Año nuevo, retos viejos: lo que no hay que olvidar en 2022

¿Quedarán atrás acontecimientos que marcaron 2021, como marchas y masacres, 70.000 millones de raponazos, alza falsa del del salario, ley mordaza y desempleo?

Por: César Curvelo
diciembre 27, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Año nuevo, retos viejos: lo que no hay que olvidar en 2022
Foto: Piqsels

Diciembre es sinónimo de alegría desde tiempos remotos, cuando era december, décimo mes del antiguo almanaque juliano. Y lo siguió siendo cuando fue colocado en el calendario gregoriano como el último mes del año, hace unos cuatro siglos, en 1582. Su día número 21 marca el solsticio de invierno en el hemisferio norte, lo cual significa que comienza el trimestre invernal. Es así entonces que, en esta parte septentrional de nuestro planeta Tierra, las noches se alargarán y habrá menos luminosidad natural, puesto que el astro rey saldrá pocas horas al día, bajando la temperatura ambiental a veces hasta bajo cero grados centígrados debido a ocasionales nevadas. Es un inicio estacional reconocido por la humanidad desde la antigüedad. Cabe decir que el famoso y neolítico monumento de Stonehenge, en el condado de Wiltshire, Inglaterra, fue construido con base en este puntual saber científico de astronomía.

Pueblos antiguos festejaban este solsticio con fiestas desenfrenadas, dedicadas por supuesto al dios Sol, que era Apolo para los romanos; Helios para los helenos; Mitra para los persas; y Huitzilopochtli para los aztecas. Todas esas bacanales fueron reemplazadas en muchos países del mundo occidental por la celebración, el 25 de diciembre, del nacimiento de Jesucristo, o sea Navidad.

Es así entonces que la legislación institucional y laboral de dichos países está enfocada en celebrar felices fiestas. Hay primas de diciembre para los empleados formales, lo que implica mayores ventas para los comerciantes. Brillan luces multicoloridas en avenidas, centros comerciales, frentes de casas y en árboles que se asemejan a pinos. Los niños reciben juguetes, ya sea que los traiga el Niño Dios, Papá Noel, los Reyes Magos o los padres. Los jóvenes reciben ropa a la moda. Los borrachones tiran la casa por la ventana en jaranas y parrandas. Hay cenas opíparas o frugales, dependiendo del presupuesto.

Para los que carecen de mayores ingresos por esta época, les queda atenerse a frases paliativas como “se hace lo que se puede”, “de cualquier forma damos gracias a la vida” o “el otro año seguro será distinto”. Tratarán de pasarla bien, viendo el deslumbramiento en televisión o celulares. Para medio remediar esta situación, hay entidades caritativas, algunas politiqueras, que en las barriadas menos favorecidas por la diosa fortuna hacen reparto a gratuidad de juguetes, bocadillos o ancheticas a niños de familias de escasos recursos. Adivinaste: solo a hijos de ciudadanos que tienen anotados en sus listas de inscritos para votar.

De esta manera, el año viejo da sus últimos estertores. Pronto quedarán atrás acontecimientos que marcaron el 2021 en Colombia: marchas y masacres, 70.000 millones de raponazos al erario, jugaditas y jugarretas, el alza falsa del 10% del salario mínimo que pronto se tragará el galope inflacionario, notas de informadores serios y noticias con verdades a medias de los que sabemos, el proyecto fallido de ley mordaza, trabajos honrosos y desempleos desesperantes, historias de valientes sobrevivientes y exequias de caídos por los coletazos de la covidemia.

Se dispone a entrar el año nuevo y quienes esperamos cambios positivos debemos asumir retos.

Retos hay para todos los gustos y cada quien tendrá que componérselas como pueda. Los personales los asume cada quien con base a su preparación y sus expectativas: un mayor salario y un ambiente laboral más adecuado, claro, si se trabaja; unas ganancias marginales más altas, en caso de ser rentista; un trabajo, sea de lo que sea y donde sea, si se está desempleado.

Los retos de las colectividades políticas serán los de convencer a las masas de la bondad de sus angelicales propuestas, aunque tú sabes que hay casos en que estas importan un pepinillo, porque ya en el poder el mandamás hace todo lo contrario, como en la actual y cruda realidad nacional.

Volviendo los ojos a los grandes protagonistas de 2022, o sea a los candidatos a la presidencia, obviamente su reto es llegar a la presidencia. Si amanece el 8 de agosto y no pudiste, habrá que ver si te puedes aliar al flamante ganador, apelando a una acuerdo programático-burocrático. O te metes a hacerle la vida imposible con una oposición encarnizada, a ver si se despiporra. O, en últimas, te tocará esperar a que le vaya requetemal y tratar de coronar en las próximas elecciones el ansiado alquiler gratuito de la Casa de Nariño por cuatro años, en el periodo 2026-2030. Al momento están decantadas, si no hay sorpresa, las camarillas de un lado y los bandos del otro.

En la acera neoliberal están los de la ultraderecha y la tibia “centroizquierda”, que tienen el cuatrienal y repetido reto de mantener su prepotencia y ventajosa posición, y para eso ya tienen montados medios, equipo y coalición.

Por parte de la izquierda, tiene el añejo reto de llegar a la presidencia por primera vez en toda la historia patria. Si lo consigue, entonces tendrá el desafío colosal de montar una estructura de mando democrática, con profesionales honrados, capacitados y asertivos, evitando meter las patas y armar la de San Quintín.

2022 está para alquilar balcón bien alto y protegido del berenjenal que se va a formar con esto de la elección presidencial.

-.
0
100

"Los diálogos con el ELN no deben empezar de cero sino retomar lo avanzado"

Gloria Inés Ramírez, la ministra de Trabajo de Petro que el uribismo considera una amenaza

Gloria Inés Ramírez, la ministra de Trabajo de Petro que el uribismo considera una amenaza

El desastroso paso de Aida Merlano por el Congreso

El desastroso paso de Aida Merlano por el Congreso

El megaboom petrolero de Guyana que atrajo a las grandes petroleras del mundo

El megaboom petrolero de Guyana que atrajo a las grandes petroleras del mundo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus