cristina fue tan alta que logró la licencia de Disney, Mattel, Marvel y Warner para hacer las réplicas de los vestidos de sus super héroes y personajes tanto para niños como para grandes.

María Cristina fue el eje de Cachivaches hasta el último de sus días. La fundadora de esta querida empresa falleció a comienzos de enero de 2021 después de luchar durante varios días contra el Covid-19 que terminó ganándole la batalla.

Tras la muerte de María Cristina la empresa que en Halloween llena los estantes de todos los grandes almacenes de cadena y que exporta sus disfraces a 11 países, quedó en manos de sus tres hijos Andrés, Juan y Ricardo De la Espriella, quien tienen la tarea de segur con el legado de su mamá y de seguir siendo la marca más querida de los niños porque tiene la magia de convertirlos en super héroes.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Quién se quedó con el predio más costoso que el Estado le ha quitado a un mafioso

Quién se quedó con el predio más costoso que el Estado le ha quitado a un mafioso

Tres valientes congresistas estarán encima de la presidencia de Bukele en El Salvador

Tres valientes congresistas estarán encima de la presidencia de Bukele en El Salvador

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus