Así dormía el legendario Julio Mario Santodomingo

Sus refinadas residencias en todo el mundo

Por:
Enero 01, 2014
Así dormía el legendario Julio Mario Santodomingo

Julio Mario Santodomingo fue durante muchos años antes de que apareciera la fortuna financiera de Luis Carlos Sarmiento, el hombre más rico de Colombia y claramente, el más influyente del país. Ocupó el puesto 108 de los millonarios del mundo en la revista Forbes. Su fortuna alcanzó los 8.400 millones de dólares equivalentes a 16 billones de pesos. Fue el responsable de la que podría considerarse la transacción más importante de Colombia en 2005 al fusionar Bavaria con Sabmiller, el emporio cervecero surafricano, en una transacción por 7.800 millones de dólares con la que Santodomingo pasó a controlar el 15% de una de las cerveceras más grandes del mundo. Una jugada maestra que le ha multiplicado su riqueza en los últimos ocho años y ha puesto a su hijo Alejandro de 35 años, a la cabeza del grupo empresarial ubicándolo como uno de los solteros mas ricos del mundo.

Julio Mario había nacido en 1924 y heredó la primera riqueza de su padre, el barranquillero Mario Santodomingo. Murió en el 2011 en el apartamento donde vivió más de treinta años en el emblemático edificio 740 Park en Park Avenue construido en 1927, en los años de gloria de esa gran avenida. Fue  vecino de Jackie Kennedy, de John D.Rockefeller y hoy vive allí la exitosa diseñadora Vara Wang. Julio Mario ocupaba el piso décimo piso decorado por la famosa diseñadora rumana de interiores Mica Ertegun, desde 1980 y entre los cuadros de su colección de arte sobresalía un Picasso que aún enmarca un gran piano de cola en la sala principal del dúplex.

park avenue

Julio Mario Santodomingo vivió durante 30 años en el edificio 740 Park en la avenida Park Avenue de Nueva York.

En Santa Ana, la Isla de Barú está su casa de vacaciones caribeñas, un aroma que nunca perdió, donde pasaba periodos largos en las navidades rodeado de su familia e invitados especiales como Henry Kissinger.  Sus vecinos, los isleños de Barú, cuentan que el empresario no sólo les otorgaba créditos a través de la Fundación Mario Santodomingo para mejorar sus viviendas sino que conversaba con ellos. Sobre un terreno de 130 hectáreas al sur de Playa Blanca, Julio Mario le pidió al arquitecto Rafael Obregón Gonzales que le diseñara una casa sencilla. Inicialmente sería de dos niveles pero terminó siendo un complejo de construcciones compuesto por: una casa principal, varias casas de huéspedes, instalaciones para escoltas, cancha de tenis, un muelle cubierto y un malecón para proteger a las embarcaciones de la mareta. Lo más hermoso de esta propiedad es el jardín de plantas nativas, obra de la diseñadora de jardines, la cartagenera Gloria Escobar.

barú

En la isla de Barú está la casa de descansa donde se junta la familia todos los diciembres. Para Lauren Santodomingo, su nuera, es su lugar preferido.

En el centro histórico de Cartagena está una de las casas preferidas de la familia en la que se filmaron varias escenas de la película “Crónica de una muerte anunciada.” Allí fue el matrimonio de su hijo Andrés y su primogénito Alejandro quien la frecuenta cuando viene a Colombia. Según se sabe uno de los antepasados más populares de la familia Santo Domingo fue el general Santo Domingo, combatiente de la Guerra de los mil días, quien compró ésta propiedad del siglo XVII sobre la esquina del convento de Santa Teresa. Al parecer cuando Julio Mario la heredó en los años 80 quiso agrandarla comprando cuatro casas vecinas que llegaban hasta la calle “Plaza del triunfo”. El arquitecto Jorge Pérez Norzagaray restauró la casa antigua  y rescató el terreno de las otras para construir una cancha de tenis, una piscina y un edificio para escoltas, además de adquirir otra propiedad sobre la calle de Baloco donde construyó apartamentos para sus visitantes. Esta propiedad es una casa respetuosa del estilo colonial, austera en el exterior pero con una exuberante vegetación tropical en los patios interiores.

La casona colonial del Centro Histórico de Cartagenase además de lugar de vacaciones es el sitio de encuentros empresariales y políticos.

Según cuenta Julio Correa el encargado de cuidar los carros en la calle de Baloco, la última vez que lo vieron salir de allí fue el sábado 8 de enero de 2010 para el matrimonio de Helen Cecilia Obregón y Jean-Michel Rousseau, día en el que Julio Mario caminó de gancho con su esposa Beatrice Dávila hasta la iglesia Santo Domingo. Quienes lo conocieron aseguran que pasaba las tardes en el mirador de esta casa desde donde apreciaba la arquitectura de la ciudad.

A finales de los años 60 los Santo Domingo construyeron un edificio de cinco apartamentos para miembros de la familia en un lote en la carrera 7 con calle 84 en Bogotá. El diseño fue de Fernando Martínez Sanabria, contemporáneo y amigo de Julio Mario, el padre de la arquitectura de ladrillo de Bogotá y maestro de Rogelio Salmona. Los primero niveles fueron para Beatriz Alicia, hermana de Julio Mario, y el último para vivienda de él. Un penthouse de tres pisos con una inmensa biblioteca que le perteneció a Martínez Sanabria y un gran salón amoblado con muebles europeos. Allí llega Alejandro Santodomingo cuando viene a las juntas de las inversiones familiares y especialmente del Canal Caracol.

bogotá

El penthouse del edificio construido por el “Chuli” Martínez ha sido la residencia familiar en Bogotá desde los años 70. Allí se hospeda su hijo Alejandro.

Julio Mario Santodomingo se transportaba siempre en su G650, un avión para siete personas con autonomía para volar a Europa, de manera que en una semana podía dormir en Bogotá, Nueva York y París donde la familia tiene aún su maison particuliere  en el exclusivo Boulevard Saint German, a escasas cuadras del Sena.

Se sentía a gusto en cualquiera de sus propiedades que visitaba dependiendo de la temporada y en las que frecuentaba los restaurantes vecinos. La mayor parte del tiempo la pasaba en el apartamento de Nueva York, especialmente en el otoño y principios del invierno para disfrutar de las temporadas de ópera y música clásica pues Beatriz Dávila de Santodomingo, su esposa, forma parte de los donantes del Metrolopolitan Opera House. La primavera la pasaba siempre en Paris y en verano alquilaba un barco para realizar un crucero por el Mediterráneo acompañado de su familia inmediata –hijos y nueras-, y  amigos muy cercanos. El destino de diciembre para escampar el invierno era Cartagena y la isla de Barú.

Fotos revista Vogue: La casa en Paris junto al Sena es del siglo XVIII con una decoración contemporánea europea

Julio Mario Santodomingo murió en Nueva York y fue enterrado en el Woodlaw Cementery en el Distrito del Bronx en un funeral privado después de haber sido velado en Frank E. Campbell en Madison Avenue adonde concurrieron muchos colombianos así como la Princesa Carolina de Mónaco y su hijo Andrea Cashigari, en ese entonces novio de Tatiana, nieta mayor de Julio Mario. Sus cenizas fueron posteriormente trasladadas al Mausoleo de la familia en el Cementerio Central de Bogotá.

Tatiana Santodomingo estuvo acompañada de su prometido Andrea Casiraghi

El funeral en Nueva York reunió a personajes de Colombia y el mundo. La familia real de Mónaco acompañó a su nieta Tatiana Santodomingo.

 

 

 

Publicidad
0
114992
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La obra más misteriosa de Mozart estará en Bogotá

La obra más misteriosa de Mozart estará en Bogotá

Nota Ciudadana
Les Arts Florissants, música barroca en Bogotá

Les Arts Florissants, música barroca en Bogotá

Dudamel y la Filarmónica de Viena en la gran gala del Teatro Mayor

Dudamel y la Filarmónica de Viena en la gran gala del Teatro Mayor

La última movida de Alejandro Santo Domingo

La última movida de Alejandro Santo Domingo