Álvaro Uribe Vélez, el redentor de Colombia

"Si tienes un trabajo en la manufactura, agradécele a Uribe; si trabajas en exportación, agradécele a Uribe; si tienes ganancias dignas, agradécele a Uribe"

Por: Lucas Durán Hernández
febrero 04, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Álvaro Uribe Vélez, el redentor de Colombia
Foto: Facebook @AlvaroUribeVel

Colombia llevaba décadas sangrientas y turbulentas, entre el paramilitarismo, los grupos subversivos, y el negocio de las drogas, alrededor de 6 millones de colombianos (principalmente campesinos) fueron desplazados forzosamente y se vieron obligados a buscar refugio en las grandes metrópolis de nuestra nación. Todos los colombianos creían que este sería el inicio de una nueva edad oscura, hecha mas violenta y duradera por el dominio de las guerrillas y las altas tasas de homicidios y secuestros que veíamos todos los días. Las noticias nos mostraban la naturaleza brutal de lo que ocurría en el campo, y nos decían que el ejercito no podría lidiar con esta guerra de múltiples frentes. Todas las semanas asesinaban o secuestraban a algún político, o los extorsionaban con sus familiares, que resultaban muertos, aunque se les pagara a los criminales lo que demandaban. El sufrimiento se estaba infiltrando en las ciudades, y Colombia llegó a convertirse en uno de los países con más homicidios de todo el continente americano. Era una época oscura y, justo antes de que nuestra nación colapsara bajo su propio peso, llegó una nueva oportunidad para ella. En las elecciones del 2002, el candidato por Primero Colombia, Álvaro Uribe Vélez, ganó las elecciones en primera vuelta con mayoría absoluta, incluso derrotando a su contrincante liberal, Horacio Serpa, y con el 54% del voto popular, se convirtió en el presidente número 31 de la República de Colombia.

Durante su primer año, anunció la Política de Seguridad Democrática, la doctrina político-económica que vendría a ser conocida como La Segunda Independencia, o El Renacimiento de Colombia. Esta política anunciada en el 2003 abarcaba temas desde la educación pública, a las relaciones diplomáticas y el comercio internacional. Verdaderamente una obra maestra, una doctrina que revolucionó nuestra forma de hacer política, y causó impactos que se sintieron en todos los rincones de Latinoamérica. Esta es la razón por la cual se le conoce al Dr. Uribe en todos los países de nuestro continente, y porque los políticos estadounidenses le dijeron a su pueblo que tenían una inmensa deuda con Colombia por su lucha contra las drogas y el terrorismo. Sin embargo, a la izquierda se le olvida esto, y no quieren que los colombianos lo recuerden, justamente porque no les conviene que recuerden el éxito que Colombia vio junto a Uribe, y no quieren que Colombia recuerde lo que ellos le hicieron al pueblo en las décadas anteriores, y toda la sangre campesina que derramaron con un objetivo político totalitario.

A través de una serie de reformas de seguridad, el gobierno de Uribe logró asegurar la presencia policial y militar en los 1,122 municipios de nuestro país. La nación progresó y la seguridad de los ciudadanos fue recuperándose lentamente. Los promotores de la izquierda colombiana siempre nos han asegurado que Uribe era un asesino, un paramilitar sin respeto por la vida humana, pero son estos ignorantes los mismos que no saben que los homicidios bajaron en un 74.3% en los 8 años de Uribe, pasando de 28,837 en el 2002, a 7,410 en el 2010, la caída más significativa de los países de nuestra región. La cantidad de secuestros civiles se redujo en un 95.7%, y un país que en el 2002 tuvo 1,645 atentados terroristas, tuvo solamente 249 en el 2010, una importante caída del 84.8%. 

Las estadísticas no mienten, Uribe nos entregó un país evidentemente más seguro del que recibió, por primera vez en décadas, tenemos una nueva generación que no debe preocuparse de que lo secuestren en la calle, o que rapten a su familia en las carreteras, o incluso que pueda salir a caminar tranquilamente. Irónicamente, este es el grupo de personas a la que los progresistas apelan más; les mienten, constantemente les dicen que Uribe tenía pactos con los grupos paramilitares, o con los narcotraficantes, y esta nueva generación, que ha cometido el imperdonable pecado de no leer, les cree. No son conscientes de que fue justamente Álvaro Uribe el líder que abolió las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), el grupo paramilitar primordial que operaba cuando el ejército nacional  no estaba presente, el estado recuperó el monopolio de las armas, y se juzgó a los líderes de las AUC. Hubo más de 1200 extradiciones a los Estados Unidos, muchos de ellos ex-miembros de las Autodefensas, ex-líderes de las FARC, y miembros de otros grupos subversivos tales como el ELN, el ERP, y las Águilas Negras, grupo que fue condenado por Uribe al momento de su fundación.

La Política de Seguridad Democrática tuvo impactos rotundos en las fuerzas armadas. En 8 años, se logró acabar con: las AUC, ERG (Ejército Revolucionario Guevarista), ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo), y el ERPAC (Ejército Revolucionario Anticomunista de Colombia), grupos terroristas que habían aterrorizado el campo Colombiano despiadadamente por décadas, algunos que se hacen llamar “Partidos Políticos Legítimos” el día de hoy. Además de esto, la membresía de las FARC cayó en un 58.3%, y el profundo éxito de la operación Jaque, que no tuvo ni un solo disparo ofensivo, o la operación Camaleón, que no tuvo heridos, arriesgaron con destruir la estructura de estos grupos terroristas. Los secuestros del ELN cayeron en un 68%, y los de las FARC se acercaban a una caída del 90%. Hubo más de 17,000 desmovilizados individuales, extrañamente, no se les otorgó curules en el Senado de la República, solo se reintegraron a la vida cotidiana. Las violaciones de Derechos Humanos por el ejército en el 2002, superaban las 1,200, con Uribe, este número se redujo a 39 en el 2010, una caída del 96.7%. La cantidad de oficiales con capacitación en D.D.H.H.  subió en un 346.1%, pero la izquierda igual canta ‘falsos positivos’, ignorando todos los juicios e investigaciones internacionales que han probado la inocencia del gobierno Uribe, y los altos comandantes de las fuerzas armadas; todo esto mientras el Ministro de Defensa era Juan Manuel Santos.

Un país que estaba económicamente estancado se reactivó con las reformas neoliberales de Álvaro Uribe. Las organizaciones que estaban arrastrando la deuda se privatizaron, como Carbocol, Minercol, Telecom, y Bancafé, entre otras, y esto resultó en la deuda nacional disminuyendo en un 11.8%. El Tratado de Libre comercio del 2006 con los Estados Unidos le dio chance al trabajador Colombiano a competir en escalas internacionales, y, por primera vez en la historia de Colombia, las exportaciones incrementaron en un 76.9% en un periodo de 4 años. Uribe le abrió las puertas de Colombia a la globalización, y al libre mercado, entendimos que era una explosión económica; pues el desempleo cayó en un 3.9%, la pobreza se redujo en un 7%, y la vivienda se valorizó en un 34%, todas estas estadísticas nos demuestran que Uribe presidio por el beneficio del trabajador y la manufactura Colombiana. Los partidos progresistas igual insisten en su maldad, a todo volumen repiten sus falacias, como un disco rayado, que es incapaz de aceptar la verdad, cómo Hitler dijo “Si dices una gran mentira constantemente, se puede empezar a creer”. Al final, el PIB del país subió en un 193.1%, y las ganancias promedio del trabajador Colombiano en un 165.4%. Si tienes un trabajo en la manufactura colombiana, agradécele a Uribe, si trabajas en una agencia de exportación, agradécele a Uribe, si tienes ganancias dignas, agradécele a Uribe, porque él fue el individuo que sacó a nuestro país adelante, y toda Colombia le tiene una deuda que jamás le podrá reponer.

La presidencia de Uribe ha sido la más significativa en la vida de nuestra patria, puesto a que no es fácil incrementar los cupos en la educación pública en un 170%, o asegurar todos los asentamientos civiles en un país de 40 millones de personas, o regenerar la confianza del pueblo a sus fuerzas armadas. 

Uribe se pudo haber retirado de la política hace años, nos pudo haber abandonado contra el castro-chavismo; y sin embargo, no lo hizo, porque es una persona persistente, una persona con valores, una persona generosa y al mismo tiempo perspicaz, una persona audaz pero prudente. Colombia está donde está por Uribe, y no podemos abandonar al presidente en la lucha por nuestro país, se lo debemos, y tenemos la obligación de apoyarlo en este conflicto legal, donde es inocente, pero las cortes del país, que se niegan a investigar una “donación” de 16 millones de pesos a un testigo “honesto”, lo quieren enterrar, y limpiar el camino para que Colombia termine como un títere del Foro de Sao Paulo, y otra dictadura más.

-.
0
5102
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ángela Salazar, a quien la muerte tomó por sorpresa

Ángela Salazar, a quien la muerte tomó por sorpresa

Claudia desafía a Corabastos

Claudia desafía a Corabastos

Nota Ciudadana
La espía colombiana que trabajó para la CIA

La espía colombiana que trabajó para la CIA

La agenda secreta de negociación de Álvaro Uribe con el ELN

La agenda secreta de negociación de Álvaro Uribe con el ELN