Opinión

¡Arriba los ricos del mundo!

La derecha está tomando el poder elección, tras elección; ya pasó en EUA, Chile, Colombia, Argentina y está en fila Brasil. Ser rico está de moda, ¿dónde está el problema?

Por:
octubre 05, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Arriba los ricos del mundo!
Donald Trump- Jair Bolsonaro: una nueva derecha, tan radical y peligrosa como la del fascismo de Hitler, Mussolini o Franco

Arriba los pobres del mundo
De pie los obreros sin pan…

Así comienza el ya mítico himno de la Internacional Socialista, solo que ahora hay que reemplazar la palabra pobres por el vocablo ricos. La vieja discordia entre izquierda y derecha se ha tramitado desde hace por lo menos 200 años, o más. Tal vez desde la revolución francesa cuando las clases más pobres se tomaron el poder encabezadas por Robespierre, tumbaron la monarquía e instauraron la guillotina como medio de hacer justicia.

Después vino la agitación del Marxismo a finales del siglo XIX y desde entonces no ha parado de crecer este enfrentamiento entre los dos lados opuestos de la ideología, mano derecha y mano izquierda pero manos al fin del mismo cuerpo social.

Estas dos miradas se han turnado el favor popular. A veces por la vía democrática de las elecciones, otras por la toma del poder a la fuerza, con golpes militares o insurrecciones populares. Pero en ningún caso ha logrado la izquierda o la derecha consolidarse por siempre en el poder. Sería parecido al adagio de “No hay ideología que dure cien años, ni pueblo que la resista”. Ni Pinochet, ni Casto, ni Stalin, ni Hitler, pudieron extenderse indefinidamente en el gobierno de su respectivo país.

Sin embargo, si hay momentos de auge de esos extremos y, por el contrario, las raras propuestas moderadas de centro parecen, comparadas con los extremismos, flor de un día. Terminan sucumbiendo rápidamente acusadas de timideces y debilidades para dar paso a la bota militar o la hoz y el martillo del proletariado y el campesinado.

Ahora el mundo parecería estar siendo tomado por una nueva derecha, tan radical y peligrosa como la del fascismo de Hitler, Mussolini o Franco. En Europa, exacerbada por los inmigrantes que se atreven a cruzar el mediterráneo a costa de sus vidas, la derecha crece con manifestaciones durísimas de xenofobia (odio a lo extraño) en Italia, Francia, Alemania y en general en toda la Unión Europea donde grandes sectores de la población no están dispuestos a compartir su riqueza con recién llegados, que además son “negros y musulmanes”.

En América Latina, como reacción al fracaso de la revolución Bolivariana o del Siglo XXI como la bautizaron los chavistas, la derecha viene creciendo y tomando el poder elección, tras elección. Ya pasó en USA, Chile, Colombia y Argentina y parece estar próximo a pasar en Brasil con la elección de Bolsonaro, como desquite de la corrupción rampante que montó el Partido de los Trabajadores en sus cuatro gobiernos consecutivos.

Faltan todavía, adheridos como garrapatas al poder por todos los medios, Nicaragua y Venezuela. Y el experimento indigenista de Bolivia que no ha caído en los extremos dictatoriales de sus compadres y parecería estar en esa difícil e inestable posición de centro.

 

El problemita a resolver no es acabar con la riqueza, ni mucho menos,
sino repartirla mejor, disminuir la inequidad
y que esto se haga de una manera sostenible en el tiempo

 

La realidad, por ahora está demostrando que el péndulo de la historia está al lado derecho, que se están fortaleciendo las posiciones prohibicionistas, moralistas y religiosas. Ser rico está de moda y eso, en sí mismo, no tiene nada de malo: “Es mejor ser rico que pobre”, diría nuestro filósofo Pambelé. El problemita a resolver no es acabar con la riqueza, ni mucho menos, sino repartirla mejor, disminuir la inequidad y que esto se haga de una manera sostenible en el tiempo, no con medidas populistas que a la larga terminan pasando la factura y regrese a la pobreza, como al parecer ocurrió en Brasil.

Por eso el fantasma que recorre el mundo, ese que mencionaba Marx en su manifiesto, ya no es el comunismo, ahora es la acumulación en pocas manos de una riqueza generada a cualquier precio, no necesariamente bajo las reglas del capitalismo clásico. Ahora se trata de ser multimillonario con la especulación, la corrupción, el narcotráfico o cualquier otra forma ilícita de ganar dinero, mucho dinero y muy rápido. ¡Arriba los ricos del mundo y los pobres que se aguanten!

 

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

 

-Publicidad-
0
2375
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Manguito rotador

Manguito rotador

Por la boca muere… el general

Por la boca muere… el general

¡Inepto, lagarto, peludo!

¡Inepto, lagarto, peludo!

¿Justicia o autodefensa?

¿Justicia o autodefensa?

Diplomacia loca

Diplomacia loca

Me encanta Robledo, pero…

Me encanta Robledo, pero…

Le quedó grande la tarea

Le quedó grande la tarea

Las redes de la democracia

Las redes de la democracia