Opinión

¡¡Antídoto contra el estado parásito!!

Hasta hoy buena parte del recaudo se ha ido en el festín de políticos, muchas cosas hay que cambiar si se quiere que la de ahora sea una tributaria digna, racional

Por:
agosto 18, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡¡Antídoto contra el estado parásito!!
La reforma tributaria de José Antonio Ocampo presentada el 2 de agosto 2022, y la de Alberto Carrasquilla retirada el 2 de mayo 2021, entre el estallido social

Cuando un Estado quita más de lo que devuelve, cuando chantajea día tras día con más impuestos que se ven esfumarse una y otra vez en cuanto ingresan a la caja registradora, no puede ese Estado más que dar sensación de parásito, de bacteria corrosiva en lo más profundo del hueso y la carne.

El Estado parásito, el que cobra y dilapida, ese que alterna gobiernos que promueven en su canal de televentas un nuevo mundo; igualdad, democracia, seguridad, educación, honestidad, bienestar, justicia, solidaridad, derechos o inclusiones, ese Estado usurero te mete la mano al bolso para pagar sus nóminas, sus congresistas, sus contralores, su burocracia, sus favores, sus amistades, las deudas políticas de toda la vida, las huellas mezquinas  de la familia, sus jueces, los amigos, las mordidas, la improvisación, sus obras inconclusas, sus medias escuelas, sus trozos de hospitales, sus balas, la pensión vitalicia de los prohombres, el voto de los votantes, sus carros, sus esbirros con carnet, tantos castillos de naipes, sus promesas rotas o la gula de sus lujos podridos.

Te garrapatean impuestos por trabajar, por tener una casa propia, un carro; por contratar, por la salud, por vender o comprar, por circular, por usar una cuenta en el banco, por la gasolina, por comer. Para eso uno elige en el naipe de partidos y fotografías de candidatos sonrientes; pero te roban en la calle, gastas tres o cuatro horas diarias en ir al trabajo y volver desajustado a casa, pisas abismos en las aceras, respiras basural, ves a tus hijos empezar a arrastrar la vida en una escuela magra y tonta, se te va la idea de existir comparándote con otros, viéndote más afectado que otros, quejándote de penas de la cotidianidad mientras construyes aspiraciones desnutridas de ciudadano ilustre.

El país que nos toca es de costumbre alcabalera, cobradora; un lugar de recolectores de impuestos ungidos de economistas y buenos padres de familia. En la antigüedad los recaudadores de tributos, tan violentos como insensibles, eran de preferencia ladrones redimidos que trabajaban para el emperador o el señor y se maquinaban su tajada. Mateo, antes de hacerse santo, fue también recolector fiscal.

________________________________________________________________________________

El país que nos toca es de costumbre alcabalera, cobradora; un lugar de recolectores de impuestos ungidos de economistas y buenos padres de familia

_______________________________________________________________________________

En realidad, produce escozor pagar y no ver crecer una flor. Que no se repartan mentiras como poesías del mundo feliz: Colombia tiene una de las tasas de tributación más altas en el planeta, tributan ricos y pobres, y los impuestos se los han robado los mismos, con iguales técnicas; que no te digan medias verdades, pues los pobres también llevan su parte de cargas y se tienen que poner siempre al hombro la más pesada.

El problema acá nunca ha sido de impuestos insuficientes, como si se tratara de una mosca en un vaso de agua; la pestilencia acá ha residido en que se alzan los impuestos los que hacen las leyes de impuestos, los que los vigilan, los gusanos expertos en descuartizar el Erario, en matarse a codazos hasta llegar a la cumbre de investiduras públicas y entidades desde donde tirar su red.

Un cerebro que se consagra a poner o amenazar con más impuestos no es gran cosa, y hacerlo, en fin, no es una proeza. Gran cosa es conseguir que no se los roben, hacerlos dignos de ser cobrados y pagados, darle vuelta a la educación desigual de hoy, a la violencia de hoy, a la pobreza, a la codicia pública de hoy.

Nadie sería tan tonto como para pensar en un mundo sin más impuestos, sin más persecuciones, sin multas o cargas, pero hierve la necesidad de resistirse a pagar por que sí, negarse a ser desvalijado por un Estado parásito que te cobre, te saquee, que no te proporcione respiro, ni tranquilidad, ni afecto.

Últimamente, cada vez que los alcabaleros vienen con su inteligencia, cada vez que veo el país irse más en corrupción, en politiquería, en amiguismos, en escalamiento de mercachifles, es como si fueran cobrando movimiento uno a uno en la biblioteca los libros, las protestas, las resistencias de la Comuna Antinacionalista Zamorana, los de Chomsky, Camus, Trotsky, Bakunin, Proudhon, la Desobediencia Civil de Thoreau.

Hasta hoy, buena parte del recaudo se ha ido en el festín de políticos, y siguen libres. Muchas cosas hay que cambiar del país si se quiere que la de ahora sea una tributaria digna, racional.  Cualquiera que no sea un ladrón paga satisfecho si ve crecer una flor, una escuela, un buen ejemplo.

 

-.
0
1000
Juan Carlos Cuellar, el puente oculto entre el ELN y el gobierno

Juan Carlos Cuellar, el puente oculto entre el ELN y el gobierno

El encanto de Camila Fabri al servicio de la causa de la liberación de su marido Alex Saab

El encanto de Camila Fabri al servicio de la causa de la liberación de su marido Alex Saab

La disparada de las tiendas Oxxo en Colombia

La disparada de las tiendas Oxxo en Colombia

El K-Fir que se gozó Petro, lleva casi 30 años volando

El K-Fir que se gozó Petro, lleva casi 30 años volando

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus