Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

“Antonio Caballero aguanta, no te vayas todavía”

En esta carta uno de sus amigos ruega porque el escritor se recupere de la enfermedad que lo tiene internado en la clínica del Country de Bogotá

Por:
Enero 06, 2017
“Antonio Caballero aguanta, no te vayas todavía”

Hola, poeta

Hablo en nombre de algunos de tus amigos (no de todos, por supuesto) otros tendrán otras cosas para decirte. Sé que estás en una clínica enfermo (qué vaina tan jodida), eso no se te ve bien, no te luce. Te luce, en cambio, la lucidez y el amor a tu país. No le des el gusto a la derecha de irte; aguanta. Recuerdo nuestras charlas bobas, tus chistes bobos; charlas en la que citábamos a nadie, salvo al pato lucas (que lo hacías tú) y nos caímos al suelo de la risa (bueno: es una exageración), y recuerdo que los dos estábamos cagados del susto por un conversatorio en Cúcuta. Pero te fue bien. En cambio, a mí, me volviste mierda. Y me mirabas con esos ojos paternales de “pa que aprenda mijo”. Y aprendí. Te llevé el otro año a Cúcuta y puse a otro cristiano para que los leones los destrozaran, y yo salí incólume. Y bebimos y fuimos felices, carajo. Nuca más había estado (ni estaré) en conversatorios contigo. Prefiero verte (bueeeeeeeeno, podré ser cobarde) y no discutir, pero tu conversación privada es un género literario.

Tu presencia no fue solo para apoyar la Feria del Libro de Cúcuta (tenías otras invitaciones del mundo) sino un acto de amistad; y lo recuerdo, Toño. Y te lo agradezco. Y me peleaste por la hora en que te puse el avión, pero, ¡ajá!, Toño, no fueron cosas mías. Y en el hotel, hablamos de Musil, y te dije que el personaje de Musil era el hermano mayor de Ignacio, y apenas sonreías.

Recuerdo nuestra charlas sobre Harold: está loco. No lo dices, tú. Lo digo yo. En fin. El punto es que estás enfermo de verdad, no como aquella vez en la que decías a tu nana (no recuerdo el nombre de ella), lo siguiente:

-Me estoy muriendo
Y ella preguntó:
-¿qué tienes?
-que me estoy muriendo
Ella no se inmutó y dijo
¿Qué tienes, Antonio?
Y como si tratara de un cáncer, o una enfermedad terminal, dijiste:
-Tengo gripa

Publicidad
0
22682
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Sebastian Kurz, un ultraconservador de 31 años llega a la cúspide en Austria

Sebastian Kurz, un ultraconservador de 31 años llega a la cúspide en Austria

Es el primer ministro más joven de Europa y su llegada significa dureza frente a los refugiados y un claro espíritu antisilámico
Tatiana Santo Domingo, resultó más rica que los príncipes de Mónaco

Tatiana Santo Domingo, resultó más rica que los príncipes de Mónaco

Nieta de Julio Mario con sus millones se casó con el hijo de Carolina de Mónaco, tiene volando su marca de ropa y le hacen reverencias en el principado
El asesino que fabricaba carteras, chaquetas y muebles con la piel de sus víctimas

El asesino que fabricaba carteras, chaquetas y muebles con la piel de sus víctimas

Ed Gein fue uno de los peores sicópatas del Siglo XX. Inspiró el personaje de Anibal Lecter y los macabros objetos se venden en subastas
La reaparición de Higuita en la política, recuerda su amistad con Pablo Escobar

La reaparición de Higuita en la política, recuerda su amistad con Pablo Escobar

Lo unió con el capo su pasión por el fútbol, pero también los programas para los pobres como Medellín sin tugurios que benefició a su familia