Aprendizajes de las medidas gubernamentales para atender la pandemia

El gobierno no logra coordinarse, la ciudadanía tiene dificultades para hacer caso, sin contar con quienes deberían dar buen ejemplo no lo hacen...

Por: Andrés Pedraza Mora
abril 21, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Aprendizajes de las medidas gubernamentales para atender la pandemia
Foto: Leonel Cordero

Aquí esbozo una reflexión que me surge luego de varios días de cuarentena en nuestro país y que nos da pistas para entender por qué podría fracasar o no la medida de aislamiento preventivo.

Los seres humanos aprendemos de diversas maneras dependiendo lo que queramos aprender y el sujeto que aprende.  Destacaré tres formas. La primera, a través del ejemplo, cuando un adulto se comporta de una manera ante un niño o niña y este repite esos comportamientos porque los ve reflejados en esa persona. La segunda, dando o recibiendo instrucciones por parte de un líder, experto o profesional, por ejemplo, el médico dice a su paciente que haga dieta porque tiene sobrepeso. Tercero, cuando vivimos una situación particular que nos obliga a actuar de determinada forma, algunos llaman aprendizaje experiencial, me enfermé y use determinados remedios que me ayudaron a superar la enfermedad, ya con eso la persona aprende qué debe y no debe hacer para no enfermar otra vez de lo mismo.

Volviendo sobre la pandemia y algunas decisiones de política pública que se han tomado en el país para afrontar la emergencia ante el COVID-19, encontramos varias situaciones que permiten comprender por qué no aprendemos de la experiencia, ni del ejemplo ni de las recomendaciones de expertos para actuar de manera responsable frente a la emergencia sanitaria.

Cuando se conoció el primer caso de contagio en Colombia (marzo 6), el presidente reunió en la casa de Nariño a alcaldes y gobernadores para dialogar sobre las acciones a seguir en el marco de la emergencia sanitaria que se avecinaba. En días previos, autoridades públicas y sanitarias hablaban que se eviten las aglomeraciones, lavarnos las manos permanentemente, el distanciamiento físico para evitar contactos innecesarios. Sin embargo, con esta reunión se envió un mensaje contradictorio al país, ya que los protocolos de salud pública se rompieron más allá de encuestar a los invitados a presidencia. Se establecieron unas reglas de salubridad públicas pero el primer mandatario fue el primero en no dar ejemplo ante la ciudadanía y tuvo sus consecuencias. Allí se contagió la secretaria de Salud de Yopal debido a que el alcalde de Popayán estaba contagiado.

Alcaldes y gobernadores frente a la emergencia empezaron a actuar tempranamente y a definir estrategias para afrontar la situación en sus territorios. Varios expertos en salud pública y epidemiología, señalan que una de las medidas clave para proteger a la población es el aislamiento, por lo tanto, mandatarios locales decidieron convocar un simulacro de aislamiento preventivo y luego si, el presidente de la República decretó el aislamiento preventivo con una serie de excepciones como lo habían propuesto con antelación algunos mandatarios locales.

Otro mensaje contradictorio a la ciudadanía, ¿quién manda?, ¿el presidente o los alcaldes y gobernadores? Las autoridades públicas no coordinan en este estado centralizado y unitario, ya que dicen cosas diferentes frente a cómo actuar ante la emergencia. Nos aislamos unos días pero podemos algunos pueden salir a trabajar, ir al médico, ir a mercar, ir a pagar créditos, y no se toman medidas de fondo para asumir la cuarentena sino día a día. El gobierno nacional va decidiendo qué medidas de alivio brindar a empresarios, banqueros, empleados, desempleados, trabajadores informales, habitantes de calle e inmigrantes, situación que se ha vuelto angustiante y medianamente caótica con el paso de los días, obligando a muchas personas a salir a las calles contrariando el propósito de la medida de aislamiento y poniendo en riesgo la vida de miles de personas.

Volviendo a los aprendizajes es evidente que dicha descoordinación y desatención por las tardías medidas de apoyo económico, hacen que la ciudadanía se confunda una vez más y vea que sus mandatarios van por vías diferentes para atender la emergencia, por lo tanto, asumen posturas de “yo también puedo hacerlo”, “no tengo recursos para subsistir”, “me toca rebuscármela para sobrevivir así me contagie”. O como ocurrió con varios empresarios, quienes no acataron las instrucciones de las autoridades públicas y obligaron a sus trabajadores a ir a laborar, exponiéndolos al contagio en los sistemas de transporte y contraviniendo las recomendaciones de salud pública sobre cuidado y autocuidado.

Frente a esos mensajes contradictorios que nos envían a la ciudadanía es evidente que no aprendemos ni damos ejemplo actuando en consonancia con la experiencia de otros países. El primer mandatario de los colombianos ha errado en dar ejemplo y los resultados los veremos en un par de meses con las cifras de contagios y muertes. Resulta paradójico, pero a la vez inaudito, que en pleno siglo XXI con acceso a información de manera amplia y en tiempo real, se tomen decisiones que no prioricen preservar la vida y acatar las recomendaciones de las autoridades sanitarias locales e internacionales por temor a afectar intereses económicos. Tenemos dificultades para aprender de la experiencia de otros países que con mejores recursos y capacidades tuvieron más dificultades para mitigar el contagio como España, Italia e incluso Estados Unidos.

-.
0
101
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Hoy todos somos perdedores

Hoy todos somos perdedores

En redes
Hasta la policía incumple el distanciamiento en Transmilenio

Hasta la policía incumple el distanciamiento en Transmilenio

Nota Ciudadana
¡Seamos la solución!

¡Seamos la solución!

Covid-19, petróleo y trabajadores

Covid-19, petróleo y trabajadores