Apellidos para las obras: ¿llegó el momento de las alianzas público-privadas?

Así como se hizo con el Movistar Arena en Bogotá podría hacerse con el Zoológico de Barranquilla, que ahora sufre una crisis financiera, y otros tantos escenarios

Por: ERNESTO SALEBE BELLO
agosto 19, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Apellidos para las obras: ¿llegó el momento de las alianzas público-privadas?
Foto: Dco98 - CC BY-SA 4.0

Hay ciertos escenarios en que el Estado puede asociarse con el sector privado para ejecutar obras o mantenerlas (tales como estadios deportivos, museos, teatros, zoológicos, parques, sistemas de transportes masivos, entre otros) a través de alianzas público-privadas (APP). Es estas alianzas el sector privado puede aportar recursos que el gobierno necesite y como contraprestación el privado puede posicionar su nombre o marca en las obras con fines publicitarios.

Las alianzas público-privadas son una herramienta de colaboración entre el sector público y el sector privado con el fin de llevar a cabo proyectos, programas o prestar servicios que tradicionalmente han sido proyectados y suministrados por las administraciones públicas, tales como los relativos a los servicios sociales, abastecimiento de servicios públicos e infraestructuras. Las alianzas público-privadas vienen ejecutándose desde hace décadas, pero el ejemplo que estableció un antes y un después en nuestro país es el Movistar Arena en Bogotá.

La capital del país no contaba con un escenario moderno e idóneo para la realización de grandes eventos culturales como conciertos, obras de teatro, exposiciones de danza, entre otros. El antiguo coliseo cubierto El Campín había quedado obsoleto, limitando a la población bogotana de tener un espacio acorde para los eventos en mención, haciendo que la capital no fuera competitiva en este sector.

¿Qué decisión tomaron al respecto? Remodelaron el viejo coliseo cubierto y construyeron un escenario a la altura de Bogotá, a través de una alianza entre la Alcaldía Mayor de Bogotá, la empresa Colombiana de Escenarios y Telefónica con su marca Movistar, como patrocinador principal por un periodo de 20 años.

El Movistar Arena es uno de los escenarios para eventos culturales más modernos de Latinoamérica, tuvo una inversión de 80.000 millones de pesos y tiene un aforo para 14.000 personas en un área de 37.000 metros cuadrados.

En los últimos días, se dio a conocer la noticia de que el Zoológico de Barranquilla presenta una grave crisis financiera en atención a su cierre por la actual emergencia sanitaria. El predio donde funciona el zoológico y los animales son de propiedad de la alcaldía distrital, la cual, hizo un convenio con la Fundación Zoológico de Barranquilla para su administración.

¿No sería la oportunidad perfecta para buscar nuevos aliados que ayuden a soportar el funcionamiento del zoológico o para su traslado a unas locaciones nuevas, o en su defecto una intervención que mejore las condiciones de los animales y aumente las visitas de los usuarios?

Una alianza publico-privada (APP) sería una buena opción para los fines anteriores y no solamente para el zoológico, sino también, para las otras necesidades en cuanto infraestructura le faltan a Barranquilla; teatros, museos, terminales de transportes satélites, sistemas de transportes masivo, entre otros. Así como también, para obtener recursos que garanticen los mantenimientos de obras que existen hoy en día, como los recientes escenarios deportivos, parques y demás.

¿Por qué no pensar en un en un Zoológico “Red Bull”, en el Teatro Metropolitano “Tecnoglass”, en estaciones del metro ligero llamadas “Yamaha”, “Juan Valdez”, “Argos”, “Jamar”, o el Estadio de Baloncesto “Bodytech”?

Para que se logren estas alianzas, se necesita una acertada gestión comercial por parte de la administración distrital en estos tiempos de “reinvención” y agotar los procedimientos legales pertinentes, pero al final ganamos todos: el gobierno se ahorra recursos para la ejecución de obras o mantenimientos, el sector privado posiciona su nombre o marca por una cantidad considerable de tiempo entre otros beneficios y los usuarios disfrutarían de los bienes y servicios correspondientes.

Sé que a los conservadores no les gusta mucho la idea de que los edificios, parques, escenarios y demás obras de infraestructura lleven nombres de empresas o marcas comerciales, pero en estos momentos de crisis el “romanticismo y la nostalgia” deben ceder el paso a la practicidad y al beneficio general.

Posdata. Ninguna de las empresas o marcas citadas en el presente artículo han pagado pauta.

Este artículo se lo dedico a mi abuelo Alfonso Enrique Salebe Senior, quien falleció hace pocos días.

-.
0
202
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Caos en vacunación masiva en el Movistar Arena

Caos en vacunación masiva en el Movistar Arena

El ritual de Alejandro Sanz antes de un concierto

El ritual de Alejandro Sanz antes de un concierto

Grindr, la red social para encontrar sexo gay que arrasó

Grindr, la red social para encontrar sexo gay que arrasó

La app que pone su empresa en la palma de su mano

La app que pone su empresa en la palma de su mano